Vinculados a Maduro en informe sobre lavado en grandes bancos

Ceballos es mencionado por corrupción y malversación de fondos públicos por 79 transacciones con el Banco Espírito Santo (2013-2014) por $us 262,8 millones.
miércoles, 23 de septiembre de 2020 · 00:04

AFP / Washington
Dos venezolanos vinculados con el gobierno de Nicolás Maduro aparecen en los Archivos FinCEN, una investigación que alega que grandes bancos internacionales permitieron transacciones de enormes sumas de dinero sucio durante 20 años. 


Alejandro Ceballos Jiménez y Samark José López Bello son mencionados en un análisis del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), realizado a partir de documentos compartidos por el sitio informativo Buzzfeed News.

El informe, que registra una veintena de “clientes confidenciales de 17 países”, se basa en miles de “reportes de actividad sospechosa” (SARs por su sigla en inglés) enviados por bancos de todo el mundo a la Red de Ejecución de Delitos Financieros (FinCEN) del Tesoro de Estados Unidos.

En el análisis del ICIJ de los documentos confidenciales filtrados el domingo también está la constructora brasileña Odebrecht por transferencias a un consorcio de Venezuela.

Según los Archivos FinCEN, entre 1999 y 2017 se llevaron a cabo movimientos potencialmente dudosos por valor de unos dos billones de dólares en una serie de bancos. 

Ceballos Jiménez, un magnate de la construcción en Venezuela, es señalado de corrupción y malversación de fondos públicos por 79 transacciones con el Banco Espírito Santo (ahora Banesco USA), realizadas entre 2013 y 2014 por 262,8 millones de dólares. Presidente del Grupo 7C, el patriarca presuntamente se benefició de relaciones cercanas con los gobiernos del fallecido expresidente Hugo Chávez (1999-2013) y de su delfín Maduro, indica el informe. 

“Las empresas de la familia Ceballos ganaron importantes contratos gubernamentales para obras públicas, como la construcción de escuelas y viviendas y la renovación de un gran estadio deportivo en Caracas”, dice.

López Bello, considerado por el Tesoro como “el representante clave” del exvicepresidente venezolano y actual ministro de Petróleo Tareck El Aissami, aparece bajo el rótulo de corrupción por al menos dos transacciones realizadas entre 2013 y 2016 por dos bancos, Banesco USA y Cor Clearing (hoy Axos Financial), por 1,4 millones de dólares.

Odebrecht es mencionada por transferencias al Consorcio Oiv Tocoma de Venezuela que involucran a los bancos Deutsche Bank y Standard Chartered. El reporte del ICIJ señala 417 movimientos entre 2010 y 2016 por 677,6 millones de dólares.

El FinCEN, una unidad de inteligencia para combatir el lavado de dinero, emite SARs sobre potenciales delitos económicos pero estas “no son necesariamente indicativas de mala conducta”, subrayó el informe.
La Comisión Europea (CE) llamó a reforzar la cooperación internacional en la lucha contra el blanqueo de capitales, como reacción a las informaciones del ICIJ que implican en tramas de lavado de dinero a grandes bancos como JPMorgan, HSBC o Deutsche Bank. “Afrontar este problema es un reto global. Tiene que ver con garantizar la efectividad de los estándares contra el lavado de dinero alrededor del mundo”, declaró el portavoz comunitario Daniel Ferrie.

Según el análisis del ICIJ, realizado a partir de documentos secretos del Gobierno de EEUU, las citadas entidades y otras, como Standard Chartered Bank o Bank of New York Mellon, habrían seguido beneficiándose de esos negocios aún habiendo sido sancionadas, y algunas, avisadas sobre un posible proceso penal. 
Ferrie manifestó  que la CE está al tanto de esas informaciones y aseguró que “luchar contra el lavado de dinero es una gran prioridad” para Bruselas. Evitó referirse a entidades concretas, pero indicó que la Comisión “ha seguido el tema muy de cerca y llevado a cabo sus propias investigaciones”.

La investigación de los periodistas

La investigación “FinCEN Files” se apoya en miles de “informes de actividades sospechosas”  enviados a la Policía financiera del Tesoro de EEUU, FinCen, por bancos de todo el mundo, pero “fuera del conocimiento del público”. 

De acuerdo con el ICIJ, durante años  circularon montos astronómicos de dinero sucio por las instituciones bancarias más importantes del mundo. Estos documentos hacen referencia a unos dos billones de dólares (1,7 billones de euros) de transacciones entre 1999 y 2017. Se trataría de dinero proveniente de la droga y actos delictivos, e incluso de fortunas malversadas en países en desarrollo.