Lasso anuncia «un verdadero cambio» para Ecuador tras era correísta

El presidente electo tomó revancha de las derrotas que le propinó la izquierda socialista en 2013 y 2017.
lunes, 12 de abril de 2021 · 15:46

AFP / Quito

El presidente electo y exbanquero Guillermo Lasso anunció este lunes un "verdadero cambio" en Ecuador, tras poner fin a una era de la izquierda en el poder marcada por la figura hoy derrotada del exmandatario socialista Rafael Correa.

El líder de la derecha, de 65 años, consolida su victoria sobre Andrés Arauz, delfín de Correa, cuando el escrutinio de la segunda vuelta del domingo se acerca al 100%.

Conservador del Opus Dei, Lasso obtiene el 52,5% de los apoyos frente al 47,4% de su rival, con el 97% de los votos computados, según el Consejo Nacional Electoral (CNE). El voto nulo impulsado por los indígenas alcanza un 16%, un avance importante con respecto al 9,5% de la primera vuelta y del 7% que sumó en las presidenciales de 2017.

"Empieza una nueva etapa para Ecuador, en la que todas y todos podamos vivir mejor. Ganaron la democracia, la libertad y las familias ecuatorianas", escribió Lasso en Twitter.

El exbanquero, quien logró aglutinar el voto anticorreísta bajo las banderas de la derecha, se proclamó el domingo gobernante electo casi al mismo tiempo que Arauz aceptaba su derrota.

A pesar de las restricciones por la pandemia, hubo estallidos de júbilo en Quito y Guayaquil. Caravanas motorizadas recorrieron las calles haciendo sonar las bocinas y agitando la bandera de Ecuador.

El pequeño país petrolero recibió sin protestas el triunfo de Lasso al término de una campaña áspera que giró en torno a Correa, quien pese a estar fuera de Ecuador y con el gobierno en contra, logró meter en segunda vuelta a su joven y desconocido delfín de 36 años. 

El exmandatario, que se instaló en Bélgica una vez terminado su mandato (2007-2017), aceptó que erró en sus "proyecciones", le deseó éxito al nuevo gobierno y le pidió que cese "el lawfare", la persecución política de la que se siente víctima tras ser condenado en ausencia por corrupción.

Lasso tomó revancha de las derrotas que le propinó la izquierda socialista en 2013 y 2017.

"Trabajaremos juntos desde ya por el verdadero cambio. Hoy amanecemos en paz y con la certeza de que vienen mejores días para todos. Seré el Presidente de los 17 millones de ecuatorianos", dijo Lasso también en Twitter. 

Bajo presión 

Después de su discurso de victoria, ofrecido la víspera en Guayaquil, de donde es oriundo y núcleo económico del país, Lasso se activó en redes para agradecer los saludos a su triunfo que vinieron de Chile, Colombia, Brasil, España, la Casa Blanca, el FMI y la Unión Europea, entre otros.

El presidente electo asumirá las riendas de un país en crisis a partir del 24 de mayo. Sucederá al impopular Lenín Moreno, quien rompió con Correa apenas subió al poder hace cuatro años. Lasso deberá ocuparse particularmente del desastre económico que deja el covid-19.

Con más de 17.000 muertos en poco más de un año de pandemia, Ecuador registró en 2020 una caída del PIB del 7,8% y además arrastra una deuda pública que representa el 63% del Producto Interno Bruto (PIB). 

Pero Lasso partirá sin mayoría en la Asamblea. Su movimiento Creando Oportunidades (Creo) alcanzó una mínima representación en las legislativas de febrero, por detrás de la Unión por la Esperanza (Unes), la fuerza de Arauz, y de Packakutik, el brazo político de los indígenas que se quedaron a las puertas del balotaje con su candidato Yaku Pérez. 

"Aspirar a transformar a Ecuador en cuatro años, eso no es posible", comentó este lunes a la AFP Esteban Nichols, politólogo de la Universidad Andina Simón Bolívar. 

En su opinión, el próximo gobierno podrá darse por bien servido si saca adelante un "buen plan de vacunación" y logra "estabilizar la economía". Lasso se comprometió a inmunizar a nueve millones de ecuatorianos en los primeros cien días de gestión y a impulsar el libre comercio para generar más empleos. Hasta la fecha, apenas 183.000 personas han sido vacunadas. 

¿El ocaso correísta? 

En sus primeras palabras como mandatario electo, Lasso ofreció paz, invocó repetidamente a Dios y reforzó su mensaje de protección a la familia y contra la discriminación de las minorías sexuales.

"Yo no llego con una lista de a quiénes quiero perseguir ni ver en la cárcel. Yo quiero ver a todos los ecuatorianos libres, que no tengan miedo al gobierno (...), que expresen sus opiniones con libertad", señaló.

Implicítamente, quiso tranquilizar a sus oponentes correístas que bajo el gobierno de Moreno fueron encausados y algunos llevados a la cárcel por corrupción, mientras otros se autoexiliaron aduciendo una cacería de brujas.

Este lunes, el perdedor de las elecciones abogó de nuevo por "la reconciliación". "La persecución política debe terminar, debemos tratarnos como adversarios y no como enemigos", escribió Arauz en Twitter.

Lo cierto es que, a juicio de analistas, el correísmo quedó "muy golpeado" y su líder sin opciones de retorno. "Si no está Rafael Correa aquí, ¿se disolverá el correísmo?", planteó Paolo Moncagatta, politólogo de privada Universidad San Francisco de Quito.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
1

Otras Noticias