Argentina abre capítulo sobre el derecho al aborto en la región

Se busca legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación, medida que no está generalizada en Latinoamérica. El análisis en el Congreso fue seguido con atención.
viernes, 11 de diciembre de 2020 · 00:04

EFE  / Buenos Aires

La lucha por la defensa de los derechos de las mujeres tiene un nuevo reto en Argentina, donde la Cámara de Diputados debatió un proyecto con el que se busca legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación, medida que no está generalizada en la mayoría de los países de Latinoamérica.


La  iniciativa del Gobierno argentino busca que  toda gestante podrá acceder al aborto en ese plazo legal en el sistema de salud o con su asistencia en un plazo máximo de 10 días desde su requerimiento.

En el caso de las menores de edad, las de menos de 13 años podrán hacerlo mediante su consentimiento informado con la asistencia de, al menos, uno de sus progenitores o representante legal. Se preve que el debate se extenderá hasta la madrugada.

A las puertas del Congreso, miles de personas aguardaron con gran expectación la evolución del debate: separados por vallas y en medio de un gran operativo de seguridad, en un lado se manifiestan los grupos identificados con la conocida como “marea verde”, a favor de la aprobación del proyecto de ley, y en otro los grupos celestes, que claman por cuidar “las dos vidas”, la de la madre y el bebé.

El proyecto permite acceder al aborto hasta la semana 14 de gestación, y más allá de ese plazo si la mujer sufrió una violación o corre peligro su vida, que son los únicos supuestos en los que, según el Código Penal de 1921, se puede interrumpir el embarazo legalmente en la actualidad.

Hace dos años, el Congreso trató por primera vez una iniciativa de ley por el aborto legal, seguro y gratuito, pero aunque fue aprobada por Diputados, con 129 votos a favor de 257 totales, no logró los suficientes en el Senado (31 votos por el sí, de 72), cuyos miembros representan a las provincias, algunas de ellas con perfil más conservador.

En esta ocasión, la principal diferencia es que el proyecto no llega redactado por una plataforma civil sino por el Gobierno de Alberto Fernández, que justo hoy cumple un año en el poder y quien ya en campaña prometió bregar por la aprobación del aborto, con la principal motivación de reducir el alto número intervenciones clandestinas que ponen en riesgo la vida de las mujeres.

“Estamos convencidas y convencidos de que (el proyecto) viene a ofrecer una respuesta concreta a un problema de salud pública que es urgente, estructural, que existe hace muchísimo tiempo. Y que llegó el momento de dejar de mirar para otro lado. Estamos expectantes y sabiendo que estamos dando un paso más en una larga historia”, afirmó  la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez.

En América Latina, solo Cuba y Uruguay tienen permitida la interrupción voluntaria del embarazo y, además, cuentan con políticas de prevención y seguimiento de la salud reproductiva de las mujeres.

En la otra cara de la moneda están otros países que por falta de políticas saludables o por una legislación restrictiva provocan una situación dramática en la vida de muchas mujeres. 

Por ello según distintos organismos, en Latinoamérica se registran de 6.000 a 10.000 muertes al año por abortos clandestinos. En agosto de 2017, el Tribunal Constitucional de Chile avaló la legalidad del proyecto que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres circunstancias: inviabilidad fetal, riesgo de muerte de la mujer y embarazos producto de una violación.

En Ciudad de México y en Oaxaca se admite la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, aunque en todos los estados se autoriza por violación y en la mayoría por riesgo a la salud de la madre. Recientemente, la Suprema Corte de Justicia rechazó un proyecto que por primera vez habría ordenado a un territorio, el de Veracruz, despenalizar el aborto.

En Brasil el aborto es legal solo en caso de violación o de peligro de muerte para la madre.

La normativa boliviana permite abortar solamente en casos de violación o riesgo para la vida o salud de la madre o el feto.

En Colombia no es delito interrumpir voluntariamente un embarazo en caso de violación, malformación del feto y cuando la madre o el niño corran peligro.

El aborto, según ley  está permitido en Ecuador solo para cuando peligra la vida de la mujer como consecuencia del embarazo o como producto de la violación a una persona con discapacidad mental.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

3
1

Otras Noticias