El Papa y Europa piden solidaridad ante la pandemia

Francisco pidió que se garantice acceso a las vacunas contra la Covid para todos.
sábado, 26 de septiembre de 2020 · 00:04

EFE / Naciones Unidas

La Unión Europea (UE), varios líderes de ese continente y el papa Francisco reclamaron en la Asamblea General de Naciones Unidas más unidad y más solidaridad ante la pandemia del coronavirus y la crisis que ha desencadenado.

“Esta tragedia nos ha cambiado, pero también nos ha ofrecido una oportunidad para un nuevo comienzo, que nos corresponde aprovechar”, dijo Giussepe Conte, el jefe del Gobierno de Italia, que fue uno de los primeros países golpeados por el virus.

“La unidad permite progresar conjuntamente. La unidad conjura conflictos. La unidad salva vidas. La unidad, y sólo la unidad, puede salvar el planeta. Y debemos actuar. Hay que dar nuevos pasos. Y hay que darlos ya. En temas concretos, con decisiones concretas”, defendió en su discurso el presidente del Gobierno español Pedro Sánchez.

Desigualdad

El papa Francisco, cinco años después de visitar la sede de la ONU, regresó a la organización -esta vez por medio de un mensaje en video- para lanzar una advertencia sobre el aumento de la desigualdad, el clima de confianza internacional y la erosión del multilateralismo.

“La comunidad internacional tiene que esforzarse para terminar con las injusticias económicas”, señaló, urgiendo a la ONU a responder “al rápido aumento de la desigualdad entre los súper ricos y los permanentemente pobres” y llamando a reducir las sanciones internacionales que dificultan a algunos Estados el apoyo a sus poblaciones en estos momentos.

Francisco consideró que la actual crisis puede ser una oportunidad real para la transformación de las formas de vida actual y los sistemas económicos y sociales, para reducir brechas, pero al mismo tiempo reconoció que puede derivar en una “retirada defensiva con características individualistas y elitistas”.

También el Papa pidió que se garantice “el acceso a las vacunas contra la Covid-19 y a las tecnologías esenciales necesarias para atender a los enfermos”, subrayando que “si hay que privilegiar a alguien” ese debe ser “el más pobre, el más vulnerable, aquel que normalmente queda discriminado por no tener poder ni recursos económicos”.

Fiel a su postura, volvió a “condenar “la lógica perversa” que vincula la seguridad a “la posesión de armas”.

“Debemos desmontar la lógica perversa que vincula la seguridad personal o nacional a la posesión de armas. Esta lógica sólo sirve para aumentar los beneficios de la industria armamentista”, argumentó.

 

 

 

 


   

Otras Noticias