Bolivia, entre los 3 países con la mayor percepción de corrupción

Chile y Uruguay son los países más limpios y transparentes, según el estudio. En Centroamérica, Nicaragua se aplazó con 22 puntos.
viernes, 24 de enero de 2020 · 00:04

EFE y Página Siete /Berlín

Venezuela (16 puntos), Paraguay (28 puntos), Bolivia 31 puntos) se encuentran entre los países con mayor percepción de corrupción en América del Sur, revela el informe 2019 de Transparencia Internacional (TI).

Cuanto más se acerca un país a niveles de cero tiene un mayor  Índice de Percepción de Corrupción (CPI), mientras que si se acerca a 100 es más transparente. De esta forma, Uruguay (71 puntos) y Chile (67 puntos) son percibidos como los países más limpios.

Luego se ubican Argentina (45 puntos), Surinam (44 puntos), Guyana (40 puntos), Ecuador (38 puntos), Colombia (37 puntos), Perú (36 puntos), Brasil (35 puntos), según el informe.

A nivel Latinoamericano (incluye los países de Centroamérica), Nicaragua está entre los peores con 22 puntos.

Entre los más transparentes están Costa Rica (56 puntos),  Cuba (48 puntos), y luego se ubican   Panamá  (36 puntos),  El Salvador (34 puntos), México (29 puntos), República Dominicana (28 puntos), Guatemala y Honduras (26 puntos).

 A nivel internacional, Dinamarca y Nueva Zelanda abren el Índice de Percepción de la Corrupción (CPI), que cierran Somalia, Sudán del Sur y Siria, en una clasificación en la que la ONG alemana ve un “pasmoso número” de países con una mejora mínima o nula.

La coordinadora regional para las Américas de TI, Teresita Chávez, lamentó en una entrevista con EFE que América Latina lleve cuatro años “atascada”, sin registrar mejoras. “Esto demuestra que la región fracasa en la lucha contra la corrupción”, argumentó la experta, que relacionó esta lacra con las protestas en Chile y Panamá.

A su juicio, la región muestra “retos significativos de líderes políticos que actúan en sus propios intereses a expensas de los ciudadanos” e hizo hincapié en los problemas del financiamiento partidario, las consultas públicas de la acción de gobierno y la integridad electoral. La corrupción, agregó, acaba “desgastando” a la democracia.

Chávez destacó como sintomático de la región el escándalo Odebrecht, “uno de los mayores a nivel global”, que se extiende por 10 países latinoamericanos y entraba a través de “donaciones” a partidos en campaña.

En el terreno negativo, la coordinadora regional resaltó el “decepcionante” caso de Honduras, que acaba de cerrar de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), la “preocupante” situación de Brasil donde se han dado “nulos avances” y las fuertes caídas en el CPI de Nicaragua y Venezuela.

Estos dos países, agregó, tienen “mucho en común”: “muchas grandes violaciones de los Derechos Humanos”, “opresión de la oposición”, “servicios públicos deficientes” y acción de gobierno sin consultar a los ciudadanos. En Venezuela el “quebranto de la democracia” se acerca al punto de “Estado fallido”, añadió.

Con cauto optimismo percibió la evolución de Ecuador tras el referéndum y la puesta en marcha de una agencia nacional anticorrupción. "Mejora, pero queda mucho por hacer", explicó.

En términos globales, el informe de TI centra sus dardos en “el papel corruptor del gran dinero en el financiamiento de los partidos políticos” y destaca la creciente “frustración” con las prácticas ilegítimas de los gobiernos y la falta de confianza en las instituciones, que considera que erosiona la democracia.

El informe resalta que “las protestas, de América Latina al Norte de África, de Europa oriental a Asia central coparon titulares cuando los ciudadanos marcharon en Santiago, Praga, Beirut y otras ciudades para dar voz a su frustración en las calles”.

Para afrontar la corrupción, TI recomienda reforzar los controles entre los distintos poderes del Estado, blindar los procesos electorales para asegurar la transparencia, limitar la influencia económica en la política, que la sociedad contribuya en la toma de decisiones.

 

10
18