Iglesias deja el Gobierno para ir por la presidencia de Madrid

El 4 de mayo Iglesias se enfrentará a Isabel Díaz Ayuso, a quien todas las encuestas hechas hasta hoy dan como ganadora. Su decisión fue sorpresiva.
martes, 16 de marzo de 2021 · 05:04

AFP / Madrid

El líder de la formación de izquierda radical Podemos, Pablo Iglesias, anunció ayer que abandonaba el Gobierno español para presentarse en las elecciones regionales de Madrid. Su sorpresivo aviso se da en un momento en el que la tensión con los socialistas ha ido en aumento.

“Voy a presentarme a las elecciones del próximo 4 de mayo en la Comunidad de Madrid”, dijo en un video difundido en sus redes sociales. Iglesias indicó que ya transmitió al presidente, Pedro Sánchez, su decisión de dejar  el puesto en el Gobierno, una de las cuatro vicepresidencias del Ejecutivo.

Desde Francia, donde celebró una cumbre bilateral con el presidente galo Emmanuel Macron, Sánchez le deseó “suerte en su nueva andadura política” y reconoció su “aporte” al Gobierno, aunque evitó confirmar quién será su relevo.

Fundador y número uno de Podemos desde la creación en 2014 de la formación, heredera del movimiento antiausteridad de los indignados, Iglesias señaló a la actual ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como la nueva cabeza visible del partido en el Ejecutivo y heredera de su vicepresidencia.

Según el politólogo Pablo Simón,  es “un Pablo Iglesias de retirada (dentro de Podemos), que no concurrirá” como aspirante a presidente del Gobierno en las elecciones generales, que deberían ser en 2023 si el gobierno de coalición culmina la legislatura, algo “difícil” por los vaivenes políticos, estimó. 

Apuesta “arriesgada”

El anuncio resonó como una bomba política en España, a un año de que Podemos entrara al Ejecutivo como socio menor de los socialistas, en lo que es el primer Gobierno de coalición en el país desde el fin de la dictadura franquista en 1975.

Ocurre en un contexto de crecientes tensiones ente los socialistas de Pedro Sánchez y Podemos, que reivindican posturas más a la izquierda.

Figura poco apreciada entre los socialistas, Iglesias fue vetado por Sánchez para entrar al Gobierno, hasta que finalmente cedió después de una repetición de las elecciones en noviembre de 2019. 

La decisión de Iglesias es también una apuesta arriesgada, ya que deja la política nacional sin tener garantizado que logrará desplazar a la derecha en Madrid, la región más rica del país. “Es delirante, los costes son enormes y no alcanzo a ver el beneficio”, expresó Antón Losada, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Santiago de Compostela. 

Es una apuesta “arriesgada”, destacó Paloma Román, profesora de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, la misma donde enseñaba Iglesias. Y es que en la región capital Iglesias se enfrentará a Isabel Díaz Ayuso, una figura ascendente del Partido Popular (PP, derecha), a quien todas las encuestas hechas hasta ahora dan como clara ganadora.

La propia Díaz Ayuso estremeció la política española la semana pasada, al convocar unas elecciones anticipadas en Madrid, decisión que reconfigura la derecha del país. Lo hizo, según sostiene, para evitar una posible moción de censura de su socio minoritario de gobierno, los liberales de Ciudadanos, que horas antes rompieron su coalición con el PP en otra región, Murcia, y promovieron una moción de la mano de los socialistas.

Con la figura de Pablo Iglesias, las elecciones en Madrid adquieren una dimensión nacional. Con “un candidato de esa altura (...) en Madrid se va a presentar una batalla”, ya que “la Comunidad de Madrid es muy importante”, destaca Román.

Inmediatamente después del anuncio de Iglesias, Díaz Ayuso indicó que Twitter que el 4 de mayo la lucha será entre “comunismo o libertad”.
 

Gobierno español  garantiza continuidad 

El presidente de España, Pedro Sánchez, que estaba en Francia cuando su socio de Gobierno hizo el anuncio, garantizó la “continuidad” del acuerdo con Podemos al margen de la salida de Iglesias.

La marcha de Iglesias  no será efectiva hasta el próximo 20 de abril, cuando comience la campaña para las elecciones del 4 de mayo en Madrid, una de las regiones con más peso en la política y la economía española. 

El líder de Podemos planteó a Sánchez que la ministra de Trabajo, la comunista Yolanda Díaz, asuma la vicepresidencia segunda “que le corresponde a Unidas Podemos” y que otra compañera de su partido, Ione Belarra, le releve como ministra de Derechos Sociales. 

Aunque el Presidente no confirmó si Díaz será vicepresidenta segunda, como propone Iglesias, sugirió que lo aceptará porque respeta los acuerdos. Además,  señaló que en los próximos días decidirá los cambios en su gobierno.

Pese a las diferencias con el líder de Podemos, el presidente Sánchez defendió que la coordinación que han tenido ha sido óptima.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

2
45