El derecho a una muerte digna, la victoria de la peruana Ana Estrada

En esta sentencia, que sienta un precedente inédito en Perú, el juez José Luis Ramírez ordenó que no se aplique para el caso de Ana Estrada el artículo 112 del Código Penal, correspondiente al homicidio piadoso.
sábado, 27 de febrero de 2021 · 05:04

EFE  /  Lima

Desde su cama, donde pasa la mayor parte del tiempo postrada, Ana Estrada ha dado el jueves un gran paso para ser la primera persona en Perú en acceder a la eutanasia, gracias a una histórica sentencia que ordena a la sanidad pública peruana aplicarla sólo en su caso y sin castigo para los médicos. 

“Estoy muy emocionada”, declaró  Estrada, psicóloga de profesión, sufre desde los 12 años poliomistiosis incurable, que provoca una debilidad muscular progresiva, por lo que usa silla de ruedas desde los 20 años, según los medios peruanos.

“No se trata de querer morir o de hacer una apología a la muerte, sino, más bien, al contrario: seguir hasta el último capítulo de mi vida con mi forma de pensar y con mi forma de desarrollarme, tomando mis propias decisiones”, declaró Estrada a RPP tras el fallo.

Su enfermedad se complicó a partir de 2015 y ahora ella permanece en cama casi todo el día y necesita asistencia para ir al baño.

Ana comenzó su iniciativa en 2016 desde su blog “Ana busca la muerte digna”, después de que una crisis de su enfermedad la llevara a pasar varios meses en cuidados intensivos y a llevar una traqueotomía permanente para poder respirar.

“Mi cuerpo se sigue deteriorando. Cada día estoy perdiendo más fuerza. Dependo más del ventilador, me agoto más para deglutir y en general para todas las actividades diarias”, declaró Estrada recientemente al diario Perú 21.

“Necesito la garantía de parte del Estado para elegir cuándo y en qué condiciones morir. Ayúdenme a lograrlo”, agregó.

 No será delito

En esta sentencia, que sienta un precedente inédito en Perú, el juez José Luis Ramírez, titular del undécimo Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima, ordenó que no se aplique para el caso de Ana Estrada el artículo 112 del Código Penal peruano, correspondiente al homicidio piadoso. 

Bajo esa figura legal, la eutanasia está penada en Perú con hasta tres años de cárcel para quien, “por piedad, mata a un enfermo incurable que le solicita de manera expresa y consciente para poner fin a sus intolerables dolores”. 

El fallo establece plazos para que el Ministerio de Salud y el seguro social de salud (EsSalud) aseguren el acceso de Ana a la eutanasia, con la creación de comisiones encargadas de elaborar y aprobar los protocolos, donde habrá reserva sobre los médicos que las componen, quienes tendrán derecho a la objeción de conciencia. 

Una vez listo y aprobado el procedimiento, EsSalud tendrá diez días para practicar la eutanasia desde el momento que Ana manifieste formalmente su voluntad de morir dignamente, algo que no necesariamente será de inmediato, pues ella ya ha expresado de manera abierta que quiere seguir viviendo. 

 
“Sé que es difícil comprenderlo, pero yo no me quiero morir. Estoy bien atendida y en un momento de mucha plenitud porque esta campaña me ha llevado a descubrir recursos que no tenía”, explicaba en una reciente entrevista Ana, una admiradora de Ramón Sampedro, el impulsor de la eutanasia en España. 

 
El único punto de la demanda que no aceptó el juez ha sido ordenar al Ministerio de Salud que elabore una directiva para atender más casos similares al de Ana, por lo que de momento ella será la única persona en Perú con derecho a acceder a la eutanasia. 

 Posible apelación

De momento la sentencia puede ser apelada por la parte demandada, que son EsSalud y los Ministerios de Salud y Justicia, cuyos abogados se habían opuesto a la demanda bajo el argumento de que la eutanasia debía ser legalizada por una ley dictada por el Congreso. 

Los procuradores públicos (abogados) del Ministerio de Justicia, que son autónomos en sus decisiones, se opusieron pese a que su ministro, Eduardo Vega, está a favor de la demanda de Estrada. 

“Saludo y respaldo la decisión del Poder Judicial frente al pedido de Ana Estrada. Esta decisión reconoce el derecho fundamental a una vida digna de la persona y el derecho a decidir sobre su vida”, dijo Vega, quien antes de ser ministro ya apoyó esta iniciativa como Defensor del Pueblo. 

 
En caso de que la sentencia sea revertida en segunda instancia, Ana llevará el caso hasta el Tribunal Constitucional (TC), el máximo órgano de garantías del país, según lo anticipó Gutiérrez. 

Paralelamente al proceso judicial que inició Estrada para acceder a la eutanasia, hay un proyecto de ley presentado recientemente en el Congreso de Perú para legalizarla de manera general para toda la población. 

Actualmente sólo hay seis países en el mundo donde la eutanasia es legal, entre ellos Bélgica, Canadá, Colombia, España, Holanda y Luxemburgo, mientras que Chile está próximo a sumarse con una ley pendiente de ser ratificada por el Senado.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos