Chile realiza segunda jornada de histórica elección para cambiar su eje social

El sábado, más del 20% de los 14,9 millones de electores dieron su voto voluntario en la primera jornada de estos comicios.
domingo, 16 de mayo de 2021 · 14:39

AFP / Santiago, Chile

Chile inició este domingo la segunda y última jornada de una histórica votación para elegir a los 155 redactores de una nueva Constitución, destinada a sustituir la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y a recoger las demandas de equidad y bienestar que reclamó la calle.

Los recintos electorales se reabrieron a las 08:00 (12:00 GMT). Los chilenos pueden elegir entre 1.373 candidatos políticos para integrar la Convención Constitucional, entre ellos actores, escritores, profesores, activistas sociales y abogados.

La anterior carta magna, redactada durante la era Pinochet (1973-1990), se considera como el origen de las desigualdades sociales en Chile.  

Las urnas en la que se depositaron los votos habían sido selladas y resguardadas desde la noche del sábado, jornada de inicio de los comicios, en los mismos centros de votación por más de 23.000 militares y delegados del Servicio Electoral (Servel) sin que se reporten problemas, según imágenes de medios locales. 

El sábado, más del 20% de los 14,9 millones de electores dieron su voto voluntario en la primera jornada de estos comicios, que por la pandemia se realiza en dos días tras una postergarción de cinco semanas desde el 11 abril por una nueva ola de Covid.

En el desglose del voto por regiones y comunas, la tendencia marcaba una importante diferencia entre la alta tasa de participación en los sectores más acomodados y una baja afluencia en zonas más pobres. 

"Me gustó haber visto harta (mucha) gente; estamos todos participando de este hecho histórico que es la Constituyente y diría que está todo muy normal y muy bien organizado", dijo a la AFP Camila Galleguillos, de 32 años, quien trabaja en una agencia de diseño.

El cambio de la Constitución de Pinochet fue la forma en que el sistema político chileno logró encauzar las masivas manifestaciones -varias muy violentas- que estallaron el 18 de octubre de 2019, dejando una treintena de muertos y daños millonarios en el comercio y el mobiliario público.

Casi un mes después del comienzo de esas protestas, cuando varios edificios ardían en Santiago, las fuerzas políticas anunciaron un acuerdo para llamar a un plebiscito que decidiera el cambio o no de la Constitución, que finalmente se celebró el pasado 25 de octubre de 2020.

Un abrumador 80% apoyó la opción "Apruebo" al cambio constitucional en un día que culminó con masivas manifestaciones; mientras que sólo un 20% se decantó por el "Rechazo", una opción que se concentró en las tres comunas más ricas de Chile.

Además de los constituyentes, los chilenos votan este fin de semana por alcaldes, concejales y, por primera vez, gobernadores regionales, en otro paso hacia una sociedad más participativa.

El proceso constitucional marca, además, la primera vez en el mundo que una Constitución se escribirá por personas elegidas de forma paritaria. También hará historia al reservar 17 elegidos para los 10 pueblos originarios.

Una Constitución que una

La esperanza del mundo político es que el proceso constituyente -que tendrá una duración de nueve meses, prorrogable por una única vez por tres meses- logre pasar la página a la larga transición política que se abrió una vez que Chile recuperó la democracia en 1990.

Nunca antes los chilenos habían tenido la oportunidad de participar en la redacción y votar por una nueva Constitución, con la que, según diversos sondeos, los chilenos esperan se les garanticen varios derechos sociales, como el acceso a la salud, la vivienda o la educación.

"Aquí se juega buena parte del futuro de nuestro país para escribir una Constitución que nos una, no una que nos separe, como la actual", dijo el precandidato presidencial progresista Heraldo Muñoz, tras emitir su voto el sábado.

Una encuesta de la empresa Criteria, difundida por el diario La Tercera, mostró el sábado que un 63% de los chilenos confían en que el resultado de la nueva Constitución tenga "consecuencias positivas para el país".

Una minoría siente temor, sin embargo, de que pueda derivar en una Constitución muy izquierdista, que cambie radicalmente el modelo económico ultraliberal y político de Chile.

El proceso es también visto como un ejemplo para resolver los problemas sociales que plantea la democracia.

"Las constituciones duran bastantes años, por eso hay que hacerla bien, con tranquilidad, sin descalificaciones. Creo que es importante en un día como hoy, frente a lo que está sucediendo en América Latina, cuidar a la política", afirmó el expresidente chileno Eduardo Frei (1994-2000)

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

44
50