Más de 300 millones de estudiantes privados de almuerzos por el coronavirus

Los almuerzos que sirven los colegios "son muy nutritivos, previenen la anemia y evitan que los niños pasen hambre", dice Carmen Burbano, responsable de alimentación escolar en el Programa Mundial de Alimentos.
viernes, 20 de marzo de 2020 · 14:12

AFP / Ginebra, Suiza 

Más de 300 millones de menores en todo el mundo se han visto privados del comedor escolar por la pandemia del coronavirus, en particular en África donde, a menudo, la escuela ofrece la única comida del día, alertó este viernes la ONU

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), una agencia de la ONU, más de 860 millones de menores, entre ellos unos 320 millones de escolares, están afectados por el cierre de centros en los países donde ha llegado la pandemia de COVID-19.

El PMA estima que en torno a la mitad de los 18 millones de menores a los que se les garantizaba un almuerzo cada día ya han dejado de tenerlo.

"Se puede enseñar a distancia pero no alimentar a distancia, hay que encontrar soluciones", dice a la AFP Carmen Burbano, responsable de alimentación escolar en el PMA.

Los gobiernos de los países ricos como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido o Francia establecen mecanismos particulares para garantizar que los alumnos más pobres puedan comer.

Pero para los pequeños que viven en países con mucha pobreza, con conflictos armados y con unos sistemas sanitarios precarios o inexistentes, la situación es mucho más difícil.

En estos países, donde los almuerzos escolares representan en torno al 10% de los ingresos de muchas familias, el PMA organiza un sistema de raciones para llevar, la entrega de vales de alimentación o dinero en metálico.

Los almuerzos que sirven los colegios "son muy nutritivos, previenen la anemia y evitan que los niños pasen hambre", dice Carmen Burbano.

Para responder a la pandemia, que ha dejado ya más de 10.000 muertos en el mundo e infectado a cerca de 250.000 personas, el PMA insta a los Estados donantes que adelanten el pago de sus contribuciones anunciadas, en torno a 1.900 millones de dólares, para que una parte se pueda destinar a los escolares privados de clase.

El sector privado ha contribuido al esfuerzo, en particular en los países ricos. "Esperamos que podrá también apoyar a los países más pobres", insta Carmen Burbano.