Indignación y censura por muerte de médico que alertó sobre virus

Foros y mensajes críticos con las autoridades en Weibo fueron borrados. El número de víctimas de la epidemia subió a 717 y hay 2.841 nuevos contagiados.
sábado, 08 de febrero de 2020 · 00:04

EFE y AFP / Pekín

 La muerte a causa del coronavirus del doctor a quien reprendió la Policía china por haber sido uno de los primeros en alertar de la nueva neumonía desató un aluvión de reacciones entre la población, muchas de ellas críticas con las autoridades por su actitud hacia el médico, aunque la censura llegó a varios de los mensajes.

Li Wenliang, oftalmólogo de 33 años, falleció a las tres de esta madrugada en el Hospital Central de Wuhan, después de que el pasado 1 de febrero anunciase que había sido contagiado del virus tras haber atendido semanas antes a una mujer afectada de glaucoma.

El pasado 30 de diciembre Li había advertido a sus colegas en un grupo de WeChat (el Whatsapp chino) de que en su hospital habían aislado a siete pacientes tras haber sido diagnosticados de una neumonía parecida al Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS).

Cuatro días después, el doctor fue convocado por la Policía local, que le acusó de “propagar rumores”, lo que en China puede suponer siete años de prisión y le hizo firmar un escrito reconociendo su “equivocación” para poder volver a su casa.

A otros siete médicos les sucedió también algo similar a lo de Li, cuyo caso se convirtió en detonante de las críticas hacia las autoridades chinas por impedir una actuación a tiempo para contener la epidemia.

Aunque el Tribunal Supremo chino criticó hace diez días a la Policía de Wuhan por su actuación con el médico, Li ya estaba para entonces contagiado y los casos de coronavirus se contaban por millares en el país.

En la popular red social china Weibo, similar a Twitter, eran decenas de miles los mensajes que mostraban su tristeza y sus condolencias a la familia de Li, que deja un hijo de cinco años y una mujer embarazada, a la vez que criticaban que se le hubiese castigado en lugar de haberle hecho caso. “Debemos recuperar su reputación y el gobierno tiene que disculparse”, afirmaba una usuaria identificada como Anye Memo. ”Que no haya mentiras en el otro mundo, cuídense mucho los otros siete caballeros”, decía  Tushna Juqing, en referencia a los otros siete médicos acusados de difundir rumores.

Algunos mensajes especialmente críticos con las autoridades desaparecieron de Weibo a los pocos minutos de publicarse pero otros permanecieron como el de Laofu-Qingheyikan: “No hay disculpas desde el gobierno, la gente común vive en un país que censura. ¡No habrá futuro si no se cambia el sistema!”.

Según Deutche Welle  algunos comenzaron a difundir la etiqueta “#Queremos libertad de expresión” en Weibo. Esos foros fueron cerrados rápidamente.

Mas de 1.100 millones de mensajes hablaban  sobre la muerte del doctor en Weibo, que era el segundo tema más debatido.

El presidente de China, Xi Jinping dijo que se informa sobre la situación  de forma  “abierta, transparente y responsable”.

El Gobierno de Wuhan por su parte emitió un comunicado de una sola frase en el que rindió tributo a su trabajo “en la primera línea de la lucha contra la epidemia” y ofreció sus condolencias a la familia. La agencia anticorrupción del Gobierno chino anunció  que enviará un equipo de investigación a Hubei para llevar a cabo una “completa investigación” sobre los “asuntos” que denuncian los ciudadanos en relación con Li Wenliang.

El número de víctimas mortales por el nuevo coronavirus en China subió a 717, informaron  las autoridades sanitarias de la provincia de Hubei (centro).

Este balance ya es superior al del SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que dejó un saldo de unos 650 muertos en China continental y Hong Kong entre 2002 y 2003. Asimismo, otros 2.841 contagios fueron registrados en Hubei, lo que lleva a un total de más 34.000 enfermos en todo el país.
 

Personal médico infectado en un hospital

Cuarenta funcionarios médicos del Hospital universitario de Zhongnan, en la ciudad china de Wuhan, fueron infectados con el nuevo coronavirus en enero, según un estudio publicado ayer. 

Un paciente ingresado en el departamento de cirugía por dolor abdominal infectó a diez trabajadores de la salud. Diecisiete personas que fueron hospitalizadas por otros motivos también se infectaron  durante su estadía en el centro de salud. En total el 41% de los 138 casos de personas tratadas por coronavirus en este hospital entre el 1 y el 28 de enero contrajeron la enfermedad en el lugar.

 En el hospital  el personal de las unidades de cuidados generales representaba la mayoría de los casos de infectados (31 sobre 40), seguidos de los de las unidades de emergencias y cuidados intensivo. Un funcionario provincial de China admitió que el personal carecía de máscaras y overoles para protegerse. (AFP)

Un argentino entre los 61 contagiados en un crucero

Un pasajero argentino del crucero “Diamond Princess”, en cuarentena frente a las costas de Japón, figura entre las 61 personas que han contraído el nuevo coronavirus, informaron las autoridades japonesas.

Se trata del primer caso confirmado de un latinoamericano diagnosticado con el nuevo coronavirus que se haya anunciado hasta el momento.

El crucero, que llegó el lunes por la noche a las inmediaciones del puerto de Yokohama (suroeste de Tokio), cuenta con unos 3.700 pasajeros y tripulantes, de los cuales 273 se han sometido a las pruebas de detección. “Llegaron los resultados de los 171 tests restantes, de los cuales 41 dieron positivo”, anunció  el ministro de Salud japonés, Katsunobu Kato, con lo que se triplica la cifra inicial de casos. 

Estos pacientes serán hospitalizados, al igual que los anteriores. Además del argentino, hay 21 japoneses, ocho estadounidenses, cinco canadienses, cinco australianos y un británico, según la información brindada por el ministerio. 

Las pruebas se limitaron inicialmente a las personas que presentaban síntomas o que habían estado en contacto con un pasajero que desembarcó en Hong Kong y al que se le diagnosticó la enfermedad.

Pero ahora el ministro de Salud dijo que se someterá a tests adicionales a personas vulnerables a bordo, como los ancianos, y a quienes hayan estado en contacto con los nuevos casos positivos. No se ha dado una cifra.

El “Diamond Princess” atracó el jueves en Yokohama. (AFP)

 

6
1