Bogotá apela al perdón para poner punto final a la violencia

Pese a la ausencia del presidente Iván Duque, la Policía y la ciudadanía se reunieron para pedir el cese de los disturbios y una reforma a la legislación.
lunes, 14 de septiembre de 2020 · 00:04

EFE / Bogotá

 Bogotá apeló ayer al perdón y la reconciliación en una jornada en la que recordó a las 13 víctimas mortales de las violentas manifestaciones contra la brutalidad policial, cuyos familiares hicieron un llamado para que cese la violencia.

A la Plaza de Bolívar, de la capital, centro del poder de Colombia, llegaron padres, hermanos e hijos de las personas que murieron o que fueron heridas con disparos de bala que, según la alcaldesa Claudia López, ocurrieron pese a que ordenó a la Policía nunca usar “armas de fuego en las protestas ciudadanas”.

En la ceremonia, a la que no asistió el presidente colombiano Iván Duque, pese a haber sido invitado y cuya silla permaneció vacía, estuvieron en representación del Gobierno los altos comisionados para la Paz, Miguel Ceballos, y para los Derechos Humanos, Nancy Gutiérrez.

Las violentas protestas fueron desencadenadas por la brutalidad policial que causó la muerte de Javier Ordóñez, un hombre de 46 años que fue reducido con exceso de fuerza y el uso prolongado de una pistola eléctrica táser por dos agentes durante su arresto en la madrugada del miércoles en Bogotá.

No más violencia

Para Bryan Baquero, cuya hermana Angie murió al recibir un balazo en el abdomen en el barrio La Gaitana, la noche del 9 de septiembre, lo que vivió Bogotá la anterior semana debe sensibilizar a ciudadanos y las autoridades, razón por la cual pidió que se ponga fin a la violencia.

“No queremos que más familias pasen por esto, esto es muy duro, muy difícil, porque hemos perdido a una persona que ya no vamos a poder ver más, que nos deja un gran vacío en nuestro corazón (...). Pedimos que se calme tanta violencia que existe en el país y en la ciudad”, dijo Baquero en el acto de reconciliación.

Con él coincidió Constanza Chaparro, familiar del joven Brayan Rodríguez, quien fue herido con un balazo que “le destrozó totalmente el fémur”. La pariente de Brayan considera que la violencia “no es la manera” de expresar tanta indignación con todo lo que pasa en Colombia.

La Alcaldesa pide perdón

En el acto, la alcaldesa López pidió perdón y expresó sus condolencias a cada uno de los familiares de los muertos por la violencia de estos días en Bogotá.

“Es función de las autoridades estatales evitar que estos hechos ocurran. Hoy también pedimos perdón porque esos hechos ocurrieron pese a todos los esfuerzos y a las claras instrucciones impartidas por la Alcaldía para que nunca se usen armas de fuego en las protestas ciudadanas en nuestra ciudad”, dijo López.

La autoridad manifestó que Bogotá no vivía días de tanta violencia desde la toma del Palacio de Justicia, el 6 y 7 de noviembre de 1985, cuando guerrilleros del Movimiento 19 de abril (M-19) irrumpieron en el edificio situado en la misma Plaza de Bolívar y tomaron como rehenes a cerca de 300 personas, entre ellas los magistrados de la Corte de Justicia y del Consejo de Estado.

Concierto por la paz

Otro acto que tuvo lugar ayer fue un concierto en una tarima instalada detrás del Comando de Atención Inmediata (CAI) de la Policía del barrio Verbenal, que fue incendiado durante las manifestaciones y en cuyas cercanías murieron dos jóvenes.

En ese lugar se presentaron la Orquesta Filarmónica de Bogotá y la de la Policía para dar un mensaje de optimismo como decía un letrero gigante instalado en el borde del escenario callejero: “Bogotá se reconcilia. Verdad, justicia y reforma ya”.

 

Gobierno habla de guerrillas urbanas

El Gobierno colombiano denunció ayer que guerrilleros del ELN y grupos que se marginaron del acuerdo de paz están detrás de los ataques a la fuerza pública en Bogotá, sacudida por protestas contra la violencia de la fuerza del orden.

El consejero de paz del Gobierno, Miguel Ceballos, señaló en un video que los rebeldes están “manipulando” las manifestaciones que siguieron a la muerte de Javier Ordóñez a manos de policías, el miércoles de la semana pasada.

“Responsabilizamos al ELN, directamente a Ariel, quien es la persona que  maneja el frente urbano de esa guerrilla; responsabilizamos a los jefes de las disidencias (...), quienes están tratando de desestabilizar las ciudades de Colombia atacando a los CAI (puestos barriales)”, dijo.

Reconocida como la última guerrilla de Colombia, el ELN cuenta con unos 2.300 combatientes y una extensa red urbana de apoyo para sus operaciones.

En la ola de disturbios y choques entre manifestantes y la fuerza pública, también resultaron heridos 194 uniformados, aunque no se precisó cuántos de ellos por armas de fuego.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Más de