Italia reconvierte las fábricas de las prisiones para producir barbijos

Las cárceles italianas fueron protagonistas la semana pasada de motines, protestas y fugas por la restricción del régimen de visitas por parte del Gobierno para evitar la propagación del coronavirus.
martes, 17 de marzo de 2020 · 14:24

EFE / Roma

El Gobierno italiano ha decidido movilizar también a los talleres de las prisiones para la producción de barbijos, con la intención de que se lleguen a fabricar miles al día, según una orden del Ministerio de Justicia en coordinación con la Protección Civil.

De este modo, las 25 fábricas dentro de las cárceles italianas dedicadas hasta ahora al material textil se reconvertirán para producir mascarillas, en un principio para los propios presos y funcionarios de prisiones y más tarde también para enviar a los hospitales.

El diputado del partido Italia Viva Cosimo Ferri ha visitado este martes la producción de mascarillas de la cárcel de Massa, en la Toscana (centro), desde donde ha asegurado que se trata de "un mensaje fuerte de esperanza y solidaridad para los detenidos y para todos".

Ferri, que ocupó altos cargos de Justicia en legislaturas pasadas, animó a los empresarios a "reconvertir su propia actividad productiva", siguiendo el ejemplo de las prisiones.

Las cárceles italianas fueron protagonistas la semana pasada de motines, protestas y fugas por la restricción del régimen de visitas por parte del Gobierno para evitar la propagación del coronavirus.

El Ministerio de Justicia ha explicado a Efe que para aumentar la seguridad de los presos y los funcionarios se distribuyeron unas 97.200 mascarillas a partir de un plan de Protección Civil.

Ayer, el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli, afirmó que "en breve se pondrá en marcha la producción nacional de mascarillas", ya prevista en el último decreto del Gobierno.

Borrelli añadió que ya había recibido solicitudes de producción de "muchísimas empresas".

Además, ya hay varias empresas que han donado mascarillas a los hospitales italianos, especialmente aquellos de Lombardía, la región más golpeada por el coronavirus y donde los médicos alertan de la falta de material sanitario.

Entre ellas, las compañías chinas Zomlion y Huawei, que han donado 50.000 y 200.000 mascarillas respectivamente, o el grupo empresarial Giglio, que regaló 10.000 mascarillas a la ciudad de Génova.