Esperanza impulsa a migrantes a la frontera de EEUU de Biden

La promesa del presidente de enfrentar el asunto con un enfoque más humano ha desatado una carrera hacia la frontera y amenaza con volverse una carga.
jueves, 25 de marzo de 2021 · 05:04

AFP  /  El Paso

En una polvorienta estación de autobuses en Brownsville, Texas, Febe Carillo Ramos cuenta su viaje de cientos de kilómetros desde su casa en Guatemala: por primera vez en los 20 días que lleva en la ruta, ahora puede moverse sin preocupaciones. 

Con su hijo de tres años durmiendo en el regazo, Carillo muestra un documento que le entregó el día anterior la Patrulla Fronteriza (CBP). Con él podrá viajar a Houston, donde está su esposo, para establecerse y trabajar sin la amenaza inmediata de deportación.

“Me dijeron que con estos papeles puedo ir a cualquier parte”, dijo la mujer de 29 años.

Una novedad para las familias migrantes bajo la presidencia de Joe Biden, luego de que las duras políticas de “tolerancia cero” de Donald Trump frustraran los sueños de cientos de miles de personas que esperaban escapar de la pobreza y la violencia endémicas en Centroamérica.

La promesa de Biden de enfrentar el asunto con un enfoque más humano ha ayudado a desatar una nueva carrera hacia la frontera y amenaza con convertirse en una enorme carga política para Washington.

Los republicanos lo acusan de abrir las puertas del país a los cruces ilegales y de provocar una “crisis” en la frontera entre Estados Unidos y México.

Dicen que aumentarán los casos de Covid-19 e ingresarán “terroristas”, como afirmó el lunes el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.

Las crecientes críticas forzaron al presidente a decirles a los inmigrantes, sin rodeos: “No vengan (...) No abandonen su pueblo, su ciudad o su comunidad”, durante una entrevista con ABC News el martes.

Detener y liberar 

En Brownsville, una pequeña ciudad de 180 mil habitantes 32 km al oeste de donde el Río Grande se adentra en el Golfo de México, no hay la sensación de que hay una crisis en curso.

Al amparo de la noche, inmigrantes como Carillo cruzan el río desde México con sus hijos y luego se entregan a la Patrulla Fronteriza. Creen que si ponen un pie en suelo estadounidense, se les permitirá quedarse.

Y aunque la CBP indicó que envió de vuelta a muchos de los 100 mil inmigrantes que capturó intentando ingresar en febrero, la mayoría adultos solteros, la de Carillo Ramos es una buena apuesta.

Para las familias, principalmente para madres con niños pequeños, la política en el área de Brownsville ahora es de “detener y liberar”.

Y, todos los días, decenas como ella abordan autobuses para ir adonde quieran en Estados Unidos.

Cambio brusco

También tienen garantizada la permanencia los menores que cruzan la frontera sin sus padres.

Según trabajadores sociales en Matamoros, la ciudad mexicana fronteriza de Brownsville, los padres o familiares traen a los niños a la frontera y los envían para que crucen solos, algunos de hasta seis años.

Una vez adentro, la CBP los registra y los deriva al Departamento de Salud, que los ayuda a conectarse con sus familiares en Estados Unidos.

Pero su número está abrumando el sistema. En febrero, la CBP recogió a 9.457 niños no acompañados. Según reportes de prensa, actualmente el gobierno tiene en custodia a más de 12.000 niños, que están esperando establecerse.

Biden se defiende alegando que en el pasado también ha habido picos migratorios, incluso en 2019.

Su secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reiteró ayer que la frontera con México “es segura y no está abierta”, tras admitir que la situación allí es “complicada” y supone un “desafío”, aunque se negó a calificarla de “crisis”.

“Una crisis es cuando una nación está dispuesta a separar a un niño de 9 años de sus padres o a separar a una familia para desalentar la inmigración”, aseveró.

“Yo vine a este país cuando era bebé, traído por padres que buscaban la esperanza y la promesa de Estados Unidos”, había dicho  Mayorkas, nacido en Cuba.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

15
1