Huracán Iota deja destrucción y al menos 25 muertos a su paso

Las casas de madera y zinc en el barrio El Muelle desaparecieron y en su lugar el mar dejó suciedad, piedras, trozos de árboles y de lanchas en Bilwi, Nicaragua.
jueves, 19 de noviembre de 2020 · 00:04

AFP /  Bilwi, Nicaragua

“Parecía que estábamos en una guerra, el sonido trepidante del viento arrancando techos, árboles y postes”, cuenta  a la AFP Edgard Ayesta, vecino de Bilwi, capital de la Región Autónoma del Atlántico Norte de Nicaragua donde el paso del  huracán Iota fue peor que una película de terro 

El viento arrancó el techo de su casa de concreto, ubicada a 200 metros del muelle.

En Bilwi, en el caribe nicaragüense, sus habitantes caminan desolados entre los escombros dejados por la furia del huracán Iota que acabó por destruir lo que se pudo salvar hace dos semanas tras el embate de Eta, su antecesor.

Ayer cientos de vecinos salieron de sus improvisados refugios para recoger “lo que Iota no se llevó” con sus poderosos vientos y lluvias diluvianas que azotaron durante ocho horas a esa ciudad portuaria.

Las casas de madera y zinc en el barrio el Muelle, desaparecieron y en su lugar el mar dejó la resaca de suciedad, piedras, trozos de árboles y de lanchas.

“No quedó nada, el huracán se llevó todas las casas que estaban en la costa”, comentó Esteban Moore, cuya vivienda fue arrasada por el ciclón y no sabe cómo hará para construir otra.

David Muller, vecino del barrio El Muelle, contó que Iota “fue como una película de terror, llovía intenso y el viento golpeaba fuerte hasta que levantó parte del techo, pero la casa de concreto resistió la embestida. Hubo mucho miedo”.


Tras el paso del ciclón quedó un cielo nublado y  lluvias intermitentes e intensas. La ciudad permanecía  sin electricidad, agua e internet, y quedó aislada del resto del país por vía terrestre, aérea y acuática.

Daños

Iota se disipaba ayer sobre El Salvador, después de dejar al menos 25 muertos, poblados inundados y daños a la infraestructura vial en su paso como huracán y luego tormenta tropical en Centroamérica, ya devastada por el ciclón Eta hace 14 días.

Las autoridades de Nicaragua reportaron la muerte de 10 personas, incluyendo tres niños, por un derrumbe en un macizo en el departamento norteño de Matagalpa e inundaciones en el departamento occidental de Carazo, mientras en Honduras se reportaron cinco muertos por un derrumbe en el occidente del país.

Con ello subió a 25 el número de muertos por el ciclón, 16 de ellos en Nicaragua, cinco en Honduras, dos en el archipiélago colombiano de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, uno en Panamá y otro en El Salvador.

Desde que tocó tierra el lunes en el Caribe Norte de Nicaragua como huracán categoría 5 -la máxima en la escala Saffir-Simpson-, Iota, el segundo ciclón del mes después de Eta, inundó viviendas y extensas regiones de cultivos, derribó árboles, dejó incomunicados decenas de poblados y  daños en carreteras.

En San Salvador, aunque el peligro de las lluvias se mantiene, la comisionada presidencial Carolina Recinos destacó que el “trabajo de prevención”, con evacuaciones oportunas, evitó que el país sufriera más víctimas. De zonas de alto riesgo fueron evacuadas 880 personas a 230 albergues en El Salvador.

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Valorar noticia