El G7 dispuesto a apoyar la economía mundial ante la amenaza del coronavirus

martes, 3 de marzo de 2020 · 17:00

AFP / Estados Unidos 

El club de los países más ricos del planeta anunció este martes que está dispuesto a utilizar "todos los instrumentos" a su alcance para apoyar a una economía mundial que parece desfallecer a causa del coronavirus, que se expande inexorablemente fuera de China.

"Los ministros de Economía del G7 --Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido-- están listos para actuar, e incluso para tomar medidas presupuestarias si es necesario, para (...) apoyar la economía", según un comunicado difundido tras una conferencia telefónica del grupo.

Los gobernadores de los bancos centrales se comprometieron por su parte a "apoyar la estabilidad de los precios y el crecimiento económico, manteniendo la resistencia del sistema financiero". 

Poco después del anuncio del G7, la Reserva Federal estadounidense decidió recortar sus tasas de interés de referencia en 0,5 puntos de base ante el creciente riesgo económico provocado por la epidemia de coronavirus.

Un gesto que impactó rápidamente en las principales bolsas europeas, después de que la semana pasada cayeran a niveles parecidos a los de la crisis del 2008.

Al cierre, la bolsa de París subió 1,12%, Fráncfort 1,08%, Londres 0,95%, Madrid 0,80% y Milán 0,43%.

3.155 muertos

Pero, por el momento, nada indica que el compromiso del G7 y de la Fed será suficiente para reactivar la economía mundial, que funciona al ralentí a medida que la enfermedad va propagándose.

En total, hay más de 92.000 casos, de los cuales 3.155 decesos, y 77 países y territorios afectados, según un balance establecido por la AFP a partir de fuentes oficiales el martes a las 17H00 GMT.

La epidemia parece reducirse en China, donde se han impuesto medidas drásticas para aislar a 50 millones de personas desde enero. En total, el gigante asiático contaba con 80.151 casos y 2.943 fallecimientos. Solamente un 1% de estos contagios no presentan ningún síntoma, indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Pero la provincia de Zhejiang (este) anunció que ocho chinos que regresaron de Italia son portadores del virus, lo que ha disparado todas las alarmas, confirmando el temor a que ahora la epidemia pueda importarse.

La propagación se acelera fuera de China, en países ya alcanzados por el COVID-19, como Corea del Sur --5.186 casos, 28 muertes-- o en nuevos Estados, como Arabia Saudita.

Este reino, el único país del Golfo que no había informado de casos en su territorio, dio cuenta el lunes del primer contagio por coronavirus, una persona de regresó de Irán, el país con el mayor número de muertes relacionadas con la enfermedad después de China (77 fallecidos). 

La Unión Europea subió su evaluación del riesgo de "moderado a alto". Los ministros de Sanidad del bloque celebrarán una reunión extraordinaria el viernes en Bruselas. 

Italia, el país más afectado de Europa, registró 79 fallecimientos, y más de 50.000 habitantes están aislados en los 11 municipios de la "zona roja", en el norte del país. 

El papa dio negativo

El papa Francisco, que anuló un retiro espiritual fuera de Roma por un "resfrío" que le provoca tos, dio negativo en un estudio para detectar una posible infección con el nuevo coronavirus, según el Vaticano.

En Estados Unidos se registraron otros cuatro muertos el lunes, lo que eleva a seis el total. Hay más de 90 pacientes confirmados, la mitad de ellos repatriados desde el extranjero. 

Varios pacientes diagnosticados en los últimos días no tenían un vínculo conocido con un brote de la epidemia, lo que sugiere que la enfermedad está comenzando a propagarse en territorio estadounidense. 

El vicepresidente estadounidense Mike Pence anunció que un tratamiento podría estar disponible "para el verano o el comienzo del otoño".

A nivel de equipamiento médico, los fabricantes de mascarillas de protección y sus distribuidores no dan abasto ante una demanda que se ha disparado.

En ese sentido, la OMS alertó el martes sobre las reservas del material protección en el mundo.

"La OMS ha enviado cerca de medio millón de equipos de protección individual a 27 países, pero las reservas sufren un rápido agotamiento", declaró el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En Francia, que ha registrado más de 200 casos y cuatro fallecidos, el presidente Emmanuel Macron anunció que el Estado confiscará "todas las reservas y la producción de mascarillas de protección" para distribuirlas al personal sanitario y a las personas infectadas.

Una medida que busca impedir casos como el ocurrido en un hospital de Marsella (sur), donde fueron robadas unas 2.000 mascarillas quirúrgicas.

Ante la inexorable propagación del virus, numerosas empresas toman precauciones que afectan al día a día de millones de personas. 

Los gigantes digitales Google y Twitter alentaron a sus empleados a trabajar desde casa, y en Reino Unido, un británico de cada cinco podría ausentarse temporalmente de su trabajo cuando la propagación alcance su punto máximo, estimó el martes el gobierno. 

En China, las fábricas del gigante taiwanés Foxconn, el principal proveedor de Apple, funcionan a la mitad de su capacidad habitual.

1
1