El Corcovado, Wembley o una catedral, escenarios de la vacunación anti-Covid

Además de estos lugares históricos, países como Francia han ideado mecanismos para hacer llegar las vacunas a quienes se encuentran fuera de las ciudades, como el Vacci’bus, que llega al área rural.
miércoles, 3 de febrero de 2021 · 05:00

         AFP /  París

El célebre Cristo del Corcovado en Río de Janeiro, el estadio de Wembley y una catedral en Londres o Disneylandia en California son algunos de los centros de vacunación contra el coronavirus más sorprendentes del mundo. 

Este es un recorrido por algunos de ellos. 

Redención por la jeringa 

En Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia, es el sitio del Corcovado, donde se encuentra la estatua de Cristo Redentor con vistas a Río de Janeiro, que ha sido elegido simbólicamente para lanzar la campaña nacional de vacunación. Ante un paisaje asombroso, Dulcineia da Silva, una de las primeras vacunadas, no pudo evitar extender sus brazos a la imagen de la estatua, con su certificado de vacunación en la mano. 

Vacunas en el mítico  Wembley 

Al igual que el Palacio de Deportes de Lyon (centro de Francia), muchos recintos deportivos se han convertido provisionalmente en centros de vacunación en todo el mundo, especialmente en el Reino Unido. Como en Wembley, Londres, donde el venerable estadio de los Lores, santo de los santos del cricket inglés, abrió sus puertas a los candidatos a la vacunación. 

“Es un lugar tan emblemático”, se extasía Gerardine Heneghan, una septuagenaria que viene a vacunarse. “¡Me encanta!” 

 Al sonido de los órganos 

La catedral anglicana de Salisbury, al oeste de Londres, también ha abierto sus puertas a los candidatos a la vacunación. 

“Desde hace 800 años, la catedral tiene dos razones de ser: dar gloria a Dios y servir a su pueblo”, subraya el decano Nick Papadopulos. 

“Y esta es la manera más eficaz de hacer ambas cosas”, añade, mientras un feligrés recibe una inyección, y resuenan los grandes órganos. 

Vacunación en un autobús

Si no vas a la vacuna, la vacuna vendrá a ti. Al menos en la región de Reims, en el este de Francia, donde las autoridades locales han fletado un “Vacci’bus” para vacunar a las personas mayores de las comunas rurales. 

“Para las personas de cierta edad que están en pueblos un poco remotos y no pueden moverse fácilmente, es una verdadera bendición”, se felicita Jéremy Miclo, médico voluntario en el servicio de bomberos y de socorro local. Marie Janne Grogan, una jubilada, confirma: “(Sin el “Vacci’bus”) No habría venido, porque odio pedir servicios a los demás”. 

Refugiados sirios

En Jordania también se vacuna a los refugiados sirios en un vehículo, un minibús estacionado frente a un dispensario de Mafraq, cerca de la frontera siria. 

“Estoy tan contenta de haber sido vacunada. Que Dios los bendiga a todos y ponga fin a esta pandemia”, exclama Fátima Ali, que huyó de la guerra en su país hace siete años junto a su marido y a sus seis hijos. 

Vacunarse en Disneylandia 

Después de diez meses de cierre debido a una pandemia, el parque de atracciones de Disneylandia en Anaheim, California, ha vuelto a abrir sus puertas como centro de vacunación, con la ambición de administrar 7.000 inyecciones al día.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de

Valorar noticia