Una estampida deja más de 50 muertos en funeral de Soleimani

Durante la avalancha humana quedaron heridas más de 200 personas y miles clamaron venganza, mientras que en el mundo los llamados a la calma crecen.
miércoles, 08 de enero de 2020 · 00:04

AFP / Kermán, Irán 

Más de 50 personas murieron y varias decenas resultaron heridas en una avalancha humana durante el entierro de Qasem Soleimani en Kermán, donde una impresionante multitud se congregó para despedir al general, muerto en un ataque estadounidense en Irak, y para pedir venganza.

Se trata de un nuevo balance de víctimas, anunció Abas Amian, jefe del instituto médico-legal de esta ciudad del centro de Irán, publicado por la prensa iraní.

Por su parte, la agencia semioficial Isna, citada por el jefe de los socorristas de la ciudad, Mohammad Sabéri, habló de 212 heridos. “¡No compromiso, no sumisión, revancha!”, gritaba la multitud mientras trataba de atisbar el féretro con los restos de Soleimani, en Kermán, sureste de Irán.

El centro de su ciudad natal era una marea de gente, similar a las que se vivieron el domingo y lunes en Teherán y otras ciudades donde los féretros del general y de sus compañeros de armas muertos con él recibieron un baño de masas.

Soleimani era jefe de la Fuerza Quds, la unidad de élite encargada de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución (el ejército ideológico iraní) y fue el arquitecto de la estrategia expansionista de Irán en Oriente Medio.

El viernes fue blanco de un ataque con dron estadounidense cerca del aeropuerto de Bagdad.

Paracaidistas  del Ejército de EEUU rumbo a Medio Oriente. 
Foto:EFE

El proceso de “expulsión de Estados Unidos (EEUU) de la región ha empezado”, arengó a la masa congregada en Kermán el general de división Hosein Salami, comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución.

“Vamos a vengarnos (...). Si (atacan de nuevo) incendiaremos lo que aman”, dijo enigmáticamente. “Ellos (EEUU) saben bien de qué objetivos hablo”.

El parlamento iraní votó ayer  una ley que considera “terroristas” a todas las fuerzas armadas de EEUU tras el asesinato de Soleimani. Para ello reformó una reciente ley que declaraba “terroristas” a las fuerzas estadounidenses desplegadas desde el Cuerno de África hasta Asia central pasando por Oriente Medio. Ahora, la denominación se amplía al conjunto de las fuerzas estadounidenses, a los responsables del asesinato de Soleimani y a toda persona física o moral implicada en su muerte.

“El mártir Qasem Soleimani es más poderoso y vivo ahora que está muerto” y “más peligroso para el enemigo”, aseguró el jefe de los Guardianes ante el féretro del oficial y de su brazo derecho, el general de brigada Hosein Purjafari, expuestos entre coronas de flores en la plaza Azadi (Libertad en persa) de Kerman.

Ascendido a título póstumo al grado de general de cuerpo del ejército, algo inaudito desde hace años en Irán, el oficial es visto en su país como un héroe por el combate que libró contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en Irak y Siria. Esto evitó, a ojos de los iraníes, que su nación multiétnica se desintegrara como ocurrió con sus vecinos Irak, Siria o Afganistán.

En Kerman, mucha gente pasó la noche para estar presente en el último adiós a Soleimani. “Fue un padre para todos nosotros (...) un padre en el que todos confiábamos y del que estábamos orgullosos”, dijo llorosa Dorani, una mujer de 45 años.

“Dios quiera vengar su sangre”, sentenció. Soleimani era “querido no sólo en Kermán o en Irán, sino en el mundo entero”, asegura Hemmat Dehghan, antiguo combatiente de la guerra Irán-Irak (1980-1988), de la que el ahora “mártir” fue “gran comandante de la defensa sagrada”.


“El mundo entero, los musulmanes, los chiitas, Irak, Siria, Afganistán y particularmente Irán, todos le deben mucho por su seguridad”, agrega.

Mientras los principales dirigentes civiles, religiosos y militares iraníes anuncian una venganza terrible, los llamados a la “prudencia” se multiplican en el mundo.

En este clima hipertenso entre Washington y Teherán, con el telón de fondo de la escalada militar en el Golfo y tensiones en torno al tema nuclear iraní, EEUU creó la confusión el lunes al transmitir por error a las autoridades iraquíes una carta anunciando preparativos para la retirada de sus soldados desplegados en Irak.

El jefe de la diplomacia de Irán, Mohamad Javad Zarif, explicó ayer  que supo por el secretario general de Naciones Unidas que Estados Unidos le rechazó el visado para ir a  la sede de la ONU en Nueva York, una decisión como “un signo del fracaso del gobierno estadounidense y del régimen de Trump”.
 

Irán ataca con misiles  una base militar de  EEUU en Irak 

 Irán lanzó la madrugada de este miércoles un ataque con decenas de misiles contra una base aérea situada en el oeste de Irak y utilizada por tropas estadounidenses.  

Fuentes de seguridad habían dicho a AFP que nueve cohetes hicieron impacto en la base aérea de Ain al Asad, situada en el desértico oeste de Irak y el mayor de los complejos militares iraquíes donde se ubican las tropas extranjeras. 

El ataque se produjo en tres oleadas justo después de la medianoche. Por su parte, Irán asumió la responsabilidad por el ataque cuando la televisión estatal informó sobre el lanzamiento de los misiles. 

Un miembro del  grupo armado chií iraquí y un obituario. 
Foto:EFE

De acuerdo con PressTV -cadena iraní de información en inglés-, Irán "confirma haber atacado la base en Irak con decenas de misiles" y amenazó con "más respuestas devastadoras" en caso de cualquier reacción estadounidense. 

Instalaciones militares utilizadas por tropas estadounidenses en Irak experimentaron unos 15 ataques con cohetes en meses recientes, pero nadie había asumido la responsabilidad por ellos. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se encontraba "monitoreando de cerca la situación y consultando con su equipo de seguridad nacional", anunció por su parte la Casa Blanca. 

El ataque se produjo después de que las facciones proiraníes en Irak prometieron unir fuerzas para "responder" al ataque con un dron estadounidense que el viernes provocó la muerte del influyente general iraní Qasem Soleimani. 

En ese mismo ataque estadounidense murió también el general iraquí Abu Mahdi al-Muhandis, alto dirigente de la milicia proiraní Hashed al Shaabi.

 

 

4
5