Pelosi pide que se quiten a Trump los códigos de armas nucleares

El mandatario de EEUU anunció que no asistirá a la ceremonia de investidura de su sucesor, Joe Biden, quien celebró y dijo que es bueno que no vaya.
sábado, 9 de enero de 2021 · 00:04

 EFE y AFP/  Washington

 La presidenta de la Cámara Baja de EEUU,  Nancy Pelosi, anunció  que ha conversado con los mandos militares para impedir que el presidente, Donald Trump, pueda emprender acciones belicosas, incluido el uso de armas nucleares, en los últimos días de su mandato.

“Esta mañana hablé con el jefe del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, y hablamos sobre las precauciones disponibles para impedir que un presidente inestable inicie hostilidades militares o tenga acceso a los códigos de lanzamiento y la orden de un ataque nuclear”, explicó Pelosi, demócrata por California, en un memorando. “La situación de este presidente volátil no podría ser más peligrosa”, añadió la presidenta de la Cámara Baja, quien dijo que se debe hacer “todo lo posible por proteger a los estadounidenses de este asalto insensato contra nuestro país y nuestra democracia”.

El sistema establecido en Estados Unidos para la decisión sobre un ataque con armas nucleares es más complicado que un “botón nuclear” y requiere que el Presidente convenza a los mandos militares de que él es, realmente, el Presidente y ha ordenado una acción.

Los “códigos nucleares” mencionados en películas y novelas no son los que permiten el lanzamiento de los misiles, sino los que permiten que el Presidente tenga autoridad para ordenar el uso de armas nucleares.

El exsenador republicano de Tennessee Bob Corker, quien fuera presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta entre 2007 y 2019, dijo en una entrevista con la cadena Msnbc que el sistema establecido para el uso de armas nucleares requiere la participación de funcionarios civiles y oficiales militares con protocolos suficientes para impedir la acción descontrolada de un presidente errático.

Trump no asistirá a asunción

 Trump anunció  que no asistirá a la ceremonia de investidura de su sucesor, Joe Biden, dos días después de que partidarios del mandatario asaltaran el Capitolio arengados por él para revertir su derrota electoral.

“A todos los que me han preguntado, no iré a la toma de juramento el 20 de enero”, escribió Trump en un lacónico tuit.

Trump se convertirá así en el primer presidente que se niega a asistir a la investidura de su sucesor, después de Andrew Johnson en 1869. Sin embargo el Presidente, que desde hace dos meses denuncia sin pruebas un fraude electoral, reconoció el jueves que su mandato llegaba a su fin. Y, aunque no admitió explícitamente el triunfo de Biden, prometió “asegurar una transición de poder tranquila, ordenada y sin problemas”.

 Biden, celebró que el mandatario saliente  no vaya a asistir a su investidura el próximo 20 de enero “Esta es una de las pocas cosas en las que él y yo hemos estado jamás de acuerdo. Es algo bueno, que no venga”, aseguró.

 Preguntado por si le gustaría que fuera el vicepresidente saliente, Mike Pence, Biden opinó que estaría bien para mantener lo más parecido a la tradición en EEUU, y la muestra de unidad y respeto a las instituciones que supone el tener a la Administración saliente  en el acto.

 

Presidente cuenta con un poder exorbitante en uso de armas

El Presidente de EEUU es el único habilitado por la Constitución a dar luz verde al uso de armas nucleares sin tener que pedir consejo a los militares, un poder exorbitante que preocupa a los demócratas tras el asalto al Capitolio.

 La única salvaguarda existente contra el poder otorgado al Presidente es del orden legal. Las leyes de la guerra permiten que un militar se niegue a ejecutar una orden ilegal, señala el documento del Congreso.  Mientras el Presidente ejerza legalmente sus funciones, su orden es legal.

“Las preguntas sobre la legalidad de una orden -si cumple con los requisitos, de acuerdo con las leyes del conflicto armado, de necesidad, proporcionalidad y distinción (entre civiles y soldados, nota del editor)- tienen más posibilidades de llevar a consultas y evitar una decisión del Presidente diferente a la negativa del Ejército a obedecer su orden”, reza el documento.

El Presidente de EEUU es acompañado en cualquier circunstancia por un ayudante militar que porta una maleta, apodada “el balón” y que contiene todos los elementos necesarios para lanzar un ataque nuclear. Si decide hacerlo, consulta las opciones a su alcance y da la orden telefónica al comando militar para que lo lleve a cabo. 

Su llamada es autentificada por un número que aparece en una pequeña tarjeta llamada “la galleta”, que le confirma a su interlocutor. (AFP) 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/