En la penumbra, Cali soporta las balas y estallidos de la protesta

Durante las manifestaciones, de las 47 víctimas de homicidios, 35 han tenido lugar en la ciudad de Cali, sobre todo entre el 30 de abril y el 3 de mayo reciente.
martes, 11 de mayo de 2021 · 05:04

EFE / Cali

Su respiración se escucha tan rápido como si acabara de jugar un partido de fútbol, pero en realidad su cuerpo está inmóvil, parece muerto. La adrenalina viene del tiroteo que ocurre a pocos metros de donde está, tendido en una de las principales vías de la ciudad colombiana de Cali, mientras graba todo con su teléfono móvil.

Después, José Dávila se levanta, camina en medio de la oscuridad hasta donde está la misión médica y en medio del barullo se escuchan nueve balazos más. Todo es caos otra vez en el sector de La Luna, uno de los sitios más convulsos de la tercera ciudad más importante de Colombia, desde que se inició el paro nacional  el  28 de abril.

Las movilizaciones fueron convocadas como parte del rechazo a una reforma fiscal propuesta por el Ejecutivo colombiano al Congreso que, según expertos, golpearía de manera contundente el bolsillo de la clase media colombiana.

El proyecto fue retirado por el Gobierno nacional, pero 11 días después las peticiones de los manifestantes han escalado a retirar la reforma a la salud que se cursa en el Congreso, implementar los acuerdos de paz, acabar con la violencia policial o impedir el fracking, entre muchísimas demandas que se escuchan en las calles.

En la otrora Sucursal del Cielo, las noches parecen un infierno. Un periodista de la ciudad, curtido en hacer reportajes de guerra en el vecino y convulso departamento del Cauca,  dice que sólo la vida en zona de conflicto armado se le parece a lo que ha vivido los últimos días en su casa.

En el día también sobrevuelan helicópteros y suenan sirenas de ambulancias, pero en la noche esos sonidos se agudizan y retumban las descargas de armas de fuego, las detonaciones, los pasos acelerados, los gritos de “nos están matando”.

En lo que va de protestas, según cifras consolidadas por varios colectivos y organizaciones, de las 47 víctimas de homicidios durante las manifestaciones, 35 han tenido lugar en Cali, sobre todo entre el 30 de abril y el 3 de mayo.

Las balas, los estallidos se repiten siempre en las mismas zonas de Cali en medio de la penumbra. A veces cortan el servicio de energía y la señal de internet es tan débil que se volvió casi imposible hacer transmisiones en vivo como las que al principio de las marchas mostraron el asesinato de un joven  que participaba en una vigilia

Los vecinos aseguran que los cortes en esos servicios son ordenados por el Gobierno y se convierten en una mordaza para que el mundo no se entere de lo que ocurre; pero la Fiscalía, en comunicados oficiales, ha expresado que, si ha habido afectaciones, se debe precisamente a los daños que han ocasionado vándalos en esa infraestructura.

Con la salida del sol, Cali se sume en una tensa calma. Desde hace 12 días sus casi tres millones de habitantes esperan que la que siga sea una noche mejor. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

44
49

Otras Noticias