¿Puede el Covid-19 desatar una guerra fría entre EEUU y China?

Las relaciones entre ambos países están en su peor momento en décadas, con la profundización de la desconfianza y el coronavirus reavivó las tensiones.
lunes, 25 de mayo de 2020 · 00:36

Agencias  / Pekín y Washington

La tensión entre China y Estados Unidos crece  cada día y volvió a escalar  ayer domingo cuando  el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, acusó a Washington de estar llevando las relaciones entre las dos principales potencias mundiales “al borde de una nueva guerra fría”.

 Yi, dijo que Washington se ha infectado con un “virus político” que aprovecha “todas las ocasiones para atacar y difamar a China”.

“Algunas fuerzas políticas de Estados Unidos están tomando como rehén las relaciones entre China y Estados Unidos y empujando a nuestros dos países al borde de una nueva Guerra Fría”, dijo Yi. 

El canciller chino también acusó a los políticos estadounidenses de “propagar rumores” para “estigmatizar a China”, donde surgió el nuevo coronavirus a finales del año pasado.

¿Una guerra?

Pero, ¿puede el Covid-19 desatar una guerra fría entre estas dos potencias? 

El analista Eduardo López-Collazo sostiene que “la Tercera Guerra Mundial ha llegado y lo ha hecho como habíamos predicho los científicos. El enemigo es común para toda la humanidad, no lo podemos ver y se llama SARS-CoV-2”.

“La catástrofe está alejada de conflictos religiosos, intrigas entre potencias y escaladas nucleares”, agrega.

Este virus “ no distingue entre pobres y ricos, no se pone exquisito respecto a las razas, ni hace una evaluación de tu intención de voto. Simplemente te infecta y, acto seguido, devienes un transmisor eficiente de la enfermedad”. El día a día es una guerra en tiempos de paz.

La “guerra financiera” entre ambos países ya existe, en medio de una escalada de advertencias y medidas en cuanto a los aranceles en productos clave. 

Trump ha dejado claro en varias ocasiones que no va a renegociar el acuerdo comercial y continúa atacando al gigante asiático. Ayer domingo  dijo que “China podría haber parado el coronavirus evitando que saliera de sus fronteras si hubiese querido”.

“Ahora es algo terrible y podrían haberlo parado si hubieran querido. Sea por incompetencia o porque no quisieron, en cualquier caso es inaceptable”, dijo el mandatario en una entrevista con el programa de televisión Full Measure.

Las relaciones entre China y Estados Unidos están en su peor momento en décadas, con la profundización de la desconfianza y el coronavirus reavivó las tensiones. 

Para el editor jefe de Global Times, Hu Xijin, “ los dos países se distancian cada vez más entre sí, varios conflictos están aumentando, por lo tanto, el riesgo de un choque militar es cada vez mayor. Pero mientras tanto, ambos no quieren una guerra”.

Y José Luis Cárpatos, máximo ejecutivo  de Serenity Markets, advierte  que “parece que amenaza con una especie de escalada militar entre ambos, ya mucho más allá de la guerra comercial”.

Ante la “devastación” que está causando el virus, el jefe de la diplomacia china instó a EEUU a “no malgastar más un tiempo valioso” para luchar contra la pandemia y “no ignorar las vidas”.

“Hay cosas más importantes que hacer entre Estados Unidos y China, lo primero, aprender el uno del otro, compartir la experiencia y ayudarse mutuamente para vencer al virus”, dijo.

“Pierden con la confrontación y ganan con la cooperación”

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, dijo  que su país “no tiene intención de cambiar a los Estados Unidos, mucho menos de reemplazarlos”, pero añadió que EEUU “debe abandonar la ilusión de que puede cambiar a China”.

También aseguró que los que quieren que su país pague una compensación por haber sido el primero en sufrir el coronavirus, tal como piden algunos dirigentes de EEUU, “están soñando despiertos”.

El canciller recalcó que los dos países “pierden con la confrontación y ganan con la cooperación” por lo que deben encontrar “un modo de convivir pacíficamente, pese a las diferencias entre sus sistemas y culturas”, ya que ambos tienen “grandes responsabilidad para mantener  la paz mundial.

Wang Yi tambièn dijo que China está “abierta” a una cooperación internacional para identificar el origen del nuevo coronavirus, pero la investigación debe ser liderada por la  OMS y “sin injerencias políticas”.

La imparcialidad significa un proceso sin injerencia política, respeto a la soberanía de todos los países y sin presunción de culpa, afirmó.

Para EEUU l virus se escapó de un laboratorio chino de máxima seguridad, pero los científicos creen que el virus saltó de un animal a los humanos.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

74
3