China desarrolla «con éxito» una vacuna y otros países investigan

Grandes, medianas y pequeñas empresas desarrollan diferentes ensayos para encontrar los posibles tratamientos y medicamentos contra la epidemia.
miércoles, 18 de marzo de 2020 · 00:04

AFP y EFE / EEUU y China

El Ministerio de Defensa de China aseguró  en un comunicado haber desarrollado “con éxito” una vacuna contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, causante de la neumonía Covid-19, y  autorizó las pruebas en humanos.

Según precisa la nota, China  aprobó los ensayos clínicos en humanos de una vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Academia Militar de Ciencias. La vacuna fue desarrollada por el equipo de investigación liderado por la epidemióloga Chen Wei, de la Academia Militar de Investigación Médica, dependiente de la Academia Militar de Ciencias.

Según Chen, la vacuna, desarrollada en consonancia con “estándares internacionales y la regulaciones locales”, está preparada para llevar a cabo “una producción a gran escala, segura y efectiva”.

Al margen de ello, empresas farmacéuticas y laboratorios de investigación trabajan a contrarreloj para encontrar vacunas y tratamientos contra el nuevo coronavirus que se extiende por todo el mundo. 

“Esto va a necesitar muchos ensayos, muchos errores, pero tenemos muchas opciones por explorar”, dice Benjamin Neuman, un virólogo de la Universidad de Texas A&M. 

Estos son algunos de los actores del sector farmacéutico, pequeños y grandes, que trabajan para derrotar al Covid-19. 

 Moderna

El objetivo de la empresa es una vacuna que podría estar disponible en un año y medio.

El primer ensayo clínico para probar una vacuna contra el nuevo coronavirus empezó el lunes en Seattle, indicaron las autoridades sanitarias estadounidenses. La vacuna se llama mRNA-1273 y es obra de los científicos de los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses y de la empresa de biotecnología Moderna, con sede en Cambridge, en el estado de Massachusetts. 

Los participantes en el ensayo deberán pasar por distintas fases para determinar si la vacuna es eficaz y segura. Funciona con la información genética de la parte del virus que se adhiere a las células y las infecta, unas puntas llamadas proteínas de espícula. 

Esa información se almacena en una sustancia llamada “ARN mensajero” que transporta el código genético del ADN a las células.  

Gilead Sciences 

Su objetivo es hallar un tratamiento que podría estar disponible en los próximos meses.

De todos los medicamentos que podrían combatir el coronavirus, el remdesivir de la compañía estadounidense Gilead podría ser el primero a la venta. 

El antiviral se creó para luchar contra otros virus como el ébola, aunque no surtió efecto, y aún no ha sido aprobado en ningún sitio. Pero ha sido prometedor en el tratamiento de pacientes contagiados por el coronavirus en China y se ha utilizado para ayudar a curar a dos pacientes en Estados Unidos y en Francia. 

El remdesivir se modifica en el interior del cuerpo humano para parecerse a uno de los cuatro elementos constitutivos del ADN, los nucleótidos. 

 Regeneron 

Su objetivo es el  tratamiento y vacuna, no se conoce cuándo podría estar disponible.

Regeneron desarrolló el año pasado un medicamento administrado por vía intravenosa, conocido como “anticuerpos monoclonales”, que permitió mejorar de manera significativa la tasa de supervivencia de pacientes enfermos de ébola. 

La empresa modificó genéticamente ratones para que tuvieran un sistema inmunitario parecido al de los seres humanos. Los ratones fueron expuestos a virus, formas atenuadas de virus o proteínas virales, para llevarlos a producir anticuerpos humanos, explica a la AFP Christos Kyratsous, vicepresidente de investigación en Regeneron. Esos anticuerpos se aislaron después y fueron examinados para seleccionar los más eficaces. Luego se pusieron en cultivo en laboratorios, se purificaron y fueron administrados a humanos. 

El medicamento podría funcionar como tratamiento y también como vacuna aunque, en el segundo caso, sus efectos solo serían temporales, ya que los anticuerpos no acabarán formando parte de la memoria del sistema inmunitarios de las personas. 

Regeneron intenta también luchar contra la inflamación de los pulmones que se produce en las formas más graves del nuevos coronavirus. Para ello utiliza otro de sus medicamentos, el Kevzara, destinado originalmente a la artritis. 

Sanofi 

El grupo farmacéutico francés Sanofi se unió al Departamento de Salud de EEUU para desarrollar una vacuna, utilizando una “tecnología de recombinación del ADN”. Ésta consiste en combinar el ADN del virus con el ADN de un virus inofensivo para crear una nueva entidad celular capaz de provocar una respuesta inmunitaria. Los antígenos creados por esa operación pueden reproducirse luego a gran escala. 

Esa tecnología es la utilizada por Sanofi para su vacuna contra la gripe. Gracias a sus investigaciones sobre el SRAS, la empresa cree tener cierta ventaja a la hora de crear rápidamente una vacuna contra el nuevo coronavirus. 
 

 Inovio Pharmaceuticals

Inovio, una compañía estadounidense de biotecnología, trabaja desde su creación en 1983 en vacunas ADN, que funcionan como las vacunas a base de ARN mencionadas anteriormente. 

“Prevemos empezar los ensayos clínicos en EEUU en abril y, poco después, en China y en Corea del Sur, donde la epidemia afecta a más gente”, declaró en un comunicado el presidente de Inovio, J. Joseph Kim. 

“Tenemos intención de entregar un millón de dosis de aquí a finales de año gracias a nuestros recursos y nuestras capacidades existentes”. Otras empresas como CureVac,  GlaxoSmithKlineJohnson & Johnson trabajan en la investigación.

Observan por primera vez la respuesta inmunitaria al coronavirus

Un grupo de investigadores en Australia aseguró  haber observado por primera vez la respuesta inmunitaria del organismo al Covid-19, un avance  potencialmente determinante para la lucha contra el virus que puso en alerta al mundo, según AFP.

Los científicos tomaron muestras de sangre de una paciente que se había contagiado con el nuevo coronavirus y había sido hospitalizada con síntomas moderados, según el artículo publicado en la revista Nature Medicine.

“Observamos una respuesta inmunitaria muy robusta que precedió a la recuperación clínica” de la paciente, dijo a la AFP Katherine Kedzierska, del Instituto Peter Doherty de Infecciones e Inmunidad, de la Universidad de Melbourne.

Esta reacción del cuerpo tuvo lugar cuando la enferma todavía “estaba visiblemente mal”, pero “tres días después se había curado”, añadió.

Keszierska dijo que la investigación de su equipo suponía “un paso importante para entender la recuperación frente al Covid-19”.

“Ahora nos podemos preguntar: ¿cuál es la diferencia con las personas (contagiadas) que se mueren?”, señaló.

 Kedzierska dijo que esto ayudará a los virólogos a desarrollar una vacuna porque el objetivo de la vacunación es replicar la respuesta inmunitaria natural del organismo a los virus. El equipo  identificó cuatro tipos de células inmunitarias en la sangre de la paciente que se recuperó del virus.
 

 

 

Más de
10
181