Las playas se llenan en Brasil sin respetar la distancia social

Ayer se celebró el Día de la Independencia y los llamados de las autoridades a mantener aislamiento no tuvieron eco. En varias ciudades hubo fiestas.
martes, 8 de septiembre de 2020 · 00:04

EFE / Brasilia

Las playas y parques de casi todo Brasil volvieron a llenarse ayer, en una jornada festiva por el Día de la Independencia de un país que es uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus, pero que aun así se ha volcado a la calle.

Pese a las casi 127 mil muertes y los 4,1 millones de contagios registrados hasta ahora en el país, la jornada  festiva llevó a millares de personas a las playas, sobre todo en Río de Janeiro, el litoral de Sao Paulo y muchas ciudades del noreste.

Las autoridades habían alertado a la población sobre la necesidad de mantener ciertas medidas de aislamiento social durante el festivo para contener a la pandemia, que poco a poco comienza a ceder en el país, pero esos mensajes cayeron en sacos rotos, al menos en playas, parques y otros sitios turísticos.

Más allá de las arenas de Copacabana e Ipanema, en Río de Janeiro y también en Sao Paulo fueron celebradas grandes fiestas populares y bailes en algunos barrios, a pesar de que ese tipo de reuniones aún no han sido incluidas en las medidas de desescalada en el país.

En Sao Paulo los habitantes también llenaron las playas.

Escenas similares se registraron en playas fluviales de Manaos, en el corazón de la Amazonia y que, hace tres meses, llegó a entrar en colapso sanitario y hasta funerario por la epidemia de Covid-19, que si bien ha remitido en esa región, aún no ha sido totalmente superada.

Igual ocurrió en Brasilia, donde las playas del lago Paranoá, uno de los principales puntos turísticos de la ciudad, se abarrotaron de gente durante un día festivo soleado y caluroso, como en casi todo el país.

En la capital, el presidente Jair Bolsonaro encabezó una breve ceremonia por el Día de la Independencia, que celebra la separación de Brasil de Portugal, declarada el 7 de septiembre de 1822.

La fecha es festivo nacional desde 1949 y tradicionalmente es celebrada con desfiles militares desde 1889, aunque este año esas conmemoraciones multitudinarias fueron canceladas para evitar las aglomeraciones de personas en plena pandemia.

Aún así, la ceremonia encabezada por Bolsonaro reunió a todos los ministros del Gobierno, altos jefes militares y unas 500 personas frente a la residencia oficial de la Presidencia, donde fue izada la bandera nacional y hubo una breve presentación de una escuadrilla de aviones acrobáticos.

En la Explanada de los Ministerios, centro neurálgico de Brasilia y donde se concentran los edificios del poder públicos, pequeños grupos de personas se manifestaron tanto a favor como en contra de Bolsonaro, también en un abierto desafío a la pandemia de coronavirus.

Los bañistas  aglomerados en la famosa  playa de Ipanema. 
Foto:AFP

Bolsonaro llegó al lugar en un Rolls Royce  Silver Wraith sin capota, que fue donado a Brasil por la reina Isabel II de Inglaterra en 1953, acompañado por su hija Laura, de nueve años, y otros niños.

Como es usual, el líder  ultraderechista se acercó a los asistentes una vez que concluyó la ceremonia, saludó a muchos, posó para fotografías e ignoró las medidas de prevención que impone el coronavirus,

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Más de
2
2

Otras Noticias