Plasma y anticoagulantes se ensayan para tratar Covid-19

Argentina comenzó a realizar pruebas con plasma de pacientes recuperados y los anticoagulantes previenen infartos y ayudan a aliviar la trombosis.
jueves, 7 de mayo de 2020 · 00:04

EFE/ Buenos Aires

Ensayos con plasma de pacientes recuperados, o el uso de anticoagulantes son algunas de las opciones que se ensayan en  países  para mejorar la supervivencia de personas enfermas con el Covid-19.

 
Las autoridades sanitarias de Argentina anunciaron  que comenzaron los ensayos clínicos de enfermos con el nuevo coronavirus con plasma de pacientes ya recuperados y convocaron a los ciudadanos que recibieron el alta médica a donar su plasma para colaborar en este tratamiento terapéutico.

El objetivo es “ver de qué manera el uso de plasma evita la progresión de la patología respiratoria y evita que ese paciente ingrese en terapia con respirador artificial”, precisó Daniel Fontana, coordinador de la Dirección de Sangre y Medicina Transfusional. El funcionario aclaró que aún no existen estudios a nivel internacional que garanticen que el uso terapéutico del plasma de convalecientes del Covid-19  es “seguro y eficaz”.

La jefa del Departamento de Hemoterapia del Hospital de Clínicas de Buenos Aires, Alejandra Vellicce, puntualizó no obstante que “el uso expandido para plasma de convaleciente en el tratamiento de pacientes con Covid-19 muestra resultados de notable mejoría en diez de cada diez pacientes en los que se utilizó”. “Es un método experimental ya que hasta la fecha no se cuenta con un tratamiento específico para la enfermedad”, puntualizó la médica del Hospital de Clínicas, una de las entidades en donde se comenzó a aplicar esta terapia para enfermos del virus.

El plasma es la parte líquida de la sangre y se obtiene a través del proceso de aféresis, que permite la separación de los diferentes componentes de la sangre: glóbulos rojos, plaquetas y plasma. El mecanismo separa el plasma y por otra vena en forma simultánea devuelve al donante el resto de los glóbulos rojos y plaquetas. El ensayo clínico nacional iniciado el lunes en Argentina cuenta con seis centros para captación de plasma de pacientes recuperados de Covid-19, que sólo podrán donar después de transcurridos 14 días del alta médica.

Una segunda fase del proyecto es “la producción de un medicamento con este plasma de anticuerpos, la globulina híperinmune, en la planta de hemoderivados de la Universidad de Córdoba”, en el centro del país, informó Fontana.

 La respuesta inflamatoria que provoca el coronavirus favorece la aparición de trombosis venosa o arterial, así como lesiones cardíacas. Ahora, científicos españoles han constatado que los anticoagulantes pueden mejorar la supervivencia de los pacientes con Covid-19, al prevenir infartos o ictus.

Los resultados de esta investigación con 2.773 pacientes se publican en la revista The Journal of the American College of Cardiology (JACC) y, según sus autores, estos hallazgos podrían aportar una nueva visión sobre cómo tratar y manejar a los pacientes con coronavirus una vez que ingresan en los hospitales.

El trabajo está dirigido por Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), en Madrid, y del Instituto Cardiovascular Monte Sinaí de Nueva York (Estados Unidos).

 “Este trabajo demuestra que los anticoagulantes (fármacos que ralentizan la coagulación de la sangre), administrados por vía oral, subcutánea o intravenosa, pueden desempeñar un papel importante en el cuidado de los pacientes con Covid-19 al prevenir posibles eventos mortales asociados con el coronavirus, como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y embolia pulmonar”, asegura Fuste en su investigación.

Antivirales para el tratamiento

Antivirales como el remdesivir, el lopinavir y ritonavir están entre algunos antivirales con los que se ha experimentado por su posible eficacia en el tratamiento de pacientes con el nuevo coronavirus.

 También se ha recurrido a los interferones beta (químicos que libera el cuerpo cuando los ataca un virus y sirven para tratar la esclerososis múltiple)  o a la dexametazona para apoyar el sistema inmunitario

La agencia reguladora de medicamentos de Estados Unidos FDA autorizó el uso de emergencia del fármaco experimental remdesivir en pacientes con Covid-19.

  Este medicamento  se incorpora al genoma del virus, provocando un cortocircuito en su proceso de replicación.

 Otro tipo de terapias incluyen la combinación de hidroxicloroquina y un antibiótico, para lo cual los estudios son de calidad inferior e inconsistentes. Lo mismo ocurre con la búsqueda de medicamentos para prevenir el brote inflamatorio aparentemente causado por el coronavirus. El tocilizumab es efectivo, según un estudio francés, pero una molécula similar utilizada contra la artritis (sarilumab, marca Kevzara) no ayudó a los pacientes en otro ensayo con placebo.

También se acelera búsqueda de vacuna. (EFE, AFP).

Estudio valida utilidad de los anticuerpos de las llamas

La búsqueda de un tratamiento efectivo frente a la COVID-19 lleva a los investigadores a no descartar ninguna posibilidad y así un equipo ha encontrado un aliado poco habitual en su trabajo, los anticuerpos producidos por las llamas.

Un estudio que publica la revista Cell firmado por investigadores de las universidades de Texas (EEUU) y Gante (Bélgica) abre una posible vía de tratamiento del SARS-CoV-2 gracias a anticuerpos procedentes de las llamas, mamíferos artiodáctilos, para crear otro nuevo.

Los investigadores vincularon dos copias de un tipo especial de anticuerpo producido por las llamas para crear uno nuevo “que se une firmemente” con la proteína Spike (S) del coronavirus, que es clave para que este pueda penetrar en las células humanas. Las pruebas iniciales “in vitro” indican que el nuevo anticuerpo bloquea a los virus que tienen en su envuelta la proteína Spike para que no infecte a células en cultivo, según explica la Universidad de Texas.

Uno de los firmantes principales del estudio, Jason McLellan de la Universidad de Texas destacó que “este es uno de los primeros anticuerpos conocidos para neutralizar el SARS-CoV-2”, que causa el Covid-19.  Las vacunas deben ser administradas uno o dos meses antes de la infección para proporcionar protección, mientras que las terapias de anticuerpos son eficaces tras la administración y pueden emplearse para tratar alguien que ya está enfermo para disminuir la gravedad de la enfermedad”, explicó McLellan.

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

Más de