Vacuna rusa crea anticuerpos y fase 3 incluirá a 40 mil voluntarios

No se identificaron reacciones adversas de gravedad en 42 días de ensayos e indujeron respuestas de anticuerpos en los 72 participantes, según los estudios.
sábado, 5 de septiembre de 2020 · 00:04

EFE/  Londres, Ginebra

La vacuna rusa contra la Covid -19   no ha provocado incidentes adversos y genera anticuerpos, según los resultados preliminares de los ensayos clínicos, detallados en un estudio difundido por la revista médica británica The Lancet. La OMS advirtió que sólo avalará un antídoto seguro contra la enfermedad.

El estudio detalla los primeros hallazgos arrojados por dos ensayos clínicos (Sputnik V) en su fase temprana, en los que han participado 76 personas, sobre vacunas no aleatorias.

El grupo de expertos encontró que dos formulaciones -una congelada y otra liofilizada- de una vacuna que consta de dos partes son “seguras”, pues no identificaron reacciones adversas de gravedad en más de 42 días e indujeron respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 días.

Los resultados secundarios de los ensayos (no tan relevantes como los primarios) también llevaron a pensar, según esto, que las vacunas producen asimismo, en un plazo de 28 días, la respuesta de la denominada célula T, que detecta y mata patógenos invasores o células infectadas.

La formulación congelada está diseñada para su uso a gran escala, mientras que la liofilizada se desarrolla teniendo en mente aquellas regiones de difícil acceso, pues puede almacenarse a temperaturas de entre dos y ocho grados centígrados.

El estudio explica que la vacuna incluye dos vectores de adenovirus -el llamado “tipo 26 de adenovirus humano recombinante” o rAd26-S y el “tipo 5 de adenovirus humano recombinante” o rAd5-S-, modificados para expresar la “proteína del pico” SARS-CoV-2, herramienta clave que el virus utiliza para invadir las células humanas.

En las pruebas se debilitaron los adenovirus a fin de que no se puedan replicar en células humanas y no puedan provocar enfermedades (ya que, en general, causan habitualmente el resfriado común).

Ese tipo de vectores de adenovirus ya se han empleado en muchos ensayos clínicos de manera segura, según el estudio, que apunta que estas vacunas tienen como objetivo estimular ambos brazos del sistema inmune: los anticuerpos y las repuestas de las células T, de forma que ataquen el virus cuando circule por el organismo y también las células infectadas por el SARS-CoV-2.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) garantizó  que no avalará ninguna vacuna experimental sin que haya un convencimiento total de que es segura y eficaz para prevenir la Covid-19. 


“Le aseguró al mundo que la OMS sólo dará su respaldo a una vacuna segura y eficaz”, dijo su director general Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La OMS anticipa que las campañas de inmunización para el público podrían realizarse a mediados de 2021.

La idea -según adelantó el asesor principal de la OMS Bruce Aylward- es vacunar antes de ese plazo a los grupos de mayor riesgo, principalmente los trabajadores sanitarios.

En la lista de prioridades seguirían las personas mayores y aquellos que padecen de enfermedades crónicas.

Aunque frente a la urgencia el plazo parezca lejano, los países ya deben empezar a planificar cómo realizarán sus campañas de vacunación contra la Covid y las necesidades que tendrán en términos de personal capacitado, equipamientos y logística.

“De esta manera se podrán asegurar de que una vez que la vacuna está disponible no hay demora en lanzar los programas de inmunización”, dijo la científica en jefe de la OMS  Soumya Swaminathan. La pandemia de coronavirus ha causado 26,1 millones de casos.
 

 La fase 3 del ensayo clínico  incluirá a 40.000  voluntarios 

El profesor Alexander Gintsburg, del  Centro Nacional de Investigación para Epidemiología y Microbiología (Rusia), anunció que la  fase tres del ensayo clínico de la vacuna incluirá 40.000 voluntarios de diferentes grupos de edad y de riesgo y se llevará a cabo con una constante vigilancia.

Denis Logunov,  autor principal del estudio, del Centro  indicó  que “cuando las vacunas de adenovirus entran en las células de las personas, generan el código genético de la proteína de pico del SARS-CoV-2, que ocasiona que las células produzcan la proteína de pico”.

Esto ayuda, según dijo, a “enseñar al sistema inmunitario a reconocer y atacar el virus del SARS-CoV-2” aunque “para formar una respuesta inmunológica potente contra el virus, es importante proporcionar una vacuna de refuerzo”. 

El epidemiólogo Naor Bar-Zeev, del Centro internacional de Acceso a Vacunas (EEUU), alertó que todos los candidatos a vacuna deben mostrar “que son seguros y probar una eficacia clínica duradera  en ensayos grandes”.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
3
1