Milicias chiíes piden a seguidores que abandonen Embajada de EEUU en Bagdad

En un comunicado publicado en su página web oficial, la Multitud Popular instó a "las masas" a que se retiren, "por respeto a la decisión del Gobierno iraquí que así lo ordenó y para preservar el prestigio del Estado".
miércoles, 01 de enero de 2020 · 09:57

AFP / Bagdad

La agrupación armada iraquí Multitud Popular, integrada principalmente por milicias chiíes, pidió este miércoles a sus simpatizantes y miembros que se retiren de las cercanías de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, donde permanecen una parte de los que ayer asaltaron la legación.

En un comunicado publicado en su página web oficial, la Multitud Popular instó a "las masas" a que se retiren, "por respeto a la decisión del Gobierno iraquí que así lo ordenó y para preservar el prestigio del Estado".

Asimismo, aseguró a sus partidarios que "su mensaje ha llegado", en referencia a su rechazo al ataque estadounidense contra posiciones de las milicias en el oeste de Irak el domingo, en el que la Multitud Popular aseguró que murieron 25 combatientes.

En la nota también apreció la postura del comandante de las Fuerzas Armadas y primer ministro iraquí, Adel Abdelmahdi, y de las "figuras políticas, religiosas, culturales y populares que rechazaron y denunciaron la brutal agresión estadounidense contra la Multitud Popular", en referencia al bombardeo contra las milicias.

Ese ataque levantó duras críticas y condenas por parte de las autoridades políticas y religiosas iraquíes, y el Gobierno lo consideró una violación de la soberanía del país, ya que la coalición internacional liderada por Washington no obtuvo el permiso para llevar a cabo el bombardeo en suelo iraquí.

Sin embargo, después del asalto ayer a la Embajada estadounidense, donde los manifestantes irrumpieron en una parte del complejo y quemaron algunas de sus instalaciones, los dirigentes iraquíes han tenido que rebajar el tono frente a su aliado norteamericano.

El presidente de la República, Barham Saleh, denunció anoche en un comunicado lo ocurrido y señaló que el asalto representa "un duro golpe a los intereses del país y su reputación internacional como Estado soberano" y daña a Irak "más que a cualquier otra parte".

Asimismo, apoyó las declaraciones de Abdelmahdi, que prometió ayer que cualquier ataque a las embajadas y representaciones extranjeras será evitado y castigado de forma severa.

Anoche el primer ministro dimisionario habló por teléfono con el presidente estadounidense, Donald Trump, quien le recordó la "necesidad de proteger al personal e instalaciones estadounidenses en Irak".

Trump acusó a Irán de "orquestar" el asalto a la legación estadounidense, porque vincula a Teherán con las milicias chiíes y las responsabiliza de los frecuentes ataques con proyectiles contra bases e instalaciones con presencia estadounidense en suelo iraquí. EFE