El riesgo país se dispara en Argentina, pero baja la inflación

Los precios en febrero registraron su menor valor en los últimos dos años. El Gobierno busca reestructurar su abultada deuda.
viernes, 13 de marzo de 2020 · 00:04

EFE / Buenos Aires

La prima de riesgo de Argentina continuó ayer su escalada sin freno y en las primeras horas de operaciones perforó la barrera de los 3.000 puntos básicos para escalar un 8,8 % y ubicarse en 3.233, en el nivel más alto de los últimos quince años afectada por las turbulencias que sacuden los mercados mundiales.

En los primeros minutos de operación, el índice S&P Merval se derrumbaba ayer  un 8,93 % hasta los 28.444,01 puntos; mientras que el S&P BYMA Índice General caía un 8,66 % a 1.222.173 unidades.

El derrumbe de las principales plazas bursátiles europeas y de Wall Street, en una reacción de pánico por la prohibición de vuelos de Europa a Estados Unidos (EEUU) por la pandemia de coronavirus, sumó incertidumbre en los mercados argentinos, que abrieron con una marcada tendencia a la baja en momentos en que el Ejecutivo en Buenos Aires negocia una reestructuración de su deuda pública.

El riesgo país de Argentina trepó desde principios de marzo casi mil puntos básicos, desde los 2.260 puntos básicos que anotaba el pasado lunes 2 de marzo frente a los 3.233 de ayer.

El indicador que elabora JP Morgan mide la diferencia adicional que pagan los bonos locales respecto de los emitidos por el Tesoro de EEUU.

La escalada de la prima de riesgo aumenta las tensiones en momentos en que el Gobierno  prepara su oferta de reestructuración de unos 68.842 millones de dólares de la deuda soberana emitida bajo ley extranjera.

De acuerdo al cronograma oficial, el Ministerio de Hacienda planea presentar esta semana su oferta a los bonistas y cerrar el proceso de reestructuración para el 31 de marzo de forma de poder encarar con el tema resuelto los fuertes vencimientos de los meses siguientes.

Pero el presidente argentino, el peronista Alberto Fernández, reconoció  que podría haber una postergación de los plazos, al afirmar que “todo cronograma, como la vida es dinámica, puede sufrir una alteración porque algunas cosas se demoran”.

La inflación en febrero fue de 2%, el registro mensual más bajo de los dos últimos años, aunque el índice de precios al consumidor permanece en elevados niveles en términos interanuales.El registro se dio en un contexto de tarifas de servicios públicos  congeladas, la aplicación de un sistema de referencias de precios para alimentos básicos y un tipo de cambio oficial controlado.