La vacuna de Oxford es eficaz, fácil de transportar y barata

Es de fácil conservación y cuesta $us 3,5, si se lo compara con los $us 18,9 de Pfizer y $us 23,6 y 35,4 de Moderna, que además necesitan bajas temperaturas.
martes, 24 de noviembre de 2020 · 00:04

AFP y EFE/  Londres

 La vacuna contra la Covid-19 desarrollada por la universidad inglesa de Oxford con la farmacéutica AstraZeneca ha demostrado una eficacia de hasta el 90%, es relativamente barata y se conserva fácilmente, lo que garantizaría su distribución a nivel global.

La vacuna  tiene una eficacia media del 70%, que llega al 90% con una dosis menor, según ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil, informó el el equipo británico.

“AstraZeneca preparará ahora inmediatamente la presentación reglamentaria de los datos a las autoridades de todo el mundo” en busca de una rápida aprobación, afirmó Pascal Soriot, director ejecutivo del gigante farmacéutico. 

Concretamente, la efectividad se elevó al 90% en el caso de una muestra de personas que recibieron primero media dosis y una dosis completa un mes después. La eficacia bajó al 62% en otro grupo que recibió dos dosis con un mes de diferencia. 

Más de 3.000 voluntarios participaron en el subgrupo que mostró mayor efectividad, precisó en rueda de prensa Andrew Pollard, profesor de la Universidad de Oxford.

“Creemos que al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder”, explicó. 

Peter Openshaw, profesor de medicina experimental del Imperial College de Londres, consideró que una combinación de media dosis y dosis completa “es una gran noticia, ya que potencialmente aumenta el número de personas que pueden ser vacunadas y reduce los costos”. 

“Puede parecer contrario a la intuición de quienes piensan que las vacunas son como los medicamentos normales (...) pero el sistema inmunológico no funciona de esa manera”, subrayó.

Diferencias

Con una media del 70%, esta vacuna sería menos efectiva que la de los estadounidenses Pfizer/BioNTech o Moderna, que anunciaron recientemente superar el 90%. Pero tiene la gran ventaja de utilizar una tecnología más tradicional, lo que la hace menos costosa y más fácil de almacenar y transportar, ya que no necesita ser conservada a muy baja temperatura: se puede guardar al menos seis meses refrigerada entre dos grados  y ocho grados, precisó el equipo británico.


Aquí está la principal diferencia entre las tres. Las candidatas de sus competidores estadounidenses necesitan temperaturas bajo cero para mantener el compuesto durante varios meses, aunque la de Pfizer lo tiene, en este caso, más difícil: su conservación a largo plazo precisa de una cadena de frío extrema, de entre -70 y -80 grados. La de Moderna, sin embargo, podría aguantar 30 días a entre dos y ocho grados y seis meses a -20 grados.

En los precios también hay diferencias. La más barata parece que podría ser la de Oxford (unos tres euros por dosis/3,5 dólares), seguida de la de Pfizer (unos 16 euros la unidad/18,9 dólares) y la de Moderna (unos 20/30 euros, entre 23,6 y 35,4 dólares).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que la candidata a vacuna desarrollada por AstraZeneca con  Oxford tiene la ventaja de que puede ser guardada en una nevera normal, a temperaturas entre dos y ocho grados, lo que reduce la logística que requiere su transporte y almacenamiento. “Esto por supuesto implica enormes ventajas logísticas para su transporte y distribución a ciudades, pueblos, aldeas, zonas rurales de todo el mundo y esperamos que haya más vacunas como esta”, dijo   Soumya Swaminathan, científica en jefe de la OMS.

 Aunque la eficacia de la candidata británica es aparentemente menor -a la espera de la explicación que sustenta ese 90%-, es difícil compararla con las vacunas de ARNm, porque esta última tecnología es muy nueva y no hay precedentes de su potencia real, señala  Isabel Sola,  viróloga española del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC),   también inmersa en el desarrollo de una vacuna.

Garantizan vacuna rusa más económica

La rusa Sputnik V, la alternativa a las vacunas occidentales, será “varias veces” más barata que la de Pfizer y la de Moderna, y podrá ser transportada a partir de febrero a temperaturas de entre dos y ocho grados, dijo a EFE Kiril Dmítriev, jefe del fondo estatal encargado de su venta y distribución.

“La Sputnik V será varias veces más barata que las estadounidenses”, comentó por videoconferencia Dmítriev, presidente del Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR).

Dmítriev adelantó que esta semana se anunciará el precio de Sputnik V, que será más asequible que la vacuna de Pfizer y la alemana BioNTech, y la de Moderna, según el presidente del fondo soberano de Rusia.

Recordó que la eficacia de la vacuna rusa, la primera en ser registrada en el mundo, es del 92%, según los datos preliminares de la tercera fase de ensayos clínicos.

 

Tecnologías parecidas en las vacunas Pfizer y  Moderna 

Los tipos de vacunas en desarrollo son variados y utilizan distintos mecanismos para enseñar a nuestro sistema inmunológico a reconocer al virus con antelación, para que sea capaz de producir los elementos necesarios para combatirlo en caso de infección.

Las candidatas de las estadounidenses Pfizer y Moderna son bastante parecidas y están sustentadas por tecnologías que no se habían utilizado hasta ahora, por lo que no hay precedentes sobre qué esperar de ellas.

Ambas están compuestas a partir de ácidos ribonucleicos mensajeros (ARNm), una técnica con la que se puede inyectar en el cuerpo las instrucciones o moléculas que inducen a las células a producir  proteínas. En este caso, estos ARNm se utilizan para producir la proteína S (Spike) del SARS-CoV-2, la llave que el coronavirus necesita para entrar en la célula.

En los dos casos el ARN mensajero está encapsulado en nanopartículas de lípidos con el objetivo de hacerlo llegar al interior de las células del cuerpo humano para que estas sinteticen la proteína S y la reconozcan, generándose así una respuesta inmune.

La británica, denominada ChAdOx1, usa sin embargo otra técnica, un virus vector, que es una versión atenuada de un adenovirus de chimpancé -resfriado común- que ha sido genéticamente modificado para impedir su replicación en humanos. También el virus se ha transformado para que exprese la proteína Spike del SARS-CoV-2.

Tanto la mRNA-1273 (Moderna) como la BNT162b2 (Pfizer junto con la alemana BioNTech) han funcionado con dos dosis.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
1
1

Otras Noticias