Muerte por abuso policial similar a la de Floyd indigna a Colombia

“Por favor, ya”, “agente, le ruego”, se escucha decir a la víctima, ya inmovilizada por dos policías que usaron una pistola eléctrica Táser. Minutos después murió.
jueves, 10 de septiembre de 2020 · 00:04

EFE / Bogotá

 Un espantoso caso de abuso policial que acabó en la muerte de un hombre de 46 años durante una detención en Bogotá tiene indignados a los colombianos por la brutalidad de los agentes en este episodio, muy similar al del afroamericano George Floyd en EEUU.

“Por favor, ya”, “agente, le ruego”, se   escucha decir a la víctima, ya inmovilizada en una calle del barrio bogotano de Santa Cecilia, a dos policías que con el uso desmedido de la fuerza y de una pistola eléctrica Táser intentaban arrestarlo después de un altercado, al parecer por estar bajo los efectos del alcohol.

El clamor desesperado de la víctima, el abogado Javier Ordóñez Bermúdez, que según sus familiares era padre de dos niños de corta edad, revivió en los colombianos las imágenes de mayo pasado en una calle de Minneapolis (EEUU) donde George Floyd fue estrujado hasta la muerte por policías de esa ciudad a pesar de su pedido: “No puedo respirar”.


En un video de cinco minutos, grabado por testigos de la agresión, se ve cómo los policías someten a Ordóñez con violencia y con descargas prolongadas de la pistola Táser en distintas partes del cuerpo a pesar de que este ya estaba en el suelo en estado de indefensión, justo cuando el país celebra el Día Nacional de los Derechos Humanos.

Al igual que Floyd, Ordóñez acabó arrestado y conducido en un furgón a un puesto policial del barrio de Villaluz, y luego llevado a un hospital donde murió horas después. Familiares y amigos de Ordóñez sospechan que la agresión en la calle no fue la única y dijeron a la prensa que creen que en el tiempo que la víctima estuvo detenida pudieron haber continuado los abusos.

“Hoy amanecemos con una noticia que nos entristece y nos indigna. Un caso de abuso policial en la localidad de Engativá, a un ciudadano de 46 años, Javier Ordóñez; a su familia le mandamos nuestro abrazo,  solidaridad y condolencia”, dijo la alcaldesa de Bogotá  Claudia López.

La Defensoría del Pueblo también manifestó su rechazo a las “acciones en las que predomine el uso excesivo de la fuerza”. Dijo que pidió a la Policía “esclarecer los hechos ocurridos en Bogotá” y que “verificará cualquier situación que pueda violar los derechos humanos”.

La indignación nacional aumenta porque en el video se escuchan voces de testigos que interceden sin éxito por la víctima ante los policías que no sólo los ignoran sino que en determinado momento intentan impedir que se siga grabando la escalofriante escena.

“Les está diciendo que ‘por favor  (paren)’; los estamos grabando”, dice una persona a los policías, y ante la negativa de estos a detener su agresión el testigo implora que no lastimen más al hombre: “Él ya les dijo que por favor no le hagan más (daño)”, “hace rato dijo ‘por favor’; déjenlo ya tranquilo”, insiste.

Ante la gravedad de lo ocurrido, el ministro de Defensa de Colombia  Carlos Holmes Trujillo, de cuya cartera depende la Policía, expresó su condena por lo que calificó de “graves hechos” que acabaron en la muerte de Ordóñez. Trujillo agregó que “los dos agentes son ya objeto de investigación disciplinaria y penal y la institución dará toda la colaboración que requiera la autoridad competente”.

La Fiscalía General de la Nación asumió de inmediato la investigación del caso que estará a cargo de un grupo especial.

No es el primer caso de violencia de las fuerzas del orden

La muerte de Javier Ordóñez no es la única reciente en la que están involucrados miembros de esa institución, pues el pasado 25 de noviembre el bachiller Dilan Cruz murió en una clínica de Bogotá, dos días después de ser herido en la cabeza por un disparo de perdigones de un miembro del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), cuando participaba en una de las protestas sociales.

El pasado 20 de mayo, Ánderson Arboleda, un joven negro, falleció en una clínica de Cali al parecer por los golpes que sufrió en la cabeza un día antes cuando llegaba a su casa en la localidad de Puerto Tejada, en el vecino departamento del Cauca (suroeste), y que al parecer le fueron propinados por policías que le recriminaron por violar la cuarentena contra el coronavirus.

La muerte de Ordóñez trascendió el ámbito nacional y el director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch  José Miguel Vivanco  condenó lo que calificó de “repudiable caso de abuso policial” y dijo que lo ocurrido “debe ser pronta y debidamente investigado”.

Autoridades plantean una profunda reestructuración de las fuerzas policiales.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Otras Noticias