En 2 meses el Covid-19 puso de rodillas a la economía y asoma riesgo de recesión

Wall Street se derrumbó el pasado jueves arrastrando a los mercados del mundo y la cotización del petróleo (referencia para el precio del gas boliviano) terminó su peor semana con $us 31,73.
lunes, 16 de marzo de 2020 · 00:03

AFP y EFE / Paris

En apenas dos meses, desde la aparición de un nuevo coronavirus en China hasta el “lunes negro” y que hizo caer a los mercados bursátiles como nunca desde la crisis financiera de 2008, la epidemia de Covid-19 puso de rodillas a la economía mundial. América Latina sentirá el impacto.

Los sectores del turismo y el transporte fueron los primeros en preocuparse por esta epidemia, ya que muchos países adoptaron restricciones a la llegada de ciudadanos del gigante asiático. A finales de enero los mercados experimentaron los primeros choques, desde Shanghái hasta Wall Street, y los precios de las materias primas, que tienen en China un mercado enorme, se derrumbaron.

Entre mediados de enero y principios de febrero, los precios del petróleo cayeron alrededor de un 20%.  Pero eso era apenas el comienzo. El nuevo coronavirus dejó en evidencia la dependencia de la industria mundial en relación a la industria china. 

El mundo descubrió que Wuhan  es un “hub” logístico y centro de producción automotriz para muchos grupos internacionales y que un percance en una de sus fábricas puede tener consecuencias para múltiples empresas en el mundo.

En Alemania, Corea del Sur, Japón, Italia, Francia o Estados Unidos (EEUU), los industriales dieron cuenta de la dificultad que tenían para obtener piezas y componentes producidos generalmente por asociados chinos.

El fabricante francés Renault, por ejemplo, tuvo que suspender una de sus fábricas en Corea del Sur, y el gigante estadounidense Apple enfrentó un corte de producción de sus proveedores.

Los economistas dijeron que había un “shock de oferta” masivo debido al papel clave de China en el comercio mundial y los líderes mundiales comenzaron a preocuparse por sus consecuencias en el comercio y el crecimiento en un contexto complicado por las tensiones comerciales entre China, EEUU y Europa. “El Covid-19   ha interrumpido la actividad económica en China y podría poner en peligro la recuperación mundial”, advirtió el 23 de febrero la  directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva.

 JPMorgan Chase estimó el viernes  contracciones en el PIB de EEUU y la eurozona para el primer y segundo trimestre del año que podrían llevar a una “nueva recesión global” debido a la pandemia del coronavirus, aunque no considera que se vayan a cumplir los criterios para que sea declarada oficialmente.

La institución bancaria indicó en una nota recogida por Business Insider que “la evolución de las noticias sobre el virus y la contracción material” de las condiciones de mercado hacen “razonable esperar más revisiones a la baja” en el PIB global durante la primera mitad del año.

Calculan que el PIB de EEUU se puede contraer un 2 % en el primer trimestre y un 3 % en el segundo, mientras para la eurozona la contracción sería del 1,8%  y el 3,3%, respectivamente.

Los economistas de JPMorgan mencionan la “súbita parada” en la actividad económica que están creando las cuarentenas y las medidas de distanciamiento social en todo el mundo, y cómo las condiciones financieras “se están contrayendo profundamente a medida que la percepción de la calidad de crédito” se deteriora en diferentes activos.

La bolsa de Nueva York se derrumbó el jueves y su principal indicador  Dow Jones registró su mayor caída desde el crack bursátil de octubre de 1987: 9,99% a 21.200,62 unidades. El índice estrella de Wall Street no registraba tamaña caída desde el “lunes negro” del 19 de octubre de 1987, cuando perdió más de 22%.

Se trata de la quinta mayor caída de la historia para el Dow Jones según datos compilados por Howard Silverblatt, especialista en índices.

El petróleo en Nueva York (WTI, referencia en Bolivia) subió ligeramente el viernes pero tuvo un derrumbe semanal de 23%, su peor caída desde la crisis financiera de 2008. Cerró en 31,73 dólares Pero perdió 9,55 dólares desde la anterior semana.