Pablo Iglesias, el amigo de Evo que cogobernará en España

El líder de Podemos estuvo unas tres veces en Bolivia y en los últimos años su partido ha repuntado para convertirse en uno de los frentes con gran respaldo.
jueves, 09 de enero de 2020 · 00:04

AFP y agencias / Madrid

Recién reelegido jefe del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez se prepara para incluir en su gabinete al líder del partido de izquierda radical Podemos, Pablo Iglesias, con quien guarda una historia de desencuentros que ahora quieren dejar atrás.

El líder de izquierda además no es ajeno a Bolivia, donde estuvo en al menos tres oportunidades y es un amigo del expresidente Evo Morales.

Iglesias llegó al país  en diciembre de 2005 para observar el proceso que iniciaba el MAS entonces. Después de ocho años, en 2014  retornó  como líder de un partido que comenzaba a descollar en España, y que amenazaba ya  con eliminar el bipartidismo que prevalecía en ese país.

 En noviembre de 2017 arribó a Bolivia para abordar una agenda con  autoridades del gobierno. La Cámara de Diputados lo condecoró   con la Orden Parlamentaria al Mérito Democrático “Marcelo Quiroga Santa Cruz” por su vocación de “servicio a la sociedad y su aporte a la transformación democrática europea y mundial”.

 Iglesias fue uno de los primeros en repudiar el pasado 10 de noviembre la caída de Morales.

“Golpe de Estado en Bolivia. Vergonzoso que haya medios que digan que el ejército hace dimitir al presidente. En los últimos 14 años Bolivia ha mejorado todos sus indicadores sociales y económicos. Todo nuestro apoyo al pueblo boliviano y a Evo Morales”, escribió el 10 de noviembre en su cuenta de la red social Twitter.

Pablo Iglesias ahora forma parte del Gobierno del socialista Pedro Sánchez como vicepresidente y  con quien guarda una historia de desencuentros que ahora quieren dejar atrás.

“Se decía que un acuerdo entre ellos era imposible. Pero los dos han visto que están condenados a entenderse”, dijo a la AFP la politóloga Cristina Monge.

“Para nosotros es un honor caminar junto a vosotros”, dijo cortésmente Iglesias.

Podemos se fundó hace seis años en una España en crisis, atacando las medidas de austeridad y la corrupción de la “casta” del conservador Partido Popular (PP), entonces en el poder, pero también las anteriores del PSOE. Su objetivo nada disimulado era conquistar el espacio electoral del PSOE como su aliado en Grecia, Alexis Tsipras, había hecho con el histórico partido socialista PASOK, reducido a una mínima expresión.

A finales de 2015 se quedaron cerca: Podemos se convirtió en la tercera fuerza en el Congreso, justo detrás del PSOE.

Iglesias se ofreció como vicepresidente de Sánchez, pero dejando claro a unos socialistas muy debilitados que ellos pondrían las condiciones.

Sánchez prefirió entonces una infructuosa alianza con los centristas de Ciudadanos antes de recular a finales de 2016 , cuando dijo que quería “trabajar codo con codo con Podemos”.

Pero no fue hasta junio de 2018, cuando Iglesias le aportó una ayuda decisiva para tumbar al conservador Mariano Rajoy y llegar al gobierno con una moción de censura, apoyada por la izquierda y los nacionalistas vascos y catalanes.

“Atar los números para la moción de censura ha contribuido a mejorar nuestra relación personal”, reconoció Iglesias en un libro publicado a finales de 2018.

Los recelos reaparecieron a mediados de 2019, cuando el socialista vetó la entrada del “señor Iglesias” en un gobierno de coalición argumentando, desconfiar de él y temer sus visiones discrepantes, especialmente sobre la cuestión de Cataluña. Hoy la discordia quedó atrás.

Reformas y miedo

  • Perfil El periodista Enric Juliana presentó a Iglesias como un político “erudito”, “valiente”y que “sabe mandar”. Pero también como un hombre “capaz de asustar a más gente de la que debería”.
  • Critica A finales de 2016, Pedro Sánchez lamentó  la oposición del sector financiero y los empresarios a un entendimiento de la izquierda. El lunes, Iglesias insistió recriminando a los “poderes económicos y sus brazos mediáticos” querer impedir la entrada de Podemos al gobierno.
  •  Cambio Podemos impulsa la derogación de la reforma laboral  y una subida de impuestos a las rentas más altas a partir de 130 mil euros.
6
31