Policía de Venezuela bloquea protesta liderada por Guaidó

Las fuerzas de seguridad con carros blindados frenaron la movilización, mientras que los seguidores de Maduro realizaron otra manifestación paralela.
miércoles, 11 de marzo de 2020 · 00:04

AFP / Caracas

La policía dispersó  una manifestación encabezada por el líder opositor Juan Guaidó para demandar elecciones que saquen del poder al presidente socialista de Venezuela, Nicolás Maduro.

Miles de personas comenzaron a marchar con Guaidó a la cabeza en Caracas, aunque la concurrencia fue lejana a las masivas movilizaciones de principios de 2019. Cuando apenas habían recorrido unas pocas cuadras, una barricada de agentes policiales con equipos antimotines les cortó el paso por una calle, mientras que un carro blindado bloqueaba otra avenida.

“Este piquete no representa a Venezuela, este piquete representa la dictadura”, gritó Guiadó ante las fuerzas de seguridad. Cuando quiso dialogar con los agentes, estos dispararon gases lacrimógenos y la multitud empezó a alejarse rápidamente del lugar. Algunos jóvenes con el rosto cubierto lanzaron piedras y palos contra los efectivos.

“Ya llegará el momento, más organizados (...), de llegar a donde tenemos que llegar”, dijo minutos después Guaidó, desde una plaza cercana a los incidentes, descartando que la marcha intentara continuar hacia el Palacio Federal Legislativo, en el centro de la ciudad, el punto de destino que había fijado.

Con el rostro aún manchado por una sustancia para protegerse de los gases, Katherine Croquer, una chef de 54 años, se fue sin sentirse amedrentada.

“Que pase esto me duele, pero yo me siento con más valor, con más ganas de seguir protestando”, dijo a la AFP Croquer, cuyo hijo de 26 años está a punto de emigrar a España. 

 
Guaidó, jefe de la unicameral Asamblea Nacional, se dirigió junto a otros legisladores y manifestantes hacia la plaza Alfredo Sadel y allí prometió apoyar todas las movilizaciones de sindicatos de trabajadores y estudiantes. “No hay que tener miedo (...). Este pueblo no tiene miedo, este pueblo no va a retroceder (...), este no es un país de esclavos”, arengó.


Segundos antes de que los agentes dispararan sus armas lanzagases, Guaidó llegó a pedir aplausos para los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; Colombia, Iván Duque; y Ecuador, Lenín Moreno, por el respaldo político que le brindan.

Como ocurre con cada protesta de la oposición, el chavismo realizó simultáneamente una “contramarcha”. 

En el centro de Caracas, un feudo del oficialismo, una multitud mayoritariamente vestida de rojo repudió a Guaidó como “traidor” por considerarlo instigador de las sanciones petroleras que Estados Unidos (EEUU) impuso a la ya debilitada industria petrolera venezolana.

La marcha era un test para Guaidó. La respuesta popular a sus actos fue cayendo a lo largo del año pasado al no concretarse su promesa de desplazar a Maduro del poder.

En contrapartida, su apoyo en el exterior creció y el propio Trump prometió “aplastar” a Maduro. EEUU impuso severas sanciones petroleras a Venezuela que comprometen la casi única fuente de recursos de un país ahorcado por la hiperinflación, el derrumbe de su PIB y con servicios básicos -como el de electricidad- en estado crítico.

Maduro considera criminales las sanciones de Trump y acusa a Guaidó de ser parte de una “guerra” tramada por EEUU con apoyo de Brasil y Colombia.

Guaidó reconoció que hay una relación entre sus movilizaciones y sus contactos con Trump y los que el estadounidense mantuvo bilateralmente en los últimos días con los presidentes de Brasil y Colombia.

La convocatoria opositora se hizo casi exclusivamente a través de las redes sociales. La prensa denuncia censura en medios de comunicación y muchos sitios de la web críticos o independientes son bloqueados.

Soldados y carros blindados fueron vistos a primera hora en varias zonas de Caracas. El gobierno dice que es parte de los aprestos para una agresión extranjera.

La ONU deplora violencia contra la oposición 

Unos  4,9 millones de personas “abandonaron” Venezuela, sacudida desde 2015 por una crisis económica y política, dijo  la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien deploró que continúe la violencia contra la oposición.

Al informar al Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la situación en el país sudamericano, Bachelet advirtió que continúan “los actos de violencia de fuerzas de seguridad y simpatizantes del gobierno contra parlamentarios de la oposición”.

La oficina del Alto Comisionado, documentó “agresiones contra opositores políticos, manifestantes y periodistas, sin que las fuerzas de seguridad actuaran”.

“Hemos registrado casos de allanamientos de la sede de un partido político, oenegés, y oficinas de medios de comunicación”, y desde el 5 de enero, las fuerzas de seguridad “han dificultado” el acceso a la Asamblea Nacional a los diputados de la oposición, continuó.

“Mi oficina sigue recibiendo testimonios de tratos crueles, inhumanos o degradantes en la sede de la Dirección General de Contra-inteligencia Militar en Caracas”, agregó.

 

8
22