Trump presenta su último plan de presupuesto con aires de programa electoral

El proyecto de 4,8 billones de dólares incluye recortes por 2 billones en programas no relacionados con el rubro de defensa, incluidos beneficios como cupones de alimentos y ahorros de la cobertura de medicamentos recetados del plan Medicare.
lunes, 10 de febrero de 2020 · 19:50

AFP / EEUU

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó este lunes su proyecto de presupuesto, un plan que a nueve meses de las presidenciales proyecta un fuerte recorte en la ayuda exterior y abandona promesas de reducir el déficit basadas en supuestos de crecimiento económico elevados e improbables. 

Este último plan de gastos del primer mandato de Trump enfrenta una derrota casi segura en la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, pero ofrece una visión de las prioridades de la administración.

El presupuesto introduce recortes en programas sociales, protección ambiental y asistencia exterior, para en cambio fortalecer la asignación de recursos a defensa y extender reducciones de impuestos para sectores de mayor ingresos y empresas, según funcionarios y varios informes de medios estadounidenses.

En detalle, un funcionario indicó bajo condición de anonimato que el gobierno quiere recortar en más de 21% la asistencia exterior, a 44.000 millones de dólares. 

El alto funcionario también señaló que este borrador propone además una reducción drástica de los aportes para varias institucionales internacionales como la Organización Panamericana de la Salud, con sede en Washington. 

La propuesta abandona el objetivo declarado de cerrar el déficit presupuestario en 10 años, y corre la meta a 2035. 

Sin embargo, incluso esa extensión de tiempo supone que la economía de Estados Unidos crecerá a un 3% anual, lo que respaldaría mayores ingresos fiscales, algo que no se logró de manera consistente en más de una década y que no se ha visto en una economía después de 11 años consecutivos de crecimiento. 

A pesar de comprometerse a continuar la guerra de larga data de los republicanos contra el déficit, la administración Trump ha mostrado poco interés en abordar el problema y se espera la brecha supere el billón de dólares este año, por un endeudamiento que alcanzó el doble de lo estimado en el primer plan presupuestario.

El proyecto de 4,8 billones de dólares incluye recortes por 2 billones en programas no relacionados con el rubro de defensa, incluidos beneficios como cupones de alimentos y ahorros de la cobertura de medicamentos recetados del plan Medicare.

Russell Vought, director interino de presupuesto de Trump, dijo el lunes que la propuesta incluirá más de 740.000 millones para gastos de defensa, un aumento del 20%. Y que los recortes de impuestos de 1,5 billones, que benefician principalmente a los más ricos, se extenderán más allá de 2025. 

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, criticó la propuesta. "El presupuesto es una declaración de valores, y una vez más el presidente muestra lo poco que valora la buena salud, la seguridad financiera y el bienestar de las familias estadounidenses trabajadoras", expresó en un comunicado.

"Año tras año, el presupuesto del presidente Trump ha tratado de infligir recortes devastadores a las líneas de vida críticas en las que millones de estadounidenses confían", añadió. 

Maya MacGuineas, presidenta del Comité no partidista para un Presupuesto Federal Responsable elogió algunas de las políticas del presupuesto, pero pidió acciones serias para reducir el déficit. 

"No necesitamos más promesas falsas sobre el rápido crecimiento económico o los recortes de impuestos que se pagarán por sí mismos. Necesitamos medidas para revertir nuestro déficit de un billón de dólares, salvar nuestros mayores fondos fiduciarios y evitar que la deuda alcance nuevos récords", señaló en una nota. 

Además, se lamentó: "El presupuesto se ha convertido en una broma en este país, donde los presupuestos se usan como documentos de mensajería y una excusa para intercambiar insultos".

"Repensar" la ayuda al exterior

Al presentar el plan, Vought dijo a periodistas: "Esta es una reflexión presupuestaria construida sobre las políticas económicas procrecimiento de este presidente, que han impulsado una de las economías más poderosas en la historia de Estados Unidos".

Sin embargo, señaló que es necesario restringir el gasto no relacionado con defensa, y que es "tiempo de repensar" la ayuda al exterior. 

Vought respaldó igualmente los objetivos de crecimiento del 3%, al indicar que las estimaciones son "totalmente posibles de alcanzar en los próximos 10 años".

En detalle, el presupuesto incluye 2.000 millones de dólares en gastos de seguridad interna relacionados con la construcción del muro en la frontera con México, además de un incremento del 12% en el gasto para la agencia espacial NASA, frente una reducción de más del 26% en los fondos para la Agencia de Protección Ambiental.

En cuanto a los fondos para el Pentágono, el proyecto prevé una reducción notable de lo asignado a las operaciones externas actuales. El presidente, que quiere poner fin a "guerras interminables", dedica en el plan 69.000 millones de dólares a las operaciones militares antiyihadistas en Afganistán, Siria, Irak, Somalia y otras, contra 71.300 millones en el presupuesto actual.

MacGuineas aseguró que la propuesta incluye algunas reformas políticas importantes para poner el déficit en una senda descendente. 

Pero cuando se eliminan los supuestos de crecimiento prometedor, advierte, aún queda una montaña de deuda. 

Valorar noticia