El atentado de París era un ataque contra Charlie Hebdo

Un joven paquistaní detenido tras los hechos dijo que ese era su objetivo; estaba al corriente de que la publicación se mudó tras el atentado de 2015.
domingo, 27 de septiembre de 2020 · 00:04

EFE y AFP  / París

El autor confeso del ataque terrorista del viernes en París en el que dos personas resultaron heridas de gravedad junto al edificio de la antigua redacción de Charlie Hebdo lo planeó como un nuevo atentado contra el semanario satírico, coincidiendo con el proceso por la masacre cometida allí en enero de 2015.

Los primeros elementos de la investigación “indican que el principal sospechoso actuó solo”, indicó a la AFP una fuente cercana al caso. 

El hombre, que dice llamarse Hassan A. y que nació en 2002 en Pakistán, “no estaba fichado por los servicios de policía, ni de inteligencia como sospechoso de radicalización”, añadió.

Detenido por la policía en la plaza de la Bastilla poco después del ataque con un cuchillo de carnicero que dejó dos heridos graves, este hombre de 18 años “asume su acto que ubica en el contexto de la republicación de las caricaturas, que no soportó”, según una de esas fuentes.

 El sospechoso pensaba que los locales que atacó seguían siendo los de la revista satírica, agregó.

El ataque del viernes tuvo lugar en pleno juicio por el sangriento atentado contra Charlie Hebdo en enero de 2015, en el que murieron 12 personas, incluyendo algunos de los caricaturistas más célebres de Francia.

“Es un acto terrorista islamista, un nuevo ataque sangriento contra nuestro país”, estimó el ministro del Interior francés Gérald Darmanin en declaraciones al canal France 2.

“Un hombre llegó y atacó con un cuchillo de carnicero a los dos empleados que fumaban frente al inmueble” explicó a la AFP Paul Moreira, codirigente de la agencia de noticias y productora Premières Lignes, vecina a la antigua sede de Charlie Hebdo.

El hombre y la mujer, empleados de la agencia, fueron heridos en la parte alta del cuerpo, y uno de ellos en la cabeza, agregó. Ambos se encuentran hospitalizados, pero no corren peligro de muerte.

La justicia antiterrorista se ha encargado del caso, que avivó en Francia el doloroso recuerdo del año 2015 marcado, además de Charlie Hebdo, por los aún mucho más letales atentados del 13 de noviembre en París y una sangrienta toma de rehenes en un supermercado judío de la capital francesa.

La redacción de la revista, que se ha mudado a un lugar secreto desde hace cuatro años, era objeto de nuevas amenazas tras su decisión de volver a publicar caricaturas de Mahoma el pasado 2 de septiembre con motivo de la apertura del proceso.

Un nuevo detenido

Según el ministro Darmanin, el principal sospechoso, que llegó a Francia tres años atrás, ya había sido detenido en junio en posesión de una arma blanca.

A su llegada a Francia, había sido acogido por los servicios sociales de la infancia en la región de París.

A parte de él, otras ocho personas seguían en detención preventivaAYER sábado: su hermano pequeño, un conocido, cinco hombres que se encontraban en uno de sus supuestos domicilios en Pantin, un suburbio de París, y un excompañero de piso.

Se trata de comprender “el entorno” del principal sospechoso, según la fuente cercana al dossier.
Además, un video de varios minutos que “aún no fue totalmente verificado” muestra a un hombre que podría ser, de manera “sumamente probable” Hassan A. En la cinta, este hombre “canta, llora, habla de las caricaturas del profeta y anuncia su paso al acto en una especie de manifiesto”, detalla la fuente cercana al caso, que insiste en  “la ausencia de un juramento de lealtad a una organización”.

Desde la ola de atentados yihadistas sin precedentes iniciada en 2015 en Francia, y que ha causado 258 muertos, varios han sido perpetrados con arma blanca, en particular en la propia prefectura de policía de París en octubre de 2019 o en Romans-sur-Isère, en el sur del país, en abril pasado.

Guerra al “terrorismo islamista”

El ministro francés de Interior, Gérald Darmanin, calificó lo ocurrido junto a la antigua sede de Charlie Hebdo como “un acto de terrorismo islamista” contra el que “seguimos estando en guerra”.

También reconoció que se había infravalorado la amenaza que había en la antigua dirección del semanario satírico.

Luc Hermann, uno de los dirigentes de la productora Premières Lignes en la que trabajan las dos víctimas, que evolucionan de las heridas favorablemente, indicó que el edificio es “un lugar simbólico” y que, aunque entiende que no se puede poner a un equipo de seguridad en todos los que también lo son, desde que empezó el proceso judicial por Charlie Hebdo no se habían tomado medidas en la calle donde se encuentra.

Con el inicio del juicio por el atentado de enero de 2015 han proliferado las amenazas procedentes del universo del integrismo islámico

 

 

 


   

Otras Noticias