Golpe a cloroquina: estudio con 100.000 casos descarta eficacia

Un estudio revela que un 18% de pacientes tratados con hidroxicloroquina murió y un 16,4% con cloroquina. Riesgo sube hasta 23,8% junto a antibióticos.
sábado, 23 de mayo de 2020 · 00:04

AFP y EFE /  París

Mientras Estados Unidos (EEUU) y Brasil  abanderan el  uso de la cloroquina e hidroxicloroquina en pacientes con Covid-19, estos fármacos  recibieron un duro golpe cuando el estudio mas serio realizado en 100.000 enfermos descartó su eficacia.

Los autores del estudio publicado en la revista científica The Lancet subrayaron que ambos medicamentos no tenían ningún efecto en pacientes hospitalizados con coronavirus.

A partir de los datos de 96.000 pacientes en centenares de hospitales, concluyeron que administrarlos aumentaba el riesgo de morir. 

Para ello, compararon los resultados de cuatro grupos: quienes fueron tratados solo con hidroxicloroquina, solo con cloroquina y dos grupos que recibieron uno de los dos combinado con antibióticos.

También había un grupo de control de pacientes que no recibieron ninguno de estos tratamientos. Al final del estudio, 9% de estos murieron.

Entre quienes fueron tratados solo con hidroxicloroquina y cloroquina, murieron respectivamente 18% y 16,4%.

Con antibióticos, fallecieron 22,8% de los que recibieron cloroquina y 23,8% de los que tomaron hidroxicloroquina.

A partir de estos datos, los autores del estudio estimaron que con estos medicamentos los pacientes tenían un 45% más riesgo de morir que quienes sufrían ya algunas patologías. 

”El tratamiento con la cloroquina o la hidroxicloroquina no beneficia a los pacientes con COVID-19”, dijo Mandeep Mehra, autor principal del estudio y director  del Brigham and Women's Hospital Center for Advanced Heart Disease, en Boston. “Al contrario, nuestra constatación sugiere que puede estar asociado a un mayor riesgo de problemas cardíacos graves y a un mayor riesgo de muerte”, precisó.

Varios estudios anteriores ya habían destacado la ausencia de beneficios de la hidroxicloroquina y sus posibles riesgos. 

El presidente de EEUU, Donald Trump defiende la hidroxicloroquina pese a que la propia agencia gubernamental FDA desaconseja su toma para la Covid-19. Gran Bretaña pasó por su parte un pedido de este medicamento por valor de 42 millones de dólares. Brasil amplió el uso de los fármacos en casos leves.

Para Mehra los ensayos clínicos aleatorios son esenciales para confirmar cualquier daño o beneficio, mientras tanto, “sugerimos que estos fármacos no deben utilizarse como tratamientos para Covid-19 fuera de los ensayos clínicos”.

De los tratados con cloroquina o hidroxicloroquina sola, alrededor de uno de cada seis pacientes había muerto; cuando los medicamentos se utilizaban en combinación con un antibiótico macrólido,  la tasa de mortalidad aumentaba a más de uno de cada cinco en el caso de la cloroquina y casi uno de cada cuatro en el de la hidroxicloroquina.

Parte de la diferencia en las tasas de mortalidad se debe a distinciones subyacentes entre los pacientes que recibieron los tratamientos y los que no los recibieron. Tras tener en cuenta factores como la edad, la raza, el índice de masa corporal y las condiciones de salud subyacentes, como las enfermedades cardíacas, pulmonares y la diabetes, los investigadores concluyen que estos regímenes de medicamentos se asocian a un mayor riesgo de muerte.

Los autores explican que si la tasa de mortalidad es del 9,3% en el grupo de control, después de ajustar los demás factores clínicos, la tasa atribuible al uso de los regímenes farmacológicos se elevaría al 12,4% y 13,4%.

Stephen Griffin, profesor asociado de la Escuela de Medicina de la Universidad de Leeds que no participó en el estudio publicado en The Lancet, estimó que estos resultados “pueden ser cruciales para la terapia de la Covid-19”. “Indican que estos medicamentos no deben usarse al margen de un ensayo clínico, que permite vigilar a los pacientes en caso de complicaciones”, dijo.

 Laa cloroquina es un fármaco antipalúdico y su análogo, la hidroxicloroquina, se utiliza para tratar enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis. Trump aseguró que se lo tomaba de manera preventiva.
 

OMS no respalda a Brasil en tratamiento

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no respalda la decisión del Gobierno de Brasil de aprobar el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina para el tratamiento de la Covid-19, debido a que no hay pruebas científicas que establezcan que es un medicamento seguro y eficaz contra esta enfermedad.

“Las evidencias clínicas no respaldan el uso de este medicamento y no se recomienda al menos hasta que no se tengan resultados claros de los ensayos clínicos”, dijo el director del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan. Agregó que las investigaciones de la oficina regional de la OMS para América, conocida como Organización Panamericana de la Salud (OPS), tampoco han llegado a conclusiones que permitan recomendarla.

El Ministerio de Salud de Brasil publicó este miércoles, por indicación del presidente del país, Jair Bolsonaro, un protocolo para el tratamiento de pacientes con coronavirus, que ampara el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina en casos leves.

 Ryan recordó que no existen pruebas científicas que respalden su utilidad como tratamiento o como profilaxis, es decir para prevenir el nuevo coronavirus. (EFE).

Advierten que brote de virus es más grave si hay polución

Observaciones epidemiológicas hechas en Italia, China y Estados Unidos muestran que el brote del coronavirus es más grave donde hay niveles más altos de polución o Particulas Materiales (PM) en el aire.

Un grupo internacional llamado Rescop investiga la relación entre la Covid-19 y la contaminación ambiental, según informa la española Universitat Rovira i Virgili (URV), que participa con su grupo TecnATox en este proyecto global.

Rescop es un grupo operativo internacional de investigadores que ha aceptado la propuesta de la Sociedad Italiana de Medicina Ambiental (SIMA) de confirmar si las partículas materiales (PM) en el aire ayudan o no a la expansión de la pandemia.

Se  hacen pruebas independientes en Madrid, Barcelona, Bruselas, Londres, Nueva York, Milán, Bérgamo y Nápoles. Varios científicos seguirán las huellas del coronavirus investigando las partículas PM10 y PM2.5.

Las PM10 son partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen, dispersas en la atmósfera, de un diámetro que varía entre los 2,5 y los 10 micrómetros (1 micrómetro es la milésima parte de 1 milímetro).

Las PM2.5 son partículas de un diámetro de 2.5 micrómetros o inferior; pueden incluir sustancias químicas orgánicas, polvo y metales, entre otros y proceden del tráfico, industrias diversas, quema de maderas.  Las muestras se analizarán en laboratorios de virología en el centro de investigación internacional de las Naciones Unidas sobre Ingeniería Genética y Biotecnología  y el Centro Severo Ochoa de Biología Molecular en Madrid.   

El líder del grupo TecnATox de la URV, Josep Domingo, señala que la contaminación “podría influir en la transmisión y severidad de la COVID-19” (EFE).

 

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

Más de
84
7