Evergrande: esqueletos de hormigón por toda China

El gigante inmobiliario chino sigue lastrado por una colosal deuda de 260.000 millones de euros y decenas de miles de viviendas aún en construcción.
viernes, 29 de octubre de 2021 · 20:23

Radio Francia Internacional (RFI) / Pekín

El gigante inmobiliario chino se ha librado de nuevo de la quiebra al pagar en el último momento un bono con intereses de 40 millones de euros. Pero los problemas no han terminado para Evergrande, que sigue lastrado por una colosal deuda de 260.000 millones de euros y decenas de miles de viviendas aún en construcción. RFI reporta a 600 km al norte de la capital china, en un complejo residencial Evergrande inacabado, como muchos otros en el país.

Barras de hormigón desnudas, otras aún cubiertas con su piel verde, esas redes de protección que rodean los andamios de los edificios en construcción en China, y luego una entrada en medio de empalizadas rematadas con grandes caracteres blancos: Bienvenidos a "Héng dà zhongyang guangchang", la "Plaza Central de Evergrande".

Estos grandes edificios inacabados de más de 30 pisos son la punta del problema de Evergrande en China. No estamos en una de las desérticas ciudades fantasma de la provincia china de Mongolia Interior, sino en el corazón de la megalópolis de Shenyang, cerca de la zona internacional de fabricación de software de la capital de la provincia de Liaoning.

El promotor debía alojar aquí a 6.600 hogares, relata este ex soldado, ahora conductor de VTC: "Evergrande está en todas partes en Shenyang, el promotor tiene residencias en casi todos los distritos de la ciudad. Algunas de las casas están terminadas y listas para ser entregadas a los propietarios. Pero para todas las que no están terminadas, aquí se ven algunas, es otro problema: la obra tiene que estar terminada rápidamente porque los compradores tienen que pagar las cuotas de sus préstamos. Y luego están los que han pagado por un piso cuya construcción aún no empezó".

La vivienda, la mayor parte del patrimonio de los hogares chinos

Más allá de la deuda, están todos esos pedidos, todos esos edificios encargados y aún no terminados. El grupo anunció esta semana que reiniciaría varias de sus obras, una forma de tranquilizar a los pequeños propietarios. Las grúas vuelven a moverse en una docena de obras en el sureste del país, en torno a la ciudad de Shenzhen, donde se encuentra la sede de Evergrande. Es simbólico: una forma de mostrar que el grupo sigue en movimiento. Pero es una gota de agua, porque Evergrande ha dejado esqueletos de hormigón armado por todo el país: 1,4 millones de obras están paralizadas.

La vivienda es importante en China y los bosques de edificios de hormigón que se ven a través de las ventanillas de los trenes de alta velocidad chinos han impulsado durante mucho tiempo el crecimiento de dos dígitos de la segunda economía mundial. El sector representa casi el 30% del PIB, y los hogares chinos gastan en él el 75% de su patrimonio.

También puede leer: El auge y la caída del gigante inmobiliario chino Evergrande

Las propiedades de Evergrande tenían fama de ser más baratas, por lo que la gente se apresuró a comprar incluso antes de que las excavadoras empezaran a mover la tierra. Por eso los pequeños propietarios están enfadados: "Uno de mis conocidos ha terminado de pagar su piso. Incluso las ventanas están instaladas, pero no puede entrar. La gente ha protestado aquí, porque parece que algunas de las propiedades de Evergrande ya están hipotecadas. Es un gran promotor y sus proyectos afectan a todo el país. No estamos hablando de 100 o 1.000 personas, sino de millones de personas afectadas por esta quiebra. Esto podría causar malestar social, pero el Partido Comunista no lo permitirá. El gobierno resolverá esta crisis".

¿Qué hará el gobierno chino?

Por ahora, el gobierno central no ha dicho que va a rescatar al moribundo gigante inmobiliario. Pero Evergrande está bajo presión de todos los lados, empezando por la cúpula del gobierno. Pekín ha sermoneado a Xu Jiajin, pidiéndole que asuma sus responsabilidades y pague sus deudas. También en este caso, el gesto es simbólico en un intento de apaciguar la ira de los propietarios despojados.

En Shenyang, al menos medio centenar de estos pequeños inversores enfadados se manifestaron, algo poco habitual en China, frente a las ventanillas del gobierno local para pedir el arbitraje de la administración. Las autoridades han pedido un aplazamiento y están trabajando activamente para calmar la situación. Los residentes que entrevistamos nos hablaron de al menos siete complejos de viviendas de Evergrande en Shenyang con un precio medio por m2 de 10.000 yuanes (algo más de 1.300 euros), lo que es relativamente más barato que el de otros constructores.

En Shenyang, como en otros lugares, se buscan soluciones, sabiendo que las empresas tardan un poco más en morir aquí. Las quiebras tardan un poco más y un impago no obliga al cierre inmediato. Otro ejemplo es Sinic Holding, otro grupo inmobiliario cuyos bonos vencían el lunes. El objetivo es amortiguar la caída y evitar a toda costa un derrumbe del castillo de naipes que podría sacudir el resto de la economía. El gobernador del Banco de China ha dicho repetidamente en los últimos días que la situación está bajo control.

Esta crisis de Evergrande es también una forma de hacer limpieza, de detener esta carrera y, en todo caso, de hacer una pausa en la multiplicación de las obras que ha alimentado el feroz apetito de las megalópolis chinas por las torres de cristal, hierro y acero que han financiado el crecimiento de estas provincias chinas, que a menudo tienen el tamaño de países europeos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos