Trump dispuesto a aumentar paquete de estímulo

El Senado, controlado por los republicanos, tiene previsto votar próximamente una medida de ayuda puntual a las pymes.
jueves, 15 de octubre de 2020 · 22:30

AFP / EEUU 

El presidente estadounidense, Donald Trump, se dijo este jueves dispuesto a hacer un gesto para desbloquear antes de las elecciones las negociaciones sobre un nuevo paquete de ayuda económica en medio de la pandemia de coronavirus, y una apertura parecía atisbarse al final del día tras señales bastante pesimistas.

Preguntado en la cadena Fox Business sobre si podría aumentar los 1,8 billones de dólares propuestos por su administración para impulsar la economía, el mandatario republicano no dudó.

"Lo haré, lo haré absolutamente. Pondré más. Iré más alto", declaró, en momentos en que la brecha en las encuestas con el demócrata Joe Biden se profundiza a 19 días de las elecciones en las que opta a un segundo mandato.

Pero el presidente del Senado, el republicano Mitch McConnell, aliado suyo, repitió el jueves que no respaldaría una cantidad tan elevada.

Los legisladores republicanos del Senado "piensan que lo que presentamos, a comienzos de septiembre, NDL, 500.000 millones, muy específicos, es la mejor vía a seguir. Eso es lo que yo voy a proponer", afirmó desde su feudo de Kentucky.

El Senado, controlado por los republicanos, tiene previsto votar próximamente una medida de ayuda puntual a las pymes.

Enfrentamiento

Después de muchas vueltas, la Casa Blanca quiere también medidas específicas, como acciones para las pequeñas empresas o ayudas para las compañías aéreas.

Pero para los demócratas, liderados por la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, no se pueden adoptar acciones independientes, sino que piden un paquete más amplio que llega a los 2,2 billones de dólares.

Además de la cantidad, los dos frentes se oponen en las ayudas para los estados en la lucha contra la pandemia del covid-19 y sus consecuencias en los servicios públicos. 

Las posiciones de ambos partidos siguen "muy alejadas" en bastantes cuestiones, repitió este jueves el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, a cargo de las negociaciones del lado republicano.

"Un acuerdo será difícil de obtener antes de la elección, pero nos estamos esforzando. Eso no quiere decir que sea imposible", añadió. "Lo que necesitamos ahora es un acercamiento enfocado y sensato".

Una apertura parecía emerger, sin embargo, al final del jueves, después de que Pelosi y Mnuchin mantuvieran una conversación telefónica de hora y media. En ella, Mnuchin habría aceptado la propuesta demócrata sobre la financiación de una estrategia nacional de tests de coronavirus, según tuiteó el portavoz de Pelosi.

De acuerdo a la misma fuente, Mnuchin aseguró igualmente que Donald Trump usaría toda su influencia para movilizar al presidente del Senado.

Más tarde en un foro televisado, Trump afirmó: "Si Nancy Pelosi y yo acordamos un [paquete de] estímulo, los republicanos estarán de acuerdo".

Horizonte complejo 

Los economistas consideran necesario un nuevo paquete de estímulo. Y los indicadores parecen sustentarlo. 

Las nuevas solicitudes de ayudas por desempleo en Estados Unidos aumentaron inesperadamente la semana pasada a 898.000, según informó el jueves el Departamento de Trabajo, evidenciando la fragilidad de la recuperación económica en la primera potencia mundial. 

Entre el 4 y el 10 de octubre, el aumento de 53.000 en relación a la semana anterior fue el más pronunciado en los pedidos de subsidio desde la semana del 15 de agosto, en momentos en que Estados Unidos intenta recuperarse del impacto de cierres a principios de este año para detener al covid-19. 

El número de desempleados, que es publicado con una semana de diferencia, bajó: eran 10 millones entre el 27 de setiembre y el 3 de octubre, frente a 11,2 millones la semana anterior, según datos revisados en este caso al alza.

Por otro lado, distintos datos sobre la actividad manufacturera en dos regiones de Estados Unidos en octubre dieron cuenta este jueves de una lenta recuperación económica en el país. 

La actividad de la región de Nueva York se ralentizó, según el índice Empire State, que perdió 7 puntos para caer a 10,5, cuando analistas estimaban que quedaría en 14 puntos. Este índice elaborado por la Reserva Federal (Fed) continúa con una marca superior a cero, lo que muestra un crecimiento de la actividad, pero su disminución deja en evidencia una ralentización.

Por otra parte, la actividad en la región de Filadelfia (noreste) se aceleró, según el índice correspondiente de la Fed, dando cuenta de un resurgimiento de optimismo para el próximo semestre. 

Esta incertidumbre llevó al rojo a la Bolsa de Nueva York el jueves.

Ayudas federales permitirían a los estadounidenses continuar consumiendo, mientras que las empresas podrían hacer frente a sus problemas de tesorería e incluso suspender algunos proyectos de despidos masivos, resaltan los expertos.

En la recta final hacia las elecciones, el presidente Trump, que se enorgullece de ser el hombre providencial para una economía en sufrimiento, necesita presentar una victoria a los electores.

Pero cada campo teme que el otro se atribuya el mérito de un paquete de medidas destinadas a ayudar a millones de estadounidenses. 

 

 


   

1
1