Carrera contrarreloj en busca de vacuna y patente contra el virus

China inició ensayos clínicos en humanos, mientras EEUU ya experimenta una fórmula en voluntarios. Brasil desarrolla una vacuna a partir de partículas artificiales.
jueves, 19 de marzo de 2020 · 00:24

AFP y EFE / Bruselas y otros

China, Estados Unidos (EEUU), la Unión Europea y Brasil están en una carrera contrarreloj para desarrollar una vacuna y la patente  contra el coronavirus a medida  que la pandemia se apodera de todo el mundo.

Científicos brasileños desarrollan una vacuna contra el coronavirus con un método diferente al utilizado hasta ahora por la industria farmacéutica y grupos de investigadores de otros países.


En el Instituto del Corazón (Incor) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (USP),  una decena de científicos brasileños de diversas áreas investiga desde hace un mes una vacuna a través de partículas artificiales semejantes al coronavirus, según explica el doctor Jorge Kalil, director del laboratorio y coordinador del proyecto.

Hasta ahora, la mayoría de los experimentos desarrollados en países como Alemania y Estados Unidos están centrados en vacunas creadas a partir del material genético del patógeno, más concretamente, de la inserción en la vacuna de moléculas sintéticas de ácido ribonucleico (RNA) mensajero.

 “La vacuna que nosotros proponemos parece la corteza de un virus, tiene la parte externa de un virus, pero no tiene ácido nucleico dentro, que es lo que le permite multiplicarse”, indica Kalil. “Y podemos hacer que en la superficie de esa partícula haya pedazos de proteína del coronavirus para que el sistema inmunológico lo perciba como si fuera el virus, dé una respuesta fuerte y sea capaz de producir anticuerpos contra esa parte del coronavirus que queremos atacar”, completa.

China y EEUU pugnan por la primicia de la vacuna y  también compite la UE. El primero en conseguir una vacuna eficaz que ponga fin a este enorme desafío sanitario, social y económico logrará el reconocimiento mundial, pero también una valiosísima patente.

Este hervidero en el mundo científico se ha empezado a notar en la Oficina Europea de Patentes (EPO, en sus siglas en inglés), donde ya han llegado las primeras solicitudes de patentes de medicamentos contra el coronavirus, pero aún son “muy pocas” y “secretas”, señala a Efe su portavoz de Comunicación, Luis Berenguer, quien rehúsa precisar el “contenido exacto” ni quiénes son sus depositantes.

China anunció ayer  que ha comenzado los ensayos clínicos en humanos de una vacuna contra el coronavirus desarrollada “con éxito” por la Academia Militar de Ciencias y preparada para “una producción a gran escala, segura y efectiva”, aunque habrá que esperar todavía varios meses para su uso masivo.

Apenas 19 horas después de que Washington comunicase el inició por su parte  las pruebas en humanos de una vacuna, Pekín hacía lo propio y aseguraba además que los procedimientos para ponerla a disposición de la población serán más rápidos en el gigante asiático que en EEUU, según el diario  Global Times.
 

La vacuna está preparada para llevar a cabo “una producción a gran escala, segura y efectiva”, aseguró la epidemióloga Chen Wei, líder del equipo de investigación de la Academia Militar de Investigación Médica, dependiente de la Academia Militar de Ciencias, que ha desarrollado el medicamento.

Estos anuncios se produjeron justo un día después de que expertos en EEUU iniciaran pruebas en humanos de otra vacuna contra el coronavirus. En ese país la primera dosis se administró a uno de los 45 voluntarios, todos ellos adultos sanos de entre 18 y 55 años de edad, que tomarán parte en este experimento a lo largo de seis semanas.

La vacuna se denomina RNA-1273 y ha sido desarrollada por científicos del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y de la compañía de biotecnología Moderna, informaron los Institutos Nacionales de Salud , que destacaron que el proyecto de inoculación frente al coronavirus ha tenido resultados prometedores en modelos animales.

Europa apuesta también al desarrollo de otra vacuna. “En otoño podría ser posible tener una vacuna para el coronavirus”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

Ochenta millones de euros es el apoyo financiero que ofreció  la Comisión Europea (CE) al laboratorio alemán CureVac, tras hacerse público que EEUU  estaba intentando hacerse con el derecho exclusivo de una potencial vacuna contra el coronavirus de esta empresa.

 

Más de
10