Una vacuna eficaz y segura puede demorar unos 18 meses

Una vacuna segura y eficaz interrumpirá totalmente los contagios, pues el confinamiento es caro y difícil de mantener durante un periodo de tiempo prolongado.
domingo, 24 de mayo de 2020 · 00:50

Agencias  / Ginebra

El desarrollo de una vacuna será un punto de inflexión determinante en la lucha contra el coronavirus que ya mató a más de 339 mil personas en el mundo y ha dejado 5,1 millones de contagios.

La farmacéutica Moderna, de EEUU, anunció resultados prometedores para su vacuna experimental. Pero también el Instituto de Biotecnología de Pekín  anunció que los  resultados de la primera fase de los ensayos clínicos de una vacuna demuestran que “ es segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmunológica contra el coronavirus”. Esos dos parecen ser, de momento, los proyectos más prometederores para hallar la respuesta.

¿Por qué es esencial una vacuna?  Epidemiólogos, virólogos y expertos en salud pública coinciden en que solo con campañas de vacunación masivas se logrará frenar eficazmente la pandemia de la Covid-19.

 Las investigaciones siempre parten de la premisa de que el desarrollo de vacunas se caracteriza por un alto nivel de fracaso, pero los proyectos en marcha son más de un centenar, algunos ya en fase avanzada, y nunca antes la comunidad científica internacional había actuado tan coordinadamente ni con tantos recursos para solucionar un problema.

Las vacunas son preparaciones biológicas capaces de generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos dentro del organismo. Este proceso estimula el sistema inmunológico para que sea capaz de reconocer más adelante al agente patógeno como una amenaza y destruirlo, después de generar lo que se conoce como “memoria inmunológica”.

Hasta que no se encuentre una vacuna efectiva, el coronavirus  podrá circular libremente por las personas, que estarán completamente expuestas ante el patógeno. El nuevo virus ha demostrado una capacidad de contagio superior a la que en un principio se estimó, lo que le ha permitido propagarse a lo largo y ancho del mundo de una manera explosiva.

La frenética carrera por encontrar una vacuna tiene ante sí un triple desafío titánico. Primero, para acortar los plazos debe conseguir acelerar esa relativa lentitud que caracteriza al proceso habitual de desarrollo. Pero también hay que considerar que la vacuna realmente exitosa no tiene que ser solo efectiva, sino que además debe poder producirse a gran escala, por lo que la implicación de la industria farmacéutica es fundamental. 

El tercer paso sería asegurar campañas masivas de vacunación. La suma de estos tres grandes objetivos convierten a este reto en uno de los más importantes a los que se ha enfrentado la ciencia en toda la historia.

No habrá una vacuna viable ni eficaz antes de 12 o 18 meses

Esta carrera está marcada por un interrogante más: ¿qué pasaría si finalmente no se consigue ese objetivo de encontrar una vacuna? No faltan expertos que consideran que todos los esfuerzos científicos podrían resultar vanos y esta solución podría no llegar nunca. 

Los cálculos más optimistas  indican que no habrá ninguna vacuna viable ni eficaz antes de 12 o 18 meses. El proceso se está acelerando, pero hay fases que no pueden ser más rápidas, especialmente las relacionadas con la seguridad, que requieren de meses de pruebas. En condiciones normales el desarrollo de una vacuna se extiende durante varios años e incluso décadas.

Como consecuencia del alto margen de error del desarrollo de vacunas, los investigadores suelen seguir un proceso lineal en el que cada evidencia se analiza hasta el mínimo detalle antes de dar el siguiente paso.  Pero ahora los procesos de investigación arrancan lo antes posible y muchas fases se ejecutan en paralelo, abandonando el esquema lineal. El objetivo es ganar tiempo a toda costa, aunque eso pueda conllevar un mayor riesgo de fracaso.

Fases de  la vacuna

  • Fase 0 Antes de cualquier prueba clínica en humanos, el candidato a vacuna debe superar una preclínica, con  pruebas in vitro y en animales.
  • Fase 1 La vacuna se prueba en pequeños grupos de entre 20 y 100 personas sanas. El estudio se centra en confirmar que es segura y efectiva, identificando  efectos secundarios.
  • Fase 2 Es un estudio a mayor escala en el que participan varios cientos de personas. Aquí se evalúan los efectos secundarios más comunes.
  • Fase 3  Es un ensayo mucho más grande en el que participan varios miles.
  • Fase 4 Se da después de que  haya sido sido aprobada, para reforzar su eficacia.

114 proyectos en carrera pueden llegar a la vacuna

Desde que  OMS declaró el brote de coronavirus como pandemia, los proyectos de vacuna se han multiplicado en todo el planeta. El organismo internacional reconoce 114 proyectos que ya han encontrado un candidato a vacuna y se encuentran en fase preclínica.

El Instituto de Biotecnología  de Pekín trabaja en  una vacuna de vector viral. Al ser también de una vacuna de subunidad -una fórmula de nueva generación que no contiene patógenos-, se caracteriza por su seguridad. 

La vacuna de Moderna, de EEUU, está basada en ARN mensajero, combinado con el código genético del virus.

China también está desarrollando otros dos proyectos independientes entre sí y muy prometedores. Ambos se basan en virus inactivados y detrás de ellos está Sinopharm, el gigante farmacéutico de carácter estatal.

La Universidad de Oxford (Reino Unido) está utilizado una versión modificada de adenovirus de chimpancé, y ya han comenzado los ensayos en humanos voluntarios. 

La alemana BioNTech se alió en enero con la farmacéutica estadounidense Pfizer para desarrollar una vacuna y ya han comenzado los ensayos en humanos.

Inovio Pharmaceuticals (Estados Unidos) también está probando clínicamente una vacuna. Comenzó en abril sus ensayos en humanos, basados en el ARN del virus.  El Instituto Pasteur (Francia) trabaja también en una “vacuna universal contra los coronavirus” que actúe sobre las proteínas comunes de esta familia de virus.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

69
3

Otras Noticias