La pandemia, el choque EEUU-China e Irán marcan la Asamblea de la ONU

Los debates entre mandatarios, que arrancan esta semana de manera virtual y con un número récord de líderes mundiales, tendrán como principales protagonistas a Donald Trump y Xi Jinping.
lunes, 21 de septiembre de 2020 · 00:22

EFE  / Naciones Unidas
La respuesta global a la Covid-19 y su crisis económica, la creciente rivalidad entre Estados Unidos y China, el choque en torno al acuerdo nuclear iraní y la crisis climática son algunos de los asuntos que marcarán los debates de la Asamblea General de la ONU, que arranca esta semana.
Estas son las claves de la semana grande de la diplomacia internacional, que por primera vez se celebra de forma  virtual por la pandemia del coronavirus. 

La Covid-19

La pandemia marcará tanto el formato de la Asamblea General como su contenido, pues se espera que sea el eje de los discursos de muchos de los líderes, preocupados tanto por las consecuencias sanitarias como por las económicas y sociales de una de las mayores crisis que ha vivido el mundo en décadas.

Hasta ahora, la respuesta al coronavirus ha estado fuertemente fragmentada, con las autoridades nacionales al mando y sin demasiada coordinación a través de organismos como Naciones Unidas, que además ha visto cómo el papel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido ampliamente criticado.

Las discusiones sobre cómo se distribuirá una futura vacuna y las medidas de apoyo económico para los países más vulnerables serán los puntos clave de la discusión en la ONU, según fuentes diplomáticas.

Fractura EEUU-China

Hace un año, el secretario general de la ONU  António Guterres utilizó su discurso ante la Asamblea para alertar del riesgo de una “gran factura” que divida al mundo en dos sistemas, uno encabezado por Estados Unidos y otro por China.

Desde entonces, en lugar de apaciguarse, el conflicto entre las dos potencias no ha hecho más que crecer, con una continuación de la guerra comercial, sanciones mutuas y duros choques en torno a Hong Kong y la pandemia.

Las relaciones entre Washington y Pekín se encuentran en uno de sus momentos más tensos de las últimas décadas y, por primera vez, Donald Trump y Xi Jinping intervendrán ante la misma Asamblea General, tras las ausencias del Presidente chino en los últimos años.

 

Acuerdo nuclear 

Tras abandonar el acuerdo nuclear con Irán sellado en 2015, en los últimos meses Estados Unidos ha endurecido su acometida contra ese pacto, que la Unión Europea (UE), Rusia y China tratan de mantener con vida.

Irán ha ido gradualmente incumpliendo sus compromisos, entre ellos los límites al enriquecimiento de uranio, en respuesta a la ruptura por parte de Washington y la reimposición de las sanciones de Estados Unidos.

La última batalla se está librando precisamente en la ONU, donde Estados Unidos -tras fracasar en su intento de prorrogar el embargo de armas contra Irán- ha invocado una cláusula del acuerdo nuclear para pedir el restablecimiento de todas las sanciones internacionales levantadas con la aprobación del pacto.

Aunque el resto de potencias consideran que ese movimiento no tiene validez, pues Estados Unidos dejó el acuerdo nuclear, Washington considera que las sanciones volverán a estar en vigor este mismo sábado y se prepara para actuar contra quienes las incumplan.

Crisis climática

Pese al parón económico provocado por la pandemia, el calentamiento climático sigue acelerándose, según un informe reciente de Naciones Unidas, que quiere utilizar la Asamblea General para apremiar a los países a usar la recuperación de la pandemia con el fin de impulsar una economía “verde” y cumplir con las metas del Acuerdo de París.

Guterres tiene previsto convocar una cita específica sobre la crisis climática para dar un empujón a este proceso, a pesar de que la cumbre anual sobre el clima, prevista para finales de año en Glasgow, que se ha pospuesto por el coronavirus.

También se abordará la preocupante pérdida de biodiversidad que sufre el mundo, con alrededor de un millón de especies en peligro de extinción, durante una cumbre el 30 de septiembre.
 

 Latinoamérica 

Latinoamérica, actualmente la región más golpeada por la pandemia con 8,3 millones de casos y más de 328 mil  muertes por coronavirus, llega a los debates de la 75 Asamblea General de la ONU con una difícil situación sanitaria y económica, que ha dejado en segundo plano temas neurálgicos de la política regional como Venezuela y el drama de los inmigrantes.

La Covid-19 cambió la vida de millones de personas y la Asamblea de la ONU no ha sido ajena a esta situación, que obligó a que los debates sean virtuales y la tensión y las emociones que muchos latinoamericanos provocaban desde la tribuna, no se verán, al menos, por este año.

El año pasado la mayoría de los líderes latinoamericanos centraron su discurso en la situación de Venezuela. Con discursos a favor y en contra sobre la situación en ese país y del gobierno de Nicolás Maduro, la región mostró nuevamente sus divisiones y los problemas internos de cada nación si acaso fueron abordados por los propios mandatarios.

Se prevé que en esta ocasión los líderes de la región busquen alternativas comunes para enfrentar al coronavirus, y se garantice el acceso a tratamientos y a la tan anhelada vacuna, para lo que ya hay voluntarios de algunos países de la región como Brasil, Colombia, México, Argentina y Panamá.

Trump y Xi: dos de los grandes  protagonistas en la Asamblea 

Un Donald Trump a la busca de la reelección; los presidentes de China  Xi Jinping  y de Rusia  Vladímir Putin, de regreso tras varios años de ausencia, y el iraní  Hasan Rohaní, se perfilan como los grandes protagonistas de una Asamblea General que  contará con un número récord de líderes mundiales.

Desde que fue elegido, Donald Trump ha logrado acaparar el protagonismo en la ONU cada septiembre con sus discursos beligerantes y poco diplomáticos y, en la que podría ser su última aparición en Naciones Unidas, se espera que haga lo mismo este año.

Por su parte Xi Jinping, tras varios años ausente, tenía previsto volar este año a la Gran Manzana para conmemorar el 75 aniversario de la ONU, pero finalmente tendrá que conformarse con intervenir por video.

 Lo hará en plena “guerra fría” con Estados Unidos, un choque que ha llegado también a la organización, donde, según fuentes diplomáticas, China está ganando influencia con una fuerte campaña para aprovechar la animadversión de la Administración estadounidense  hacia los organismos internacionales.
 

 

 

 


   

Más de

Otras Noticias