Voluntaria que recibió la vacuna: “Quiero contribuir a la ciencia”

La pediatra Mónica Levi, que recibió su inyección el 21 de julio, cuenta que sintió “dolor de cabeza y escalofríos” el primer día. Toma paracetamol para el alivio.
miércoles, 29 de julio de 2020 · 00:04

AFP  / Sao Paulo

“Quiero contribuir y esta es mi contribución con la ciencia”, asegura  la médico pediatra Mônica Levi, voluntaria en Sao Paulo de uno de los programas más avanzados de vacuna contra el coronavirus que ya dejó más de 87.000 muertos en Brasil.

“Mi bandera es la vacunación. Entonces, tengo que ser coherente con lo que creo”, agrega la doctora Levi, de 54 años, que ejerce desde hace 23 años en la Clínica Especializada en Enfermedades Infecciosas  y Parasitarias y en Inmunizaciones (Cedipi) de la ciudad paulista.

La médica es una de las 5.000 cobayas (conejillos de indias  humanos) que participan en Brasil en las pruebas de fase 3 -la última antes de la homologación- de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19, desarrollada por la Universidad de Oxford junto a la farmacéutica británica AstraZeneca. 

Brasil fue además el primer país en iniciar las pruebas de fase 3 de la vacuna china Coronavac, del laboratorio Sinovac Biotech.

Los voluntarios se reclutan principalmente entre personas que por su profesión están más expuestas al virus en este país, el segundo en número de casos y de muertos de Covid-19, detrás de Estados Unidos (EEUU).

“Escogieron profesionales de la salud porque estamos en riesgo constante. Las exigencias: tener de 18 a 55 años, estar en funciones de atención al público, no tener comorbilidades y no estar embarazada”, enumera Levi, al referirse al proceso de selección de la vacuna de Oxford.

Cuando Levi contó que se disponía a ser “cobaya”, sus dos hijas aceptaron su decisión con naturalidad y sus amigos la elogiaron. Algunos colegas consideraron que era una decisión arriesgada, pero valiente.

“Todo el mundo se interesa en estudiar (las vacunas) en un lugar con muchos casos, como Brasil. El país está en una meseta constante (de contagios y decesos), entonces se puede comparar los resultados de muchos test”, dice Levi.

Dolor de cabeza, escalofríos

La mitad de los voluntarios recibe la vacuna y la otra mitad un placebo ( sustancia farmacológicamente inerte que se utiliza como control en un ensayo clínico). Para temperar efectos indeseables, toman paracetamol durante las primeras 24 horas.

Levi, que recibió su inyección el 21 de julio, cuenta que sintió “dolor de cabeza y escalofríos” el primer día. “Pero no sé si me dieron la vacuna o el placebo”, comenta. Solo lo sabrá dentro de un año, durante el cual todos los voluntarios deberán acudir a visitas médicas regulares. 

“Se nos hará análisis de sangre, que serán estudiados por Oxford”, indica Levi.

Los laboratorios trabajan a destajo en esta carrera científica y comercial para frenar la propagación de la Covid-19, que ya dejó más de 16 millones de casos (unos 2,5 millones en Brasil) y unos 650 mil muertos en todo el mundo. 

“Normalmente, una vacuna es homologada cuando el estudio concluye. Pero con esta pandemia, hay una situación de emergencia y es posible que los organismos de regulación liberen su uso con datos parciales”, conjetura la especialista.

“No hay que esperar un año. Morirá mucha gente si se siguen los protocolos habituales”, insiste. La vacuna de Oxford “ya se está produciendo en gran escala incluso sin haber sido homologada. Cuando se la autorice, ya tendremos una gran cantidad disponible y la producción no empezará desde cero”, agrega una confiada doctora Levi.

Pero si la vacuna se revelara ineficaz, “todo irá a la basura”.

La vacuna de Oxford, de Moderna de EEUU y otra de China son las más avanzadas.

Cuatro vacunas en fase más avanzada

Cuatro candidatas a vacuna están en la etapa más avanzada, la fase 3, en la cual la eficacia se mide a gran escala. 

La empresa estadounidense Moderna comenzó el lunes esta fase, durante la cual se testearán a 30.000 voluntarios. 

A mediados de julio, dos proyectos chinos también entraron en fase 3: el del laboratorio Sinopharm, probado en Emiratos Árabes Unidos con 15.000 voluntarios, y el del laboratorio Sinovac, ensayado con 9.000 profesionales sanitarios en Brasil. La otra es Oxford.

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

Más de
5
1

Otras Noticias