Brutal paliza a un hombre negro reabre el debate sobre racismo

Agentes propinaron puñetazos, patadas y golpes con una porra a Michel Zecler, al que los policías llamaron la atención porque no llevaba mascarilla por virus.
sábado, 28 de noviembre de 2020 · 00:04

AFP/ París

La paliza propinada por policías a un hombre negro en París reabrió  en Francia un debate sobre el racismo y la violencia policial, en plena polémica por un proyecto de ley sobre seguridad.

Las duras imágenes que muestran a cuatro policías golpeando a un productor de música negro en la puerta de su estudio en París -difundidas el jueves por el portal web Loopsider y que se hizo viral en las redes sociales- provocaron una ola de indignación en Francia.

Los agentes fueron detenidos  para ser interrogados en la sede de la Inspección General de la Policía Nacional (IGPN).

En la escena, que dura varios minutos y fue captada por cámaras de seguridad, se ve a los agentes propinando puñetazos, patadas y golpes con una porra a la víctima, Michel Zecler, al que los policías llamaron la atención porque al parecer no llevaba mascarilla.

La ola de indignación alcanzaba a las más altas esferas del gobierno, al mundo del deporte, como las estrellas del fútbol Antoine Griezmann o Kylian Mbappé, y de la música, como Aya Nakamura o Benjamin Biolay.

El presidente, Emmanuel Macron, dijo  que se trata de una “agresión inaceptable” e “imágenes que nos avergüenzan” y pidió al gobierno que “le haga propuestas rápidamente” para “luchar más eficazmente contra todas las discriminaciones”.

Este nuevo caso de violencia policial protagonizaba también varias portadas de los principales diarios franceses.

“Nauseas”, titulaba en su portada el diario de Libération, en la que mostraba una foto del rostro cubierto de sangre de Michel Zecler; mientras que el vespertino Le Monde publicó, también en portada, imágenes de los policías golpeando al productor.


Macron se entrevistó el jueves con el ministro del Interior, Gérald Darmanin, y le pidió que tome medidas contra los policías en cuestión, según indicaron a la AFP fuentes gubernamentales. 

Después de esta reunión, el ministro anunció la suspensión de los agentes, que según dijo habían “mancillado el uniforme de la República”.

La fiscalía de París abrió una investigación el martes por “violencia”,  “falsificación de registros públicos” y “racismo”, dijo a la AFP una fuente judicial.

“Negro de mierda”

Según Michel Zecler, que presentó una denuncia, los policías le llamaron varias veces “negro de mierda” mientras le golpeaban. Su testimonio reabre un debate sobre un supuesto racismo y violencia “estructurales” en el seno de la Policía francesa, algo que las autoridades niegan categóricamente. Pero varios casos en los últimos años alimentan esta tesis.

La paliza de Zecler se produce después del violento desmantelamiento el lunes de un campamento informal de inmigrantes en pleno centro de París.

Las imágenes de esta evacuación, filmada por periodistas y activistas, causaron consternación entre los franceses y dio lugar a la apertura de un informe de la Inspección general de la policía. Entre las imágenes que se difundieron en las redes sociales se ve a policías desalojando tiendas de campaña, con migrantes aún dentro de ellas, o a un agente haciendo una zancadilla a un migrante.


Además, estos casos, revelados por imágenes difundidas en las redes sociales, se producen en pleno debate en Francia sobre un polémico proyecto de ley de seguridad que busca restringir el derecho a filmar a policías durante sus intervenciones.

Esta ley ha sido denunciada por los periodistas, que consideran que viola la libertad de prensa, y ha dado lugar a manifestaciones durante las dos últimas semanas. Una nueva manifestación está prevista hoy.


El artículo más polémico del texto castiga con un año de cárcel y 45.000 euros (53.600 dólares) de multa la difusión de la “imagen de la cara o de cualquier otro elemento identificativo” de los miembros de las fuerzas del orden en acción, cuando “atenta” a su “integridad física o psicológica” “Sin imágenes, estos casos no saldrían a la luz”, afirmaron varios periodistas tras la revelación de la paliza de Michel Zecler.

Mientras los sindicatos policiales, la derecha y la extrema derecha lo aprueban, la izquierda y los defensores de las libertades públicas ven en dicha ley una violación a la libertad de informar y una señal de la deriva autoritaria del gobierno.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

3
1