Los latinos en EEUU, divididos entre Trump y Biden en comicios

Trump y la candidata demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, coincidieron en Arizona, donde pelean por el voto latino sin hablar sobre inmigración.
jueves, 29 de octubre de 2020 · 00:04

EFE/ Los Ángeles

 Sin inmunidad contra la polarización reinante, los latinos llegan divididos a las elecciones en Estados Unidos (EEUU), aunque no a partes iguales: al menos en los sondeos son más los que apoyan al demócrata Joe Biden que a un presidente Donald Trump que les reparte indistintamente cal y arena.

En una comunidad de unos 60 millones de personas y orígenes y creencias tan diversos como ésta, no es fácil la unanimidad.

La diferencia entre los latinos la representan en estas elecciones fundamentalmente cubanos y venezolanos que creen que votando a Trump vacunan a EEUU contra el “socialismo”, afiliados al Partido Republicano, personas de tendencias conservadoras y admiradores y nostálgicos de figuras del estilo de los caudillos latinoamericanos.

Miedo al socialismo

El influencer cubano-estadounidense Alex Otaola es uno de los “Latinos for Trump” y como tal acudió a una reciente manifestación multitudinaria contra el comunismo en Miami, donde las viejas figuras del exilio y miles de cubano-estadounidenses aclamaron al presidente que busca continuar en la Casa Blanca cuatro años más.

“Es muy importante unirse entre todos los latinos de Estados Unidos para demostrar que ni el socialismo ni el comunismo son el camino”, afirmó a Efe Otaola, quien vestía una camiseta con certificado de “100% anticomunista” y se grabó a sí mismo con su celular en todo momento durante el acto.

Otaola, que días después publicó en Twitter una foto que se tomó con Trump, se declaró “muy orgulloso” de ser partidario del presidente y afirmó que “los jóvenes cubano-americanos son esencialmente anti-comunistas”. “Venimos con adoctrinamiento desde Cuba”, señala.

Al otro extremo del país, en Los Ángeles (California), se expresa en la misma línea Juan Manuel Sierra, un colombiano que también ve en la opción demócrata riesgos del comunismo. “Definitivamente es el mejor candidato. A la izquierda siempre le gusta oprimir las ideas del otro lado. Trump es el único que sabe pararles y decirles las cosas de frente. Sin miedo, así es cómo debería ser. Trump es un fenómeno aquí, en EEUU, y en todo el mundo”, opina sobre cómo opera el magnate neoyorquino.

Yoaima Aguilar, cubana como Otaola pero partidaria de Biden, dice a Efe en otra caravana a favor del exvicepresidente que hay una “confusión ideológica” evidente cuando se dice que el exvicepresidente demócrata es socialista. “Los cubanos confunden la democracia con la dictadura que ellos tienen en su país”, dice Aguilar, quien pide a los hispanos recordar las redadas masivas y la “cruel” separación de familias antes votar por Trump.

Arizona

Trump y la candidata demócrata a la Vicepresidencia, Kamala Harris, coincidieron ayer en el estado clave de Arizona, donde compitieron por el voto latino sin hablar apenas sobre inmigración, un tema que ha brillado por su ausencia en esta campaña electoral.

A seis días de las elecciones, tanto Trump como Harris se desplazaron a Arizona, un estado donde el presidente ganó en 2016 por un estrecho margen y donde el candidato demócrata, Joe Biden, le saca ahora 3,7 puntos porcentuales de ventaja, dentro del margen de error, según la media ponderada de encuestas de la web FiveThirtyEight.

“Ustedes van a marcar la diferencia. Ustedes son quienes van a elegir al próximo presidente y vicepresidente de EEUU”, pronosticó Harris durante su visita a Tucson, donde protagonizó un mitin ante decenas de automóviles, un formato que ha popularizado la campaña de Biden para hacer frente a la crisis de la Covid-19.

Menos inmigración

La senadora demócrata se reunió además en una taquería mexicana de Tucson con cuatro empresarias latinas, y al llegar allí elogió el “precioso” mural pintado en la fachada del restaurante, y que mostraba a la pintora mexicana Frida Kahlo de la mano del activista estadounidense por los derechos civiles Martin Luther King.

La campaña de Biden está convencida de que tiene que ganar en el condado donde se encuentra Tucson, llamado Pima y donde más del 40 % de la población es latina, para hacerse con la Casa Blanca.

Aunque buscaba con su visita convencer a esos hispanos, Harris solo mencionó la inmigración en su discurso, cuando prometió “honrar la promesa de EEUU a nuestros soñadores y renovar DACA”, un programa de amparo para ciertos jóvenes indocumentados que el presidente  Trump ha debilitado desde que llegó al poder.

La senadora se centró sobre todo en la economía y la salud, los dos temas que más preocupan a los latinos en este ciclo electoral, según una encuesta de septiembre del centro de estudios Pew.

“Estamos en una crisis de hambre. Aquí, en Arizona, una de cada siete familias tiene problemas para pagar la renta (...), y los latinos y los negros tienen más probabilidad de contraer la Covid-19 y morir por ella”, subrayó la senadora.

A unos 560 kilómetros de allí, en la frontera de Arizona con Nevada, Trump tampoco hizo demasiado hincapié en la inmigración en su intento de convencer a la población de esos dos estados de respaldarlo en los comicios.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/