Aumenta tensión en Idlib entre Siria y Turquía, el éxodo de civiles continúa

Desde principios de diciembre, la violencia en esta región del noroeste de Siria desplazó a unas 700.000 personas según la ONU.
lunes, 10 de febrero de 2020 · 19:40

AFP / Siria 

La tensión aumentó hoy entre Damasco y Ankara tras mortíferos enfrentamientos entre sus soldados en Idlib, región siria fronteriza con Turquía donde el ejército sirio avanza para recuperar el último bastión rebelde dominado por los yihadistas.

Desde principios de diciembre, la violencia en esta región del noroeste de Siria desplazó a unas 700.000 personas según la ONU.

El lunes por la noche, Turquía, que apoya a algunos grupos rebeldes y cuenta con tropas en la región, anunció que había "neutralizado" a más de 100 soldados del régimen sirio, en respuesta a la muerte de cinco militares turcos horas antes.

Estos enfrentamientos llegan en un contexto de tensiones entre los dos países vecinos, una semana después de combates en el noroeste sirio que dejaron una veintena de muertos en ambos lados en Idlib.

El gobierno turco teme que las operaciones del régimen de Damasco, apoyado por Moscú, provoquen una nueva ola migratoria hacia su territorio, donde más de 3,5 millones de sirios se refugiaron desde 2011.

Una delegación rusa se encontraba en Ankara para apaciguar las tensiones. Los responsables turcos pidieron a Moscú "asumir sus responsabilidades" como Estado garante del acuerdo de alto el fuego auspiciado por ambos países y concluido en Sochi en 2018, informó la agencia turca Anadolu.

"Según nuestras fuentes, 101 miembros del régimen fueron neutralizados, tres tanques y dos cañones fueron destruidos y un helicóptero fue alcanzado", declaró el Ministerio de Defensa turco en un comunicado el lunes por la noche.

No se pudieron verificar esas cifras de forma independiente. En Siria, ni los medios estatales ni el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) dieron cuenta de víctimas entre las fuerzas gubernamentales.

Previamente, cinco soldados turcos murieron y otros cinco resultaron heridos por disparos de artillería del régimen contra posiciones turcas en la provincia de Idlib. 

El OSDH había indicado por su parte que los disparos de cohetes del régimen contra el aeropuerto militar de Taftanaz provocaron "muertos y heridos" entre las tropas turcas estacionadas allí.

"Ciudades vacías"

La semana pasada, ocho militares turcos murieron en un bombardeo del régimen de Bashar al Asad en la región, donde las fuerzas sirias cercan tres de los 12 puestos de observación turcos. 

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan puso un ultimátum al régimen sirio para que aleje sus tropas de los puestos de observación militares turcos antes de que termine febrero.

Señal de la gravedad de la situación, Erdogan presidió el lunes por la noche en Ankara una reunión sobre Idlib en presencia de varios ministros, del jefe del Estado Mayor y del jefe del servicio de inteligencia, según medios locales.

En los últimos días Turquía siguió enviando tropas y blindados para desplegarlos en nuevas posiciones militares en el noroeste de Siria.

El lunes, un periodista de la AFP vio soldados turcos en la zona de Qaminas, al sur de la ciudad de Idlib.

Un poco más de la mitad de la provincia de Idlib y de los sectores cercanos de las provincias de Alepo, Hama y Latakia siguen dominados por los yihadistas de Hayat Tahrir Al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaida).

Esta región de tres millones de habitantes también alberga otros grupúsculos yihadistas y grupos rebeldes debilitados.

La violencia obligó a desplazarse a 689.000 personas desde diciembre, indicó el lunes a la AFP David Swanson, un portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

"Ciudades enteras quedaron vacías mientras un número cada vez mayor de civiles huyen hacia el norte", a menudo hacia la frontera turca, señaló Swanson.

La autopista M5

La escalada entre Ankara y Damasco se produce tras intensos bombardeos del régimen y Rusia que mataron el lunes a 16 civiles, entre ellos ocho niños, según el OSDH.

Este balance incluye a nueve civiles, entre ellos seis niños, que murieron la madrugada del lunes en el pueblo de Abin Semaan, en el oeste de Alepo.

La operación militar del régimen mató a más de 350 civiles desde mediados de diciembre, según el OSDH.

Desde el domingo, los ataques sirios y rusos se concentraron en un sector cercano a la autopista estratégica M5, que el régimen quiere retomar.

Esta vía une la ciudad de Alepo, en el norte, con Damasco, la capital, y con el sur del país.

Solo dos kilómetros de la carretera que atraviesan el oeste de la provincia de Alepo siguen fuera del control de las fuerzas del régimen. Estas recuperaron la totalidad del tramo que atraviesa la provincia de Idlib.

El frente de Idlib representa la última gran batalla estratégica del régimen, que actualmente domina más del 70% del territorio sirio.

El conflicto en Siria dejó más de 380.000 muertos desde 2011 y llevó al exilio a más de la mitad de la población del país.

Valorar noticia