El próximo presidente de Perú recibirá una economía agotada

El embate en una pandemia que hizo caer el Producto Interno Bruto (PIB) peruano un 11% y que lanzó a dos millones de habitantes al desempleo en 2020.
viernes, 9 de abril de 2021 · 05:04

EFE  /  Lima

La salud de la economía peruana es el gran temor para los votantes que elegirán a un nuevo gobierno el 11 de abril, después de haber soportado el embate de una pandemia que hizo caer el PIB un 11% y que lanzó a dos millones de habitantes al desempleo en   2020.

La reacción inicial del Gobierno ante la aparición de la Covid-19 fue el cierre de la actividad productiva para minimizar la devastación por la pandemia, dado que el sistema sanitario adolecía de históricas deficiencias y confiaba en su respaldo financiero. Sin embargo, la cuarentena de más de tres meses en 2020, generó desempleo, por el cierre temporal o definitivo de las empresas, y una urgencia para entregar 16.200 millones de dólares de fondos públicos en créditos para intentar salvar a las compañías y en bonos para asegurar la alimentación de millones de familias vulnerables.

Millones de empleos perdidos

“El peor momento que el Perú vivió en pérdidas de empleo se vivió en el segundo trimestre del 2020, en ese periodo hubo una reducción de casi 6,7 millones menos, fue el momento más crítico”, explicó el oficial en Políticas de Empleo y Mercado Laboral de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Julio Pérez Coaguila.

No obstante, “con el transcurrir de los meses se reabrieron las actividades económicas, comenzaron a abrir las empresas, y al final en el 2020, comparado con  2019, se perdieron sólo 2,2 millones de empleos” en el país, precisó.


Además, la pandemia ha agudizado la informalidad laboral, en la que siete de cada 10 trabajadores no tienen contrato ni beneficios sociales.

En un año, la informalidad, que ya era un problema endémico en el país, creció tres puntos porcentuales y ha pasado de 72% en 2019, a 75% en  2020.

El 45% de la informalidad está en los trabajadores independientes y el resto en las micro y pequeñas empresas, según anotó el oficial nacional de empleo.

Los gremios de la industria tienen gran expectativa por el gobierno que será elegido y que deberá reactivar unas actividades productivas paralizadas ya antes de la pandemia por escándalos de corrupción y el enfriamiento de la economía.

“El Gobierno  debe tener claro que uno de los sectores más importantes es el minero, y que éste debe funcionar con una práctica de valor compartido”, expresó el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, Ricardo Márquez.

Recuperar empleo

Los candidatos que pugnan por suceder al actual mandatario, Francisco Sagasti, tienen claro que la principal demanda es recuperar los ahorros gastados para enfrentar la emergencia y promover la creación de los empleos perdidos.

El favorito de las encuestas, Yohny Lescano, promete crear cinco millones de empleos, bajo el lema de “trabajar y dejar trabajar”, y reducir la informalidad laboral a 30%, mientras que la candidata izquierdista Verónika Mendoza propone recuperar tres millones de puestos de trabajo en sus primeros dos años de gestión.

Mendoza plantea reducir la informalidad laboral en 20 puntos porcentuales, entregar bonos mensuales a las familias y más créditos a las empresas para restablecer la economía.

El exalcalde George Forsyth ha propuesto crear dos millones de nuevos empleos, a la par de un alza de la inversión privada de 5,1% y de 4,8% en la pública.

El ultraderechista Rafael López Aliaga también ofrece dos millones de nuevos puestos, como resultado de un aparato productivo más industrializado e incremento anual de 2% en el PIB.

A su vez, el economista Hernando de Soto promete reducir la pobreza a 10% e incorporar a los inmigrantes a la fuerza laboral formal, en tanto que la exlegisladora Keiko Fujimori sostiene que el empleo llegará con el alza del PIB en 6% y el aumento del ingreso per cápita.

Ninguno ha explicado bien cómo pretende lograr todo esto.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Valorar noticia