Attanasio, el embajador joven y humanista que fue asesinado

A sus 43 años había llevado a cabo la mayor parte de su carrera como diplomático en África y sus proyectos eran siempre humanitarios.
martes, 23 de febrero de 2021 · 05:04

EFE / Roma

 El embajador de Italia en la República Democrática de Congo, Luca Attanasio, ha sido asesinado esta mañana en un ataque de un grupo armado contra un convoy de las Naciones Unidas en el que viajaba cerca de la ciudad de Kanyamahoro, a unos kilómetros al norte de Goma.

El diplomático es uno de los tres fallecidos en un ataque armado contra un convoy de dos vehículos de la ONU que salió desde Goma, la gran ciudad del este del país, para visitar un proyecto del Programa Mundial de Alimentos (PMA) en una escuela de Rutshuru.

Todavía se desconoce el grupo armado que atacó el convoy humanitario, sin que nadie haya reclamado su responsabilidad. Además de Attanasio, fueron asesinados un carabinero italiano que acompañaba al embajador, Vittorio Iacovacci, de 30 años, y el conductor, un hombre de nacionalidad congolesa que trabajaba para el PMA cuyo nombre no ha trascendido. Según confirmó el PMA en un comunicado, otros pasajeros que viajaban en la misma delegación también resultaron heridos.

Nacido en 1977, Attanasio era a sus 43 años uno de los más jóvenes embajadores italianos. Había llevado a cabo la mayor parte de su carrera como diplomático en África, donde estaba muy implicado en proyectos humanitarios. Llegó a República Democrática de Congo como jefe de misión en el 2017, y dos años más tarde fue ascendido a embajador. En octubre recibió el premio Nassiriya de la paz.

“Me acuerdo de su sonrisa contagiosa, su clase, su gran conocimiento de las cuestiones africanas”, recordó la exviceministra de Asuntos Exteriores Emanuela Del Re, que había trabajado con el embajador en la repatriación de una religiosa enferma. 

Luca Attanasio estaba casado y tenía tres hijas. Su mujer, Zakia Seddiki, originaria de Casablanca, es la fundadora de la ONG Mama Sofía, que ayuda a las madres jóvenes y sus hijos en las zonas más difíciles de República Democrática de Congo.

El ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio, ha declarado sentir un “inmenso dolor” por la muerte de los dos italianos, “dos servidores del Estado que nos han quitado con violencia mientras cumplían su deber”.

Los tres fallecidos son las últimas víctimas de un conflicto que se alarga desde hace años en el este de República Democrática de Congo. Una región rica en minerales que es el escenario de violencias cotidianas contra los civiles desde hace 25 años, pese a la presencia del ejército congoleño y las fuerzas de la Monusco, la misión de la ONU para la estabilización del país, con más de 15.000 efectivos.

 Según un informe publicado el lunes, los expertos del Barómetro de Seguridad Kivu han localizado a 122 grupos armados activos en el 2020 en las cuatro provincias orientales del país. 

Solo en las dos provincias de Kivu hubo 2.127 civiles asesinados entre enero del 2019 y octubre del 2020. Se trata de una zona de potencial turístico por el parque nacional Virunga, en la frontera entre República Democrática de Congo, Ruanda y Uganda, cuyos guardias son repetidamente atacados y seis de ellos murieron asesinados en una embos-cada el mes pasado.

Attanasio y el resto del convoy fueron igualmente emboscados a unos kilómetros al norte de Goma, a la altura del pueblo de Kanyamahoro. Se consideraba una carretera segura para viajar.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos