Líderes de la UE discuten salida a la pandemia y piden acelerar producción de vacunas

Bruselas sostiene que, aunque está lejos de cumplir con sus compromisos contractuales con la UE, el laboratorio ha estado garantizando sus entregas de dosis al Reino Unido.
jueves, 25 de marzo de 2021 · 22:48

AFP / Bruselas, Bélgica

Los líderes de los 27 países de la Unión Europea discutieron este jueves, en una cumbre por videoconferencia, una solución a los problemas en la lucha contra la pandemia de coronavirus, y formularon un llamado a aumentar de forma urgente la producción de vacunas.

"Acelerar la producción, entrega y distribución de las vacunas sigue siendo esencial y urgente para superar la crisis", apuntaron los líderes europeos en la primera línea de sus conclusiones después de una jornada de consultas.

"Los esfuerzos con este fin deben ser reforzados. Destacamos la importancia de la transparencia así como el uso de las autorizaciones de exportación", señalaron en el documento.

En momentos en que el continente se está viendo duramente golpeado por la pandemia, los líderes europeos destacaron "la importancia de las cadenas globales" y reafirmaron "que las empresas [farmacéuticas] deben asegurar predictibilidad en su producción de vacunas y respetar los plazos contractuales de entregas".

Al fin de la reunión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, despejó cualquier duda sobre el destinatario de esos mensajes, y apuntó directamente al laboratorio anglosueco AstraZeneca.

"Pienso que está claro que la compañía, primero, tiene que ponerse al día y honrar el contrato que tiene con los Estados miembros [de la UE] antes de poder exportar vacunas nuevamente", dijo una conferencia de prensa.

Bruselas sostiene que, aunque está lejos de cumplir con sus compromisos contractuales con la UE, el laboratorio ha estado garantizando sus entregas de dosis al Reino Unido.

La Comisión Europea endureció drásticamente en la víspera su sistema de control a las exportaciones de vacunas producidas en su territorio hacia países fuera del bloque, en una tentativa de resolver un problema a todas luces evidente.

Reacciones encontradas

Esta decisión provocó una irritada reacción del Reino Unido, principal país receptor de las vacunas producidas en la UE y exportadas por los propios laboratorios.

El dispositivo permite a la Comisión Europea y los países del bloque desautorizar exportaciones de vacunas a países que produzcan dosis pero bloqueen el envío hacia la UE.

También podrían bloquearse las exportaciones a países cuyas poblaciones ya están ampliamente vacunadas o que se benefician de una mejor situación epidemiológica.

La amenaza de cerrar el grifo de las exportaciones ha provocado posiciones encontradas dentro de la UE.

Algunos países, como Francia, defienden el mecanismo de control alegando que permite a Europa "defender sus intereses".

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, deslizó una sutil crítica a la UE al elogiar la estrategia de Estados Unidos: "Ellos han sido más ambiciosos que nosotros", comentó. 

Otros países, como Irlanda, se oponen a cualquier "bloqueo" a la exportación de dosis, y Bélgica, que funciona como un centro distribuidor, expresó preocupaciones sobre eventuales los efectos en las cadenas de suministro.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte, dijo el jueves que Bruselas y Londres podrían alcanzar un acuerdo el fin de semana sobre vacunas, para evitar un bloqueo de las exportaciones.

"Afortunadamente, ambas partes están hablando y parece que (la UE y el Reino  Unido) podrían alcanzar un acuerdo el sábado o poco después", declaró Rutte.

Una nueva planta productora de AstraZeneca en Holanda es ahora motivo de disputa, ya que la UE y el Reino Unido quieren las dosis que se fabricarán allí.

Cooperación con EEUU

En la jornada, los líderes europeos 'recibieron' virtualmente al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien se conectó por videoconferencia. Poco antes, Biden había anunciado una duplicación de sus metas, para vacunar a 200 millones de estadounidenses en sus primeros 100 días de gobierno.

A pesar del contexto crítico, la participación de Biden fue recibida como una bocanada de aire fresco para la UE, que busca afanosamente dejar atrás las agrias tensiones que marcaron el gobierno de Donald Trump.

La Casa Blanca adelantó que el mensaje de Biden sería breve, pero el gesto representó la reapertura del canal de diálogo con un aliado esencial para la UE y el primer paso para retomar la cooperación.

El último presidente de Estados Unidos en participar de una cumbre europea había sido Barack Obama en 2009.

"Tuvimos oportunidad para (...) expresara su visión sobre la cooperación futura entre la UE y los Estados Unidos. Y también fue la oportunidad para nosotros, la Unión Europea, de expresar nuestro firme compromiso" con ese aliado transatlántico, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos