Cepal, Banco Mundial, FMI prevén la peor caída del PIB

La Cepal advierte que los sectores más golpeados serán el comercio, servicios, restaurantes. Aumentará el desempleo, la pobreza y disminuirán las remesas.
miércoles, 22 de abril de 2020 · 00:29

Página Siete y EFE  / La Paz

El riesgo de recesión en Bolivia se profundiza luego de que los organismos internacionales pronostican una severa caída del Producto Interno Bruto (PIB) boliviano este año. Ayer la Cepal proyectó que la economía se contraerá en 3% y aumentará la pobreza.

La semana pasada el Banco Mundial pronosticó una contracción de 3,4% para este año y el Fondo Monetario Internacional (FMI) una tasa negativa de 2,9%. A esto  se suma la caída del precio del petróleo que reducirá los ingresos por venta de gas. 

  En el documento  Dimensionar los efectos del Covid-19 para pensar en la reactivación, por participación en el PIB de los sectores productivos la Comisión Económica para América Latina (Cepal)  proyecta que en Bolivia  los  más afectados por el impacto de la pandemia en un 20,6% serán comercio al por mayor y menor, hoteles, restaurantes, transporte, almacenamiento, comunicaciones y servicios. 

 En un 60% serán medianamente afectados minería, industria manufacturera, suministro de gas, agua, construcción, intermediación financiera, inmobiliarias, servicios empresariales y de alquiler, administración pública, servicios sociales.

En un 14,4% los menos afectados serán los sectores de agricultura, ganadería, caza, pesca.

Latinoamérica se contraerá un 5,3 % en 2020 debido a la pandemia del nuevo coronavirus, lo que generará casi 11,5 millones de nuevos desempleados y casi 30 millones más de pobres, estimó este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

 El paro económico en los principales socios comerciales de la región, la caída en el valor de las materias primas y el golpe en áreas como el turismo llevarán a “la peor contracción de la actividad económica que la región haya sufrido desde que se iniciaron los registros, en 1900”, indicó .

 Los indicadores laborales también sufrirán un importante deterioro: la tasa de desempleo se ubicaría en torno al 11,5 %, lo que implica un aumento del 3,4%  con respecto a 2019, y el número de parados llegará a los 37,7 millones, 11,6 millones más que el año anterior. “La alta tasa de informalidad laboral de la región hace a los trabajadores muy vulnerables a los efectos de la pandemia y a las medidas para enfrentarla”, alertó la Cepal, que hace un mes estimó una contracción para Latinoamérica de entre el 1,8 % y el 4 %, pero se vio obligada a hacer una revisión a la baja dado el empeoramiento del escenario mundial. Con respecto a la pobreza, el organismo calcula que la tasa aumentará este año del 30,3 % al 34,7 %, lo que significa una subida de 28,7 millones de personas en situación de pobreza. La proyección de pobreza extrema no es  alentadora: se espera un incremento del 11% al 13,5 %, lo que representa un aumento de 16 millones de personas. 

La Cepal también alerta de que las remesas hacia Latinoamérica se podrían contraer entre un 10%  y un 15 % en 2020 y podrían pasar entre 4 y 8 años para que retomen el monto alcanzado en 2019.

Para el organismo  la salida de la crisis dependerá de la fortaleza económica de cada país pero las “asimetrías” en la región hacen que cobre aun más importancia el papel que jueguen organismos como el FMI y el Banco Mundial para garantizar el financiamiento y sostener el gasto social. La región, con 626 millones de personas y considerada la más desigual del mundo, enfrenta la pandemia en un momento  de vulnerabilidad macroeconómica, con un crecimiento  de apenas 0,1 % el año pasado.

Experto advierte que reactivación tardará más

El analista económico y docente universitarios, Napoleón Pacheco advirtió que Bolivia por ser un productor de materias primas tardará más en recuperarse de una recesión y alertó que  a la caída de ingresos se sumará el descenso de remesas.

“ La economía de la regiòn y de Bolivia están en recesión y esto se va prologar hasta segundo semestre de 2021 peor en el aso nuesto en medida que economía se asienta en exportación de materias primas la recuperación demandará un tiempo mayor en comparación a países con base industrial”, precisó.

Por otra parte alertó de una severa caída de las remesas del exterior que puede alcanzar los 600 millones de dolares. El año pasado el país captó mas de 1.100 millones de dólares y un 40% proviene de España y luego viene Estados Unidos (EEUU) y en estos países hay fuerte desempleo.

 Estos recursos son destinados por las familias al consumo y su caída puede profundizar la recesión económica. 

Según Pacheco los fondos que capta el país de organismos internacionales ayudan, pero son reducidos respecto a la magnitud de la recesión y el déficit fiscal y comercial del país.

Añadió que las medidas que impulsa el Gobierno son correctas,  pero no hay un plan integral para enfrentar la crisis sanitaria y económica. 

Petróleo cierra en $us 10 y el país perderá $us 700 MM

El barril de petróleo para entrega en mayo cotizado en Nueva York volvió al terreno positivo ayer luego de derrumbarse el lunes, pero la cotización del barril con entrega en junio tuvo una caída histórica de 43%. El país perderá 700 millones de dólares de ingresos.

El precio del barril de WTI  de referencia en Bolivia,  cayó el lunes por primera vez en la historia a terreno negativo, lo cual significa que los inversores pagan para encontrar compradores para el petróleo físico. Ayer, luego de varios vaivenes, ese contrato terminó en 10,01 dólares.

Este repunte no augura sin embargo un cambio de tendencia para las semanas que vienen.

El barril para entrega en junio, que será la referencia desde el miércoles, cayó 43% a 11,57 dólares, algo nunca visto desde la creación de estos contratos a futuro en 1983. Durante la jornada llegó a caer a 6,50 dólares.

En Bolivia, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Herland Soliz informó que el impacto de la caída del precio del petróleo para el país será de un descenso de 700 millones de dólares. Pero se ahorrará unos 500 millones de dólares por la importación de carburantes.

Wall Street volvió a caer  y el Dow Jones, su principal indicador, bajó un 2,67% arrastrado por el histórico desplome en los precios del petróleo en EEUU.  El Dow Jones recortó 631,56 puntos. El selectivo S&P 500 descendió un 3,07% hasta 2.736,56 enteros; y el índice  Nasdaq, que aglutina a las tecnológicas más importantes, retrocedió un 3,48 % o 297,50 puntos, hasta 8.263,23 enteros. (AFP y EFE).

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de
3
1