El asesinato de una niña de siete años desata la ira contra AMLO

“Tienes el poder, eres el Presidente, demuestra que te importamos”, le gritaron al mandatario manifestantes que piden justicia por las mujeres asesinadas.
miércoles, 19 de febrero de 2020 · 00:04

EFE / Ciudad de México

 El cruel asesinato de Fátima, una niña de siete años, y  la falta de políticas gubernamentales contra la violencia a la mujer en México, desató la furia contra el presidente Manuel López Obrador (AMLO).

Con pintadas como “AMLO feminicida” y la lectura de un manifiesto, decenas de mujeres se concentraron ayer  frente al Palacio Nacional, en el zócalo de la Ciudad de México, para exigir justicia en los recientes asesinatos de mujeres acontecidos en el país y criticar las medidas tomadas por el Gobierno.

Durante la protesta, que arrancó a las 7:00 (hora local) coincidiendo con el comienzo de la conferencia matutina del presidente de México en ese mismo recinto, las mujeres pintaron al menos unos 80 metros de la fachada del Palacio Nacional.

“Tienes el poder, eres el presidente, demuestra que te importamos”, gritó una de las manifestantes pidiendo a las autoridades que cuiden a las mujeres porque las “están matando”.

Además, criticó propuestas del presidente como la llamada Cartilla Moral -un texto que recoge un conjunto de valores universales y ha sido distribuido, entre otros, por organizaciones religiosas- considerando que esta no va a acabar con la violencia hacia la mujer, en un país que registró 1.006 feminicidios, asesinatos por razón de género en 2019.

Foto:EFE

A continuación, otra de las manifestantes leyó un manifiesto, que entre otros puntos, denunciaba: “Es inaceptable que el Gobierno actúe con revictimizaciones, responsabilizando a victimas y a sus familias por la violencia que viven”.

Durante la protesta, un grupo de mujeres intentó reventar una ventana, si bien lo que predominó fueron los cánticos contrarios al presidente y pidiendo justicia y protección. “No a la Policía, me cuidan mis amigas”, era una de sus proclamas. “Violan mujeres, protegen monumentos”, entonaron pocos después.

Una de las manifestantes explicó a medios que las mujeres viven “con miedo todo el tiempo” en el país y que están “enojadas” con las autoridades. Especialmente con la jefe de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, porque pese a ser mujer no las defiende, dijo la joven.

El lunes México amaneció con la noticia del brutal asesinato de una niña de 7 años en la Ciudad de México, cuyo cuerpo fue hallado dentro de una bolsa en el sur de la capital.

Hacia el final de la concentración, las mujeres cantaron “Un violador en tu camino” apuntando hacia el Palacio Nacional y quemaron las pancartas que llevaban y el reciente decálogo propuesto por el mandatario para proteger a las mujeres.

Esta muerte se sumó a la indignación generada la semana pasada por el asesinato, y posterior descuartizamiento, de Ingrid Escamilla a manos de su pareja, que se sumó a la polémica sobre la propuesta de retipificación del feminicidio en México y al decálogo ofrecido por AMLO.

Foto:EFE

Secuestros en alza

Los secuestros de mujeres crecieron en 2019 y llegaron a 410 casos, superior a los 330 delitos cometidos en 2018 y que representan el 21,7 % del total, denunció  la ONG Alto Al Secuestro

“En 2018 se registraron 1.834 secuestros, de ellos 330 fueron cometidos contra mujeres, lo que equivale al 17,9 %. En 2019 se reportaron 1.887 casos, de los cuales 410 fueron en perjuicio de mujeres, equivalente al 21,7 %. Es decir, cada vez más mujeres son víctimas”, apuntó.

La ONG informó además que, según su recuento, cerca del 90%  de las mujeres secuestradas sufrieron violencia sexual en 2019. Si bien reconoció que “lamentablemente ninguna denuncia”.

“Y no podemos culparlas por no hacerlo, culpamos a los delincuentes que las agreden, al sistema de justicia que les falla y la sociedad que las revictimiza”, apuntó la ONG.

Los estados donde secuestraron a más mujeres entre 2018 y 2019  fueron   Veracruz (147 víctimas); Estado de México (103 víctimas) y la Ciudad de México (76 víctimas).

Una cadena de negligencias rodean  muerte de la pequeña

Mientras la indignación en México por el asesinato de la niña Fátima Aldrighett sigue creciendo, la repartición de culpas entre autoridades por el crimen se mueve de un lado para otro, según BBCMundo.

La niña  cursaba el primer año de primaria en el turno vespertino de la escuela primaria Enrique C. Rebsamen, ubicada en el barrio Santiago Tulyehualco, en el sureste de Ciudad de México. Lo usual era que su madre, María Magdalena Anthon, fuera a recogerla para llevarla a casa. Pero el martes 11 de febrero tuvo un retraso que le impidió llegar a las 18:30, cuando su pequeña salía de clases.

Los primeros reportes decían que la niña estaba afuera de su escuela, esperando a su madre, y entonces fue tomada por un hombre. Luego se determinó a través de videos  que en realidad la que se la llevó fue una mujer de  45 años, quien vendía frituras cerca de la escuela.

Pero la alcaldesa Sheinbaum y el jefe de los servicios de Educación Pública en Ciudad de México, Luis Ernesto Fernández, dijeron ayer que la niña no estuvo en la calle esperando a su madre, sino que fue entregada a un adulto, en este caso, la mujer que es buscada como sospechosa.

El lunes, Fernández dijo que investigarían cuál fue la actuación de las autoridades de la escuela, que entregaron a la menor a alguien no autorizado, pues las normas dictan que hay una tolerancia de 20 minutos para que un alumno sea recogido tras la salida, o de lo contrario debe ser custodiado a una Fiscalía.

  La alcaldesa de México Claudia Sheinbaum dijo  que la cadena de negligencias “tiene que ver desde la escuela y la primera denuncia”, pero también involucra a los ministerios públicos y la Fiscalía General de Justicia.

 

47
3