Líderes republicanos defienden conteo y se desmarcan de Trump

El exgobernador Chris Christie pide seguir el escrutinio antes de juzgarlo como defectuoso y el senador Marco Rubio dijo que contar votos no significa fraude.
viernes, 6 de noviembre de 2020 · 00:21

EFE / Washington

La campaña de reelección del presidente de Estados Unidos (EEUU) Donald Trump  ha emprendido una ofensiva judicial para frenar el avance de su rival el demócrata Joe Biden, quien acaricia la Casa Blanca. Sin embargo, líderes republicanos se han desmarcado y defienden el conteo.

Los poderosos senadores Mitch McConnell y Marco Rubio  se han mantenido al margen de las acusaciones de irregularidades de Trump, quien se ha declarado ganador de la elección presidencial, y defendieron en cambio el conteo de los votos.

McConnell, quien es el líder de la mayoría republicana en el Senado y uno de los aliados de Trump, salió al paso de las afirmaciones del gobernante y admitió que aunque este año hay un mayor número de estados con votaciones anticipadas y por correo (101 millones en total), los candidatos deben adaptarse “a las reglas de cada estado”.

“Afirmar que ganó las elecciones es diferente a terminar el conteo”, declaró a los periodistas McConnell, quien dijo que “la decisión de los estados sobre cómo llevar a cabo la elección no es asunto del Gobierno federal”.

“Tomarse días para contar los votos emitidos legalmente no es fraude”, escribió por su parte Rubio en su cuenta de Twitter.

Horas antes, Rubio había asegurado en otro mensaje: “El resultado de la carrera presidencial se conocerá después de que se hayan contado todos los votos legalmente emitidos”.

 El exgobernador republicano Chris Christie   aseguró a la cadena ABC News que hay que dejar que el proceso se desarrolle antes de juzgarlo como defectuoso. “Es una mala decisión estratégica, es una mala decisión política y no es el tipo de decisión que se esperaría que tomara esta noche (en alusión al anuncio de Trump en la madrugada del miércoles) alguien que ocupa el cargo que ocupa”, agregó Christie, quien además es asesor de Trump.

El candidato demócrata Joe Biden está más cerca de la victoria al sumar ya 264 delegados en el Colegio Electoral, a un paso de lograr los 270 compromisarios que le darían las llaves de la Casa Blanca, frente a los 214 que acumula Trump.

Supuestos votos fantasma

Sin haber aportado pruebas, el equipo de Trump aseguró que hubo fraude en el estado clave de Nevada porque se permitió votar a unas 10.000 personas que ya no viven allí y, además, se contabilizaron los sufragios de personas fallecidas.

En este y otros casos, las alegaciones de la campaña se basan en bulos. Por ejemplo, las autoridades electorales de cada estado revisan con frecuencia las listas de votantes para eliminar los nombres de aquellos que han fallecido, por lo que no hay pruebas de que sea un problema generalizado.

La justicia de Nevada todavía no se ha posicionado.

Demanda en Georgia

De nuevo, sin aportar pruebas, la campaña afirmó que en ese condado un observador republicano vio cómo se añadían ilegalmente 53 papeletas emitidas tarde a un montón de votos por correo que llegaron a tiempo. Para ser válidas, las papeletas en Georgia debían llegar antes de las 19:00 horas locales de este martes, día de las elecciones. Un juez de Georgia desestimó  la demanda por falta de pruebas.

Rumores en Michigan

La campaña alegó que la demócrata Jocelyn Benson, secretaria de Estado de Michigan,  la máxima autoridad electoral en el estado, estaba permitiendo que se contaran las papeletas que se habían depositado por adelantado sin la supervisión de observadores de ambos partidos. Por eso, pidieron que se detuviera el escrutinio.

Una magistrada rechazó la petición de la campaña de Trump porque dijo que estaba basada en “rumores”.

Pensilvania

El equipo de Trump  ha pedido que se permita a los observadores republicanos situarse a una distancia de menos de 1,8 metros (seis pies) de cualquier mesa donde se esté llevando a cabo el cómputo de votos, para supervisar mejor el proceso. La Corte de la Mancomunidad de Pensilvania falló  a favor de Trump, pero su decisión tiene un impacto limitado, ya que no detiene el escrutinio ni invalida ninguna parte del cómputo que se ha hecho hasta ahora en ese estado.

Por otro lado,  pidió el miércoles al Tribunal Supremo de EEUU que le permita unirse a una demanda que ya presentó el Partido Republicano estatal.

Biden  dijo  que está preparado para un litigio y acusó a Trump de estar intentando “invalidar” la voluntad de los ciudadanos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

5
2