Reino Unido y Argentina dan luz verde a vacuna de Oxford

La ventaja de esta vacuna es su bajo costo (cerca de tres euros) y su facilidad de almacenamiento, ya que puede ser conservada a temperatura de refrigerador.
jueves, 31 de diciembre de 2020 · 00:04

AFP y EFE/  Londres

Argentina y Reino Unido se convirtieron  en los primeros países en dar luz verde a la vacuna de AstraZeneca y Oxford, un fuerte impulso a la campaña de vacunación frente al aumento de casos de Covid-19 que registran muchos países europeos.

La pandemia de coronavirus causó cerca de 1,8 millones de muertos en el mundo y más de 81 millones de contagios, según un recuento  de la AFP, mientras se teme que los viajes por las fiestas de fin de año aumenten la propagación de la enfermedad.

Este  jueves se cumplirá un año de la primera mención de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la aparición de una nueva pulmonía en la localidad china de Wuhan.

Doce meses después, los países se apremian a vacunar a sus poblaciones para hacer frente a la pandemia.

Argentina otorgó  la autorización para la vacuna desarrollada por el laboratorio sueco-británico AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Unas horas antes, la Agencia británica del Medicamento ya había dado luz verde a este inmunizante, gracias a la cual las autoridades esperan acelerar la campaña de vacunación iniciada a principios de este mes.

El Reino Unido, uno de los países más enlutados en Europa con más de 71.500 muertos, se enfrenta a un incremento de las infecciones atribuido a una variante del virus, que según un estudio británico es más contagiosa (entre un 50% y un 74%), y se está detectando cada vez en más países, entre ellos Chile.

La vacuna de AstraZeneca/Oxford era muy esperada por razones prácticas: es mucho más barata que la ya distribuida Pfizer/BionTech  y puede conservarse a temperaturas de entre 2 °C y 8 °C, lo que facilita la vacunación a gran escala.

El primer ministro británico, Boris Johnson, celebró una noticia “realmente fantástica” y un “triunfo para la ciencia británica”. “Ahora vamos a vacunar al mayor número de gente posible lo más rápido posible”, declaró en Twitter.

La vacuna empezará a usarse a partir del 4 de enero en el país, que ha pedido 100 millones de dosis. Entretanto, las autoridades han reconfinado a una gran parte de la población para intentar contener el alza de casos.

Según las autoridades argentinas, la vacuna de Oxford y AstraZeneca, que además se produce en Argentina, tiene “un aceptable balance beneficio - riesgo”.

Ello hace que se pueda “sustentar el otorgamiento de la inscripción y autorización condicional del producto para la indicación solicitada”. La autorización a la vacuna tiene una validez de un año, según el comunicado de la Anmat, y tiene como condición la venta bajo receta.

“Se deberá cumplir con el Plan de Gestión de Riesgo (PGR) establecido para el seguimiento estrecho de la seguridad y eficacia del medicamento y presentar los informes de avance, las modificaciones y las actualizaciones correspondientes”, indicaron desde el organismo argentino.

El Gobierno argentino  tiene contratadas cerca de 20 millones de dosis de este producto, y hasta el momento en Argentina ha habido 1,6 millones de casos y 43.018 muertos, mientras se registró en los últimos días un repunte de los contagios. Argentina comenzó hace unos días la vacunación  con la vacuna rusa Sputnik V, y la de Oxford y AstraZeneca es la tercera que autoriza la Anmat.

Facilidad

Económica y fácil de almacenar. Estas son algunas  de las características de la esperada vacuna AstraZeneca/Oxford, aprobada  por la agencia británica del medicamento (MHRA) y que cuenta con cinco rasgos esenciales.  


La vacuna  tiene la ventaja de ser accesible económicamente (cuesta cerca de tres euros la dosis).  A su vez, es fácil de almacenar: puede ser conservada a la temperatura de un refrigerador, entre dos y ocho grados centígrados, a diferencia de las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNTech, que solo pueden almacenarse a largo plazo a temperaturas muy bajas (-20°C en el primer caso, y -70°C en el segundo).

Esto facilita una vacunación a gran escala. 


Según el director general de AstraZeneca, Pascal Soriot, la vacuna es capaz de combatir la nueva variante del coronavirus, responsable de un rebrote de casos en Reino Unido.  

“Por ahora, consideramos que debería ser eficaz” contra esta mutación, indicó Soriot a Sunday Times. “Pero no podemos estar seguros, por lo cual haremos ensayos”. También aseguró que se prepararán nuevas versiones por si acaso, pero que esperan no necesitarlas: “Hay que estar preparados”.

 La vacuna Oxford/AstraZeneca es “de vector viral”: toma como base otro virus (un adenovirus de chimpancé) que fue transformado y adaptado para combatir el coronavirus.

Es la primera vacuna cuyos resultados de eficacia fueron validados por una revista científica. Según los datos publicados por The Lancet el 8 de diciembre, esta vacuna “es segura”.

En los resultados parciales de los ensayos clínicos, el laboratorio británico había anunciado en noviembre que su vacuna estaba en un promedio de eficacia de un 70%, mientras que las de Pfizer/BioNTech y Moderna superaban el 90%.

La eficacia de la vacuna AstraZeneca/Oxford es de 90% para los voluntarios que inicialmente recibieron media dosis y un mes más tarde una dosis completa, pero solo de un 62% para otro grupo que fue vacunado con dos dosis completas administradas con un mes de diferencia.

La inyección de media dosis se debió a un error y solo un pequeño grupo había seguido el segundo protocolo, lo que generó críticas y preocupación y llevó a la empresa a anunciar el 26 de noviembre la realización de un “estudio adicional” para verificar sus resultados. “Consideramos haber encontrado la fórmula exitosa y la manera de lograr una eficiencia que, con dos dosis, es tan alta como las demás”, aseguró Soriot a Sunday Times.
 

Europa pide más datos y EEUU espera autorizar en abril 2021

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aseguró  que necesita “información científica adicional sobre la calidad, seguridad y eficacia” de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca antes de poder respaldar una licencia de uso condicional en la Unión Europea.

En una actualización de sus análisis en tiempo real del fármaco, la EMA aseguró haber recibido el pasado 21 de diciembre una serie de datos de los ensayos clínicos en curso en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, información que está estudiando en la actualidad a la espera de obtener los datos restantes que puedan permitir el estudio de una licencia.

Estados Unidos espera contar en abril con la autorización para la vacuna  AstraZeneca/Oxford, más de tres meses después de la luz verde del regulador del Reino Unido, afirmó Moncef Slaoui, consejero jefe del programa de vacunación estadounidense. 

La agencia británica de medicamentos (MHRA) es “una institución de regulación muy talentosa, basada en la ciencia y no levanto ninguna duda sobre su decisión”, afirmó y estimó que en Estados Unidos se homologará “hacia principios de abril” debido a un marco reglamentario diferente. 

Moncef Slaoui destacó especialmente la necesidad de probar su eficacia en las personas de mayor edad.  Es esperada porque es más barata y facil de transportar. (EFE y AFP)

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de

Otras Noticias